Cartagena


Necesita una operación para bajar de peso, pero no hay camilla que lo soporte

El sanandresano Franklin Jay García, quien pesa más de 300 kilos, enfrenta una disputa legal con su EPS porque, según dice, la camilla que le asignaron no le garantiza una optima recuperación post-operatoria.

EL UNIVERSAL - QHUBO

29 de enero de 2020 05:36 PM

Por: Nere Cervera Manjarrés

En el barrio El Espinal vive un hombre tan grande que la cama de estibas, donde duerme sobre dos colchones, es lo único que puede soportar su cuerpo. Él es Franklin Jay García, tiene 40 años y pide, casi que a gritos, ayuda para bajar sus 320 kilos de forma digna.

En un pequeño cuarto con poca ventilación, donde intenta refrescarse con apenas un abanico, pasa sus días este hombre que lucha con el clima de la ciudad y con su obesidad para que, literalmente, no lo maten. La enfermedad llegó a su vida desde niño y ahora le ha arrebatado sus sueños: el de ejercer su profesión de abogado.

Y es que hasta desplazarse en su propia casa es una tarea difícil para él. Un primo y una tía, con los que vive, son quienes lo ayudan a realizar varias actividades diarias, como ir al baño y cambiarse.

Lo que Franklin le pide a la Nueva EPS, entidad a la que está afiliado, es que resuelva un inconveniente tan sencillo como es el cambio de una camilla angosta a una más grande que soporte su tamaño, para tener una recuperación segura después de la cirugía.

Q’hubo llegó hasta su casa y habló con él en su habitación. Allí lo acompañaban un computador y un televisor que son su único medio de entretenimiento.

“Yo nací en San Andrés Islas, allá hay muchísimas personas que padecen de sobrepeso, siendo el mío un caso especial y eso lo heredé de mi mamá quien falleció a causa de esta terrible enfermedad, sinceramente, no quiero ser el próximo”, refiere el abogado.

Su batalla médica

Franklin podría ser el hombre con más sobrepeso en Cartagena. Él está afiliado al régimen contributivo en condición de cotizante en la Nueva EPS y actualmente enfrenta una disputa legal con esa entidad. En marzo de 2019 interpuso una Acción de Tutela para exigir a la empresa de salud que autorizara las intervenciones requeridas con urgencia por su médico tratante.

Según las recomendaciones del especialista, el paciente requiere urgentemente la operación de tubo denominada Sleeve Gástrico o Manga Gástrica, para iniciar con la pérdida de peso que le ayudaría a cambiar su vida.

Gracias a sus oficios de abogado, Franklin consiguió que la EPS autorizara la operación, pero hasta la fecha no se ha podido llevar a cabo este proceso. Según cuenta y se lee en la tutela, la IPS encargada del procedimiento no cuentan con la logística necesaria para la recuperación del paciente.

“Yo peso 320 kilos y las camillas de las clínicas que tienen convenio con la Nueva EPS solo soportan 180, al momento de salir de la operación y pasar a recuperación, no hay camilla que me soporte”, explicó Jay García.

Se echó para atrás

Todo iba bien para Franklin cuando por fin la EPS autorizó la operación: lo remitieron a la clínica San Juan de Dios (Hoy Clínica El Bosque), donde debió ingresar con 15 días de anticipación para iniciar con el tratamiento y hacer ejercicios de respiración, pero no se llevó a cabo ya que la camilla donde lo tenían que trasladar a cuidados intensivos (y donde debía permanecer aproximadamente 20 días) no soportaba sus más de 300 kilos.

“El médico y la enfermera jefe encargados de mi caso, me explicaron que la clínica no contaba con la logística necesaria para tratar mi sobrepeso. El problema no es operarme, sino que no cuento con las garantías para la recuperación”, sostuvo el afectado.

Dorly Jay, abogado y primo de Franklin, afirmó que la entidad de salud no ha estudiado su caso al no tener en cuenta su peso real.

“Es un paciente con un sobrepeso especial y lo atormenta la preocupación. Mientras el tiempo transcurre los quebrantos de salud aumentan y es inalterable para él que la EPS no estudie su caso como es debido”, dijo Dorly.

El allegado también agregó que “ellos autorizan sin verificar que las IPS cuenten con la infraestructura adecuada para pacientes con sobrepeso especial, él no es un paciente con un sobrepeso cualquiera, ¡son 320 kilos!” exclamó.

La autorización para operar al paciente Franklin Jay García, está vigente, según la Nueva EPS, pero el inconveniente con respecto al tamaño o soporte que debería tener la camilla, dicen ellos, depende de la IPS, pues hasta ahora, dicha entidad de salud, no ha notificado con anterioridad que no poseen la camilla adecuada, tal como lo dice Franklin.

Más afectaciones

De acuerdo al historial clínico, el sobrepeso de Franklin le ha causado otras enfermedades que lo aquejan, como diabetes, hipertensión arterial, alteraciones en las articulaciones y una hernia, entre otras.

Este paciente expresó que al entender y comprender que merecía gozar de los privilegios de una vida digna y sana, decidió cambiar su historia y luchar contra la obesidad que lo acompaña desde la niñez, él dice estar dispuesto a enfrentar esta batalla y desde que tomó la decisión de recuperar su vida no descansará hasta lograrlo, incluso comenzó a realizar el sueño de ejercer su carrera como abogado apoyando su propio caso.

  NOTICIAS RECOMENDADAS