‘Los bandoleros’ de Morro Grande: propietarios de tierras denuncian robos

13 de septiembre de 2019 03:27 PM
‘Los bandoleros’ de Morro Grande: propietarios de tierras denuncian robos
En varios de los terrenos de Morro Grande y Chimá del Guayepo, a 14 kilómetros de Cartagena ocurren robos constantes, de animales y enseres.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Más allá de la fastuosidad de la zona norte de Cartagena con elegantes, edificios, condominios y sectores soñados de playa, se registran hechos que podrían recordarnos al oeste: bandoleros a caballo, en motos o camperos entrando a terrenos ajenos para robar novillos y vacas, envenenando animales domésticos, llevándose enseres o lo que encuentren; mientras en su huida prenden fuego a árboles o parajes solitarios. Estos vándalos andan armados de machete o armas de fuego, algunas hechizas, según relatan varios de los afectados. El algunos casos, voceros de los propietarios han dicho que se trata de avanzadas con fines de posesión e invasión de predios. Aquello no sucede muy lejos, sino a 14 kilómetros de Cartagena, y a cinco minutos del corregimiento de Pontezuela, en la Vía del Mar, en donde confluyen zonas como el predio Morro Grande y Chimá del Guayepo, Los Arrayanes, entrada a Punta Canoas, La Esmeralda, Los Monroes entre otros.

¿Delincuencia organizada?

Un propietario, Honorio Manrique* (nombre cambiado) que vive en su finca dice que ha sido víctima de cuatro intentos de homicidio, por cuidar su tierra. Además denuncia el robo de gallinas, quema de bosques, daños en las cercas.

Advierte que existen desde ladrones de calderos, hasta miembros de carteles. “Estos cuatreros se desplazan en motos, hacen inteligencia, tienen celulares, y informan a la banda a la cual pertenecen para asediar a los propietarios de predios; la mayoría no denuncia, porque tiene miedo”.

Otra de las propietarias, Adelina Quintana de Del Río, cuya tierra está en Morro Grande en un área de unas 300 hectáreas, ha contado que ha perdido tres novillos y una vaca. “No soy ganadera, solo tenemos algunos animales. Pero hemos perdido tres novillos que sé que están vivos, deben estar en alguna finca cercana, los bandoleros hacen eso y los llevan a fincas para su posterior usufructo; la vaca sí la encontramos muerta, toda pelada”.

(Lea aquí: El alcalde Dionisio Vélez se defiende de un nuevo desacato)

Quintana heredó la tierra de su difunto esposo, Víctor Del Río, quien se la dejó debidamente registrada desde hace 50 años. En su momento el Ministerio de Transporte le compró tierras a Adelina para trazar la carretera que hoy se conoce como la Vía del Mar.

“Mi esposo llegó en la década del 45 y falleció en el 2004; hemos sido víctimas de múltiples acciones de los bandoleros, en el 2008 irrumpieron tres grupos de personas a quitarnos la tierra”, narra Quintana, una mujer de 86 años. Años después, el 29 de mayo de 2013 ingresaron a su terreno 80 personas en un sector conocido como la Ensenada del Gato.

“Me he enfrentado a diversos grupos, pandilleros, calanchines pagados que han arrasado con los cultivos, pero no voy a dejar que me roben mis tierras, ni mis pertenencias, porque lo he dicho, no soy ni narcotraficante ni ladrona”, dice.

Presencia armada

En los últimos días, varios de los afectados han pedido el apoyo de la Policía Nacional y de la Armada. Se ha visto a pequeños grupos de soldados portando sus armas y enfundados en sus camuflados recorren las fincas tres veces por semana. Honorio expresa que: “ojalá la presencia de las fuerzas militares continúe para espantar a estos ladrones, cuyo fin último es el hostigamiento para apropiarse de terrenos, porque existen los ladrones de tierra, que actúan de esa manera”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS