Cartagena


“No se demuele un edificio, se protege nuestro patrimonio”: Edurbe

La gerente Fanny Guerrero habló sobre el rol de la empresa en la demolición de Aquarela y de la “reinvención social y financiera” de la entidad.

En varias ocasiones Dumek Turbay, alcalde de Cartagena, ha expresado que “cuando se trate de resguardar el patrimonio histórico y cultural de Cartagena, y todo lo que eso significa, simboliza y beneficia, no hay que escatimar en recursos o esfuerzos, ya que su valor es intangible”.

En esa línea, El Universal habló con Fanny Guerrero, gerente de Edurbe, para que dé detalles del rol de su empresa en la demolición de Aquarela, una de las obras de mayor impacto y magnitud de los últimos tiempos en Cartagena.

Cabe recordar que la demolición del polémico edificio consistirá en un desmontaje progresivo. Se estima que se demuelan 29 mil metros cuadrados de muros y losas de concreto, cantidades que serán verificadas en el sitio.

Gerente, uno de los anuncios más mediáticos que dio Dumek Turbay antes de posesionarse como alcalde de Cartagena era que iba a tumbar Aquarela. Tras su posesión, anunció que la demolición del polémico edificio comenzaría en la última semana de febrero. Por ende, una pregunta crucial es: ¿Por qué el Distrito contrató a Edurbe para gerenciar la intervención, cuyo costo será de 11 mil millones?

Uno de los anhelos de la actual administración es reinventar a Edurbe y que recobre la importancia y la misionalidad con la que fue creada, luego de tantos años de ser una entidad que muchos vieron de reojo y que no comunicó sus procesos de la mejor manera. Se trata de recuperar nuestra misión con una nueva visión empresarial y de ciudad.

En ese sentido, nuestra apuesta es que Cartagena recupere a su Empresa de Desarrollo Urbano, una “nueva Edurbe”, que subsane su déficit y genere utilidades para reinvertir en la ciudad y su calidad de vida, y así tener los recursos para poder cumplir a cabalidad con las misiones para la que fue creada: limpieza, recuperación y saneamiento básico de los cuerpos de agua, nuevos modelos de desarrollo urbanístico y proyectos de impacto positivo en lo ambiental y en la sostenibilidad general.

Es por eso que, y aterrizando en el proyecto de desmonte de Aquarela, el alcalde pensó que sea este el primer contrato que el Distrito le diera en esta nueva era a Edurbe, pues no solo por los recursos que ayudarán a nuestra situación financiera, sino porque demostraremos nuestra valía como empresa.

La lógica de esta administración es que todo tipo de proyectos y obras en Cartagena sean ejecutadas por dolientes que vivan aquí, con empresas de la ciudad como Edurbe. Si descartamos a Edurbe de proyectos así, pues nunca se recuperará. Por lo tanto, Edurbe también gerenciará las obras del Gran Malecón, el Malecón de la Ciénaga, el Distrito Creativo y de Innovación en Manga y la recuperación de los cuerpos de agua para el transporte acuático.

¿Y por qué Edurbe ha enfrentado en los últimos tiempos ruidos de controversia que ahora provocan críticas con relación al tema Aquarela?

A mí, y también es el estilo de este gobierno, no me gusta trabajar mirando por el retrovisor, por lo que no me enfoco en enumerar en qué falló nuestra empresa en el pasado. Lo que es crucial aquí es entender, y muchos tienen la certeza, es que para este tipo de ejecuciones o proyectos en las grandes ciudades de Colombia siempre son las empresas de desarrollo urbano las llamadas a gerenciarlos, pues ameritan una interacción rápida, expedita y eficiente, y el modelo legal lo permite.

¿O alguien ve como malos ejemplos al IDU (Bogotá) o al EDU (Medellín)? No, todos reconocen su aporte al desarrollo y evolución de sus ciudades. Y Cartagena merece también tener a una empresa así que trabaje por su desarrollo y sostenibilidad que gerencie sus proyectos. Por eso asumimos este primer gran reto con responsabilidad, con eficiencia y dentro de los estándares universales de ingeniería y tecnológica.

Es lo que los ciudadanos anhelan y si a Edurbe le va bien, a la ciudad también, pues los trabajadores de nuestra empresa son cartageneros, propiciaremos mano de obra local y las utilidades, cuando logremos tenerlas, serán para reinvertirse aquí mismo en Cartagena. Ese es nuestro objeto misional.

Nadie en Cartagena tiene que dudar que estamos en el escenario correcto y que todo se basa en la legalidad. Ahora sí el Distrito está trabajando en un modelo adecuado de desarrollo.

