Cartagena


Nativos quieren garantías para Playa Blanca

Los isleños anhelan una pronta reapertura de las playas para generar ingresos, pero solo si se cumplen los protocolos de bioseguridad.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

02 de septiembre de 2020 10:00 AM

En los cinco meses de aislamiento obligatorio, el uso de playas para bañistas fue una de las restricciones del Gobierno nacional, que aún a pesar de la nueva ‘normalidad’ sigue vigente. Nadie, tanto en la ciudad como en la zona insular, tiene autorización para hacer uso del mar con fines recreativos.

La paradisíaca isla de Barú no ha sido ajena a los impedimentos. Las islas y sobre todo la apetecida zona de Playa Blanca han cerrado sus puertas al público, afectando la economía de las poblaciones cuyos habitantes en su mayoría viven del turismo. ¿Cómo ha sobrevivido? Los isleños han recurrido a la tradicional pesca para alimentar a sus familias y generar algo de ingresos. Además, algunos hoteles alrededor y un par de asociaciones les han donado mercados de manera constante para evitar que pasen hambre en medio de la pandemia. Sin embargo, como muchos sectores económicos golpeados por la crisis, los trabajadores de Playa Blanca y balnearios cercanos solicitan a las autoridades autorizar la reapertura de las playas, eso sí, garantizando todos los protocolos de bioseguridad. ¿Cómo va ese proceso? Te lo contamos a continuación:

(Lea: [Video] Así se vivió el primer vuelo comercial Bogotá - Cartagena).

Así va el proceso de reapertura

1. Se puede zarpar

El sector náutico se reactivó pero no en su totalidad. Ya está habilitado el Muelle de la Bodeguita, sin embargo, aún no hay una reapertura total. La primera fase se inició con el permiso para navegar sin el desembarco de los pasajeros. Solo se puede pasear la bahía en botes o lanchas y regresar al mismo punto, con la posibilidad de hacer buceo o pesca. Según la Capitanía de Puerto, si esto resulta con éxito, en 15 días llegará la segunda fase con más flexibilidad, que servirá de antesala para cuando, posiblemente en octubre, llegue el momento de reactivar otros servicios de los que dependen decenas de familias y gran parte del tejido empresarial de la ciudad y la zona insular.

2. Con rigurosidad

El ingreso al Muelle de la Bodeguita se hará con preventa y con al menos un día de anticipación. Las personas deben llenar una encuesta y verificar si presentan o no síntomas o factores de riesgo para la población al interior de las instalaciones o en los puntos de destino. La Capitanía de Puerto controlará la documentación y Guardacostas velará por preservar la vida en el mar.

Las embarcaciones no deben superar el 80% de su capacidad, y habrá una silla de por medio entre las personas.

También se debe garantizar la toma de temperaturas, desinfección de manos con alcohol, señalización, distanciamiento, entre otros, tanto en los puntos de partida como en los de llegada.

3. Hay que esperar

Desde la Secretaría del Interior informaron que aunque ya se mandaron los planes pilotos, la autorización sigue estando en manos del Gobierno nacional, pero se prevé que por ahora el uso de playas no se dará, ni en Cartagena ni en las islas. “Hasta el momento se mantienen las restricciones, las personas solo podrán ir a la playa a trotar, a caminar, pero no podrán ingresar al mar a bañarse, esto será hasta nueva orden, no tenemos fecha exacta”, precisaron.

La Alcaldía, en su más reciente decreto, advirtió que continúa restringida la permanencia en las playas y el ingreso de bañistas, así mismo sigue restringido el servicio hotelero en la zona insular. Tampoco podrá haber desembarque en la zona insular de las naves de cualquier calado o especificación destinadas a actividades turísticas, recreativas o deportivas.

(Lea: Retiran mobiliario de playas para iniciar organización de plan piloto).

4. ¿Qué regirá en las playas?

En el protocolo elaborado por la Dimar junto al Viceministerio de Industria y Comercio, que se presentó al Ministerio de Salud tres meses atrás, se establece que en las playas debe haber un punto de ingreso y otro de salida, una demarcación de espacios para el distanciamiento de las personas, una señalización que indique las actividades permitidas y las medidas de higiene que se deben cumplir. Además, debe haber un punto de control de registro, de tamizaje y desinfección. Los trabajadores de las playas también deben cumplir con todos los estándares de bioseguridad.

La Dimar, a través de la Capitanía de Puerto, elaboró la propuesta de zonificación de 10 playas en Cartagena, de las cuales dos tiene previsto iniciar con los planes piloto en los próximos días. Son estas: Playa Azul en La Boquilla y el sector El Bony en Bocagrande.

En cuanto a la ocupación de las playas, el porcentaje se reducirá sustancialmente, ya que se debe garantizar la distancia entre grupos de personas.

5. Están libres del virus

Los corregimientos de Ararca, Santana o Barú han estado libres del coronavirus. La mayoría de los habitantes vive del turismo, por eso anhelan volver a la cotidianidad y generar ingresos. La petición que hacen es que los protocolos de bioseguridad sean garantizados y los visitantes los cumplan al pie de la letra, pues en caso de presentarse un contagio masivo, esta zona insular no está preparada para la atención por el precario sistema de salud que los cobija.

En Barú el CAP fue derrumbado hace más de cinco años y su reconstrucción está paralizada. Solo Santana tiene un centro hospitalario aunque, según los pobladores, este no daría abasto para atender a multitudes.

6. Bañistas atrevidos

A pesar de las restricciones, habitantes de estas poblaciones indicaron que en las últimas semanas ha habido afluencia masiva de visitantes a Playa Blanca. Por ejemplo, denunciaron que el domingo 30 de agosto llegaron cerca de 30 vehículos a pasear y bañarse, pese a que esto sigue prohibido. Afirmaron que no hubo un efectivo control de las autoridades. Así mismo, agregaron que algunos nativos, al ver la oportunidad, se acercaron a proponer servicios como almuerzos, y eso generó un estrecho contacto entre ciudadanos y pobladores, contacto que representa un alto riesgo para la zona.

  NOTICIAS RECOMENDADAS