Cartagena


“No es oportuno continuar con la reapertura económica”: gremio médico

Debido a los altos contagios de la tercera ola de COVID-19, asociaciones científicas y gremiales de salud, solicitan al Gobierno nacional derogar la resolución que permite la apertura de más negocios.

WENDY CHIMÁ P.

11 de junio de 2021 12:00 AM

Desde finales de marzo, las estadísticas de contagios y fallecidos por coronavirus que día a día emiten desde el Instituto Nacional de Salud (INS) aumentaron considerablemente, encendiendo las alarmas de los médicos y expertos, quienes aseguraron que Colombia ya estaba viviendo la tercera ola de COVID-19, tal y como ocurrió en otros países.

Aunque algunos creían que esta nueva ola no llegaría a afectar mucho, el comportamiento del virus demostró lo contrario, por eso ha sido catalogado por expertos como la ola más fuerte, afectando a niños y jóvenes, con síntomas variables, llevando incluso a un colapso sanitario y a la emergencia hospitalaria.

En las últimas semanas, la ocupación de camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ha venido creciendo, llegando incluso a declarar la alerta roja hospitalaria en varias ciudades del país. En Cartagena, por ejemplo, la ocupación de estas camas ha estado entre el 90% y el 94%, dejando sin estos recursos a algunos pacientes positivos para este virus, por lo que han tenido que trasladarlos a otras ciudades.

Ante este panorama, las instituciones y asociaciones académicas, científicas y gremiales de la salud le han estado pidiendo a los colombianos que mantengan los cuidados, anunciando que no había ni camas ni insumos suficientes para la atención de este tipo de pacientes, sin embargo, fueron sorprendidos por el Gobierno nacional al conocer la Resolución 777 del 2 de junio de 2021, donde se habla de la reapertura económica de estadios, discotecas y lugares de baile con aforo limitado.

Lea aquí: Para seguir reactivando a Cartagena, ocupación UCI debe bajar al 85%

“No estamos de acuerdo”

Por considerar que Colombia atraviesa la situación más crítica de esta pandemia en su tercera ola, 145 agremiaciones de salud decidieron solicitarle al Gobierno nacional que derogue dicha resolución, pues abrir estos sectores en estos momentos es algo inoportuno.

“En medio del colapso del sistema sanitario no es oportuna la reactivación económica, ya que estamos en un aumento significativo de muertes diarias y en las próximas semanas, según el comportamiento del virus, aumentará”, explicaron a través de una declaración pública.

Los médicos señalan además que dicha resolución no está en concordancia con la situación que se vive en el país, “hay altos índices de muertes contagios, colapso en la red hospitalaria, desabastecimiento de oxígeno e insumos, crisis del talento humano y riesgo para la sostenibilidad del sistema sanitario, por eso no creemos que sea un buen momento para esta reapertura económica. Esta política pública coyuntural debe ser sometida a un nuevo análisis de validez, precisión, oportunidad y pertinencia ante la urgente situación sanitaria que compromete la vida de miles de personas”.

Lea aquí: Lo que se sabe de la tercera ola de COVID-19 en Cartagena

De aplicarse esta resolución dicen que la población no podría recibir la atención en salud necesaria para cada una de sus necesidades debido a la coyuntura que se vive hoy en día. Según estadísticas dadas por los gremios, Colombia tiene la tasa más alta de enfermos por COVID-19 en comparación con los demás países, en los últimos 14 días han sido confirmados 6147,05 por cada 100 mil habitantes. “Más del 40% del talento humano presenta alarmantes niveles de agotamiento, ansiedad, depresión y estrés físico, emocional y mental, por eso le pedimos al Gobierno que nos reunamos y entre todos podamos ayudar a crear una alternativa para esta reapertura segura, pero por ahora no podría ser”, finalizaron.

En Cartagena se espera que esta tercera ola culmine a finales de este mes, sin embargo, los médicos están de acuerdo con los gremios de salud, pues “de reabrir estos espacios, sin que baje la mortalidad y letalidad, la situación será peor, teniendo en cuenta que puede presentarse un cuarto pico”.

Niños y embarazadas en Plan de Vacunación
Gracias a una modificación que el Ministerio de Salud realizó en el artículo 7 del Decreto 109 de 2021, en el cual se establece la priorización de la población objeto, fases y etapas para la aplicación de la vacuna contra el COVID-19 y objetivos de cada fase, en el país se podrá empezar a vacunar a más personas, entre ellos los menores que desde los 12 años presenten alguna comorbilidad, el anterior decreto establecía a la población solo desde los 16 años para aplicar a esta priorización. Además, se aumentó la lista de comorbilidades que son vacunables, pasó de 23 a 27 comorbilidades y se agregaron a más grupos poblacionales aptos para vacunación. En Cartagena están esperando recibir más biológicos para poder continuar con la inmunización de pacientes en centros comerciales y poder comenzar a agendar a estos menores con comorbilidades. Se conoció que en la ciudad se ha alcanzado el 83% de la tasa de vacunación. “Desde el Gobierno nacional han sido muy diligentes en el envío de biológicos a la ciudad, pero le solicitamos ahora que valoren el compromiso de los cartageneros con la vacunación y nos apoyen con la asignación de un mayor número de biológicos”, dijo Johana Bueno, directora del Dadis.
“No hay bóvedas”

Carmen de Caro, personera de Cartagena, pidió que se declare a la ciudad en emergencia sanitaria, esto debido a que no hay bóvedas para inhumar en los cementerios públicos, al parecer por el aumento de fallecidos por COVID-19 y otras enfermedades. “Hoy no hay bóvedas en los cementerios de Cartagena para inhumar el gran número de fallecidos, y los cuartos fríos de las clínicas y hospitales tienen cadáveres de más de tres días de defunción, sin que se pueda resolver donde van a ser sepultados”.

La personera explicó que lo más sensato es declarar la emergencia sanitaria de inmediato, para que el Distrito pueda hacer uso adecuado de $260.000.000 que tiene disponibles para construcción de nuevas bóvedas a través de la contratación directa, al no contar con el tiempo suficiente para la licitación correspondiente.