Cartagena


Lote de Corvivienda está vuelto un basurero

El predio está en Ciudadela 2000, donde los vecinos piden su encerramiento porque hay consumo de drogas, echan animales muertos y los bandidos lo usan de guarida.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

17 de julio de 2020 12:00 AM

Un basurero. En eso se ha convertido el inmenso predio que pertenece a Corvivienda en el barrio Ciudadela 2000, y que está abandonado tanto por la entidad como por las demás autoridades, pues allí se cometen todo tipo de actos indignos y nadie hace nada para impedirlo.

(Lea: No habrá toque de queda en Cartagena durante puente festivo del 20 de julio).

Los más afectados con la situación son los vecinos que viven frente al predio, quienes deben aguantarse los pésimos olores y se sienten atemorizados para cuestionar a los inescrupulosos que llegan a arrojar los desechos porque en el pasado les han salido con groserías y lanzado amenazas.

“Las basuras están saliéndose a la calle, la hedentina es insoportable, ahí tiran hasta perros muertos y otros animales. De ahí salen ratas y salen culebras, realmente vivimos muy angustiados”, relató Evelia Anaya, una de las residentes más afectadas.

Este barrio tiene menos de 14 años de existencia y desde que se fundó sus moradores han tenido que convivir con las consecuencias de dicho lote, al que supuestamente nunca se le ha hecho una intervención real.

(Lea: CAI San Lázaro, ¿a oscuras?).

Incluso, hicieron una grave denuncia referente a la institución educativa que está al lado del predio, la principal y más grande del barrio, donde antes de la pandemia los niños tenían que ver sus clases en medio de los fétidos olores producidos por las sustancias alucinógenas que se consumen en dicho terreno.

Imagen IMG-20200716-WA0057

Toda clase de personas ingresa al sitio.

La comunidad le pide a Corvivienda y al Distrito que tome cartas en el asunto, colocándole un encerramiento y vigilancia privada al sitio, a fin de que nadie más llegue a arrojar basuras y sembrar más contaminación y perjuicios a los demás.

El Universal consultó con la Alcaldía de Cartagena sobre posibles soluciones a esta querella en Cuidadela 2000, pero no hubo contestación.