Una de las inquietudes es por qué el desmonte tiene ese valor, pues en 2020, en tiempos del exalcalde William Dau, se dijo que esto costaría entre 2 y 3 mil millones.

No conocemos de un estudio o alguna propuesta que definiera que se necesitaba ese valor para el desmonte de Aquarela, y que recogiera todos los detalles que necesita una intervención así para no afectar, para que no sea peor la cura que la enfermedad. Lea también: Demolición de Aquarela: Distrito entrega contrato a Edurbe

¿A qué se refiere?

Esta no será una demolición ordinaria de llegar a tumbar al garete. Si te das cuenta, evito mencionar la palabra demolición y constantemente hablo de desmonte. Aquarela lo desmontaremos con un método constructivo y sostenible, piso a piso, para propiciar una mejor gestión organizada de los escombros para que sean manejados de forma óptima y rápida.

El desmonte de Aquarela será mucho más complejo que su construcción y no se puede implosionar por todas las consecuencias y riesgos que traería; por ende, el valor del proyecto está vinculado a la tecnología, a la ingeniería final y al método controlado que requiere el proyecto, tal como lo visionamos.

Será una obra que no afecte el paisaje de los visitantes del Castillo San Felipe. Aquarela lo desmontaremos con un bordado ingenieril, una cirugía, una intervención quirúrgica, y por eso han estimado su valor.

Por consiguiente, Aquarela será desmontado pieza a pieza para preservar la vida de los trabajadores y la seguridad de la obra, para que la ciudad siga su rumbo normal, para evitar afectaciones al medio ambiente y para que no haya ningún tipo de consecuencias en las viviendas aledañas, bodegas y en el Castillo San Felipe, escenario clave de la declaratoria de Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad.

Y con respecto a eso último, ¿de qué manera entra la defensa del patrimonio en todo este proceso?

Esto nunca se ha tratado de gastar recursos en demoler un edificio porque sí, recoger unos escombros y adiós, sino que se trata de proteger la declaratoria de cara a la visita en diciembre de la Unesco, quienes inspeccionarán los estándares que tiene la ciudad para defender su patrimonio, precisamente en el año en el que cumple 40 años de la declaratoria.

¿Por qué el proyecto no tiene interventoría, algo a lo que Funcicar le hizo reparos?

El proyecto sí tendrá interventoría, no una externa, sino un equipo especializado de la Secretaría de Infraestructura, con vasta experiencia para hacerlo, quien la hará, a través del mecanismo de Supervisión Especializada de Expertos en sinergia con nuestra gerencia integral.

¿Ya tienen el contratista que desmontará Aquarela?

Estamos en el proceso legal, que tiene uno temas jurídicos diferenciales, para elegir al mejor contratista con la experiencia necesaria para realizar la intervención con todos los detalles que queremos, y firmas con ese bagaje no son abundantes. Esto no se definirá “a dedo”, sino después de un sondeo de mercado para elegir la mejor opción en cuanto a costos y garantías. Le puede interesar: Confirmado: este 28 de febrero comienza la demolición del edificio Aquarela

¿Qué pasará el 28 de febrero, el día del arranque formal del desmonte?

Ese día inicia el proceso que culminará con el desmonte del edificio con el secuestre de la obra por parte del inspector de Policía. Allí empieza el cronograma operativo de ejecuciones y de actividades. Esa es la primera fase del alistamiento y el aseguramiento del área de trabajo, el inventario y evaluación “in situ“ del estado del edificio y otras actividades preliminares para el inicio de los trabajos.

Demolido o desmontado Aquarela, ¿qué aprendizaje queda para la ciudad?

El compromiso irrestricto de esta administración de luchar contra las construcciones ilegales en Cartagena, alineando nuestra capacidad institucional con los diversos actores involucrados en el ámbito como las curadurías, constructores, entre otros. La enseñanza es que Cartagena merece que optimicemos el control para que nunca haya otro Aquarela en nuestra ciudad.

Así mismo, Edurbe queda con la experticia para este tipo de intervenciones que, seguramente, le darán mejor capacidad de contratación frente a otros escenarios similares que se presenten.

¿Qué es Edurbe?
Edurbe es una sociedad pública por acciones con capital íntegramente público del orden Distrital. Se rige por las normas de las empresas industriales y comerciales del Estado, es por ello que el Distrito con base en lo establecido en la Ley 1150 de 2007 y 1474 de 2011, puede celebrar convenios o contratos administrativos de esta naturaleza con Edurbe por ser ambas entidades públicas.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS