Padres de personas con discapacidad denuncian vulneraciones en salud

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

tengo un niño con parálisis cerebral infantil, de 14 años. Su nombre es Jhon Franklin Garcés Palomino y viene siendo atendido por la EPS Coomeva, con bajo rendimiento, porque no recibe las terapias como debe ser. Las necesita con enfoque en neurodesarrollo, pero la EPS no tiene prestadores con ese servicio. Hemos insistido en que nos lo den pero no, solo tiene un prestador, Innare, que no lo presta. Eso atrasa la rehabilitación de nuestros hijos”, contó Erlyn Palomino Santos.

Y eso no es todo. La madre señaló que a Jhon le ordenaron una cirugía de cadera en 2017 y hoy sigue esperando que se la autoricen. “Desde 2017 una tutela falló a su favor y es integral, pero no la cumplieron. Ahora me dicen que la tutela perdió vigencia, que nos toca iniciar un nuevo proceso. Recién, mi hijo tuvo cita con el ortopeda y me preguntó: ¿qué ha pasado?, ¿por qué ese proceso se ha demorado tanto? Hay nuevamente que realizarle placas para ver cómo se encuentra la luxación de cadera”.

Cansada de esas vulneraciones, Erlyn fue una de las madres usuarias de Coomeva EPS que en la tarde de ayer participó de la denominada “Marcha pacífica por una salud digna y con calidad”. Al recorrido, que partió pasadas las 2:30 de la tarde de Las Bóvedas, se unieron padres y madres de personas con síndrome de down, retardo mental, hiperactividad, autismo, entre otras discapacidades. Con arengas y pancartas recorrieron varias calles del Centro Histórico hasta llegar a la plaza de la Aduana, frente a la Alcaldía.

Genoveva Vega Pérez precisó qué motivó la manifestación pacífica. “Estamos en contra del sistema de salud que se le viene dando a nuestros hijos, para ello conformamos un grupo de mamitas con hijos de diferentes discapacidades. Nos sentimos vulnerados por la EPS Coomeva en todo lo que se refiere a tratamientos, procedimientos que médicos tratantes ordenan a nuestros hijos”.

Ella tiene un niño de 10 años con síndrome de down. “Mi niño necesita unos lentes desde julio de 2017. Está en el proceso de que Coomeva se los suministre y aún con tutela favorable no le ha ordenado el requerimiento. Así mismo sucede con muchos niños del grupo a los que se les han negado sillas de baño, coches neurológicos, exámenes patológicos, medicamentos vitales para su integridad”.

También se refirió a la dificultad de no contar con terapias de neurodesarrollo. “Coomeva nos da una sola opción para este tratamiento, una sola IPS, en estos momentos es Innare, que viene manejando una población con patología de autismo. Su metodología son las terapias ABA. La población del grupo donde estoy es de otra patología, hay niños con parálisis cerebral, down, problemas de comportamiento, y ese tipo de terapias no son las adecuadas”.

Recalcó que “Coomeva nos prometió que esta IPS iba a cumplir con estos requerimientos y no fue así, nos engañó. Estábamos en Costa Norte, IPS que por problemas administrativos cerró sus puertas. Al cambiarnos de IPS no vemos avance en nuestros hijos, simplemente venimos a la rutina y Coomeva no nos resuelve nada. Solo dicen que la política en el sistema de salud implantado es esa, por eso marchamos contra el sistema de salud colombiano”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS