Cartagena


“Nos vamos a vivir a la Vía al Mar”

Pobladores de los corregimientos de la Zona Norte de Cartagena afirman que ya no le darán otro compás de espera a las autoridades para que reubiquen el peaje de Marahuaco. Dicen que si no obtienen una respuesta bloquearán la vía.

REDACCIÓN CARTAGENA

21 de junio de 2021 12:00 AM

Desde que en el año 1994 llegara a la Zona Norte de Cartagena el peaje de Marahuaco, la calidad de vida de los habitantes de las poblaciones alrededor, desmejoró. Eso es lo que aseguran en los corregimientos de Arroyo Grande, Arroyo de Piedra, Arroyo de las Canoas y sus diversas veredas, donde ya no aguantan más el impacto negativo que esa obra les ha ocasionado y por eso tomaron la decisión de irse a las vías de hecho si este 25 de junio no obtienen una respuesta favorable de parte de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, que al parecer en esa fecha definirá el futuro del peaje.

(Lea: Primer acercamiento para intentar mover el peaje de Marahuaco).

Protestas, casi todas pacíficas, han realizado los pobladores durante las últimas semanas y meses para hacerse sentir, pero como dichas manifestaciones han resultado infructuosas, la próxima —dijeron— será apoteósica y sin precedentes, pues se irán a vivir a la Vía al Mar de manera indefinida.

“Ya todo el mundo conoce cuáles son las afectaciones que nos ha traído ese peaje: pobreza extrema, ausencia de transporte, ausencia de turismo, pésima calidad educativa, ausencia de servicios públicos básicos, drogadicción, ausencia de programas de inversión social, en fin, son muchísimos los perjuicios, por eso llevamos tanto tiempo de lucha y no descansaremos hasta que nos resuelvan la situación. Sabemos que a ellos solo les importa recaudar el dinero de las tarifas y nosotros no les valemos nada, llegó la hora de demostrarle que sí valemos y que nuestras comunidades merecen una calidad de vida mejor”, sostuvo Magalis Coronado, líder comunal de Arroyo Grande.

Están decididos

El peaje de Marahuaco, según los lineamientos iniciales, estaba previsto para instalarse en el kilómetro 43 de la Vía del Mar, a la altura del municipio de Santa Catalina, corregimiento de Loma Arena, sin embargo, se construyó en el kilómetro 16 en jurisdicción de Arroyo Grande.

(Lea: Comunidades protestan y bloquean la Vía del Mar).

En declaraciones recientes, el alcalde de Cartagena, William Dau, expresó su apoyo a los pobladores y su deseo es que el peaje sea desmontado del lugar en que está. Incluso, el pasado 8 de junio, el Distrito fue mediador entre estos y la Concesión Costera, reunión en la que se socializaron propuestas y se concertó que este 25 de junio llegaría una respuesta oficial respecto a la solicitud general. Uno de los planteamientos fue concederle tarifa especial a los vehículos de esos corregimientos, pero la idea no cayó bien porque son pocos, por no decir casi nulos, los vecinos que con ese peaje tan cerca se han atrevido en los últimos años a comprar algún carro.

“Antes del 94 el nivel de vida de nuestra gente era bueno, había comercio, había transporte, incluso teníamos turismo, sin embargo desde que nos montaron ese peaje todo desmejoró, ahora vivimos en la pobreza extrema. En nuestras comunidades jamás hicieron una consulta previa, pero la gente ya despertó y todos harán valer sus derechos. Si la respuesta es negativa nos vamos a vivir a la vía, tendremos el apoyo de la Minga Indígena y de los promotores de Comité de Paro Nacional, no permitiremos más sometimiento”, finalizó Coronado.

Es válido anotar que transitar por este peaje implica pagar una de las tarifas más altas del país, pues un vehículo categoría I debe cancelar 15.200 pesos, mientras que la categoría II donde figuran los buses deben pagar $22 mil 900. El valor más alto es para la categoría VII C6, donde los conductores cancelan $135.100.