Cartagena


El ‘Sancochatón’, una labor social que se toma los barrios

Líderes comunales de Villas de Aranjuez repartieron unas deliciosas sopas y arroz a las familias más necesitadas en esta cuarentena.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

28 de abril de 2020 10:48 AM

Desde que se inició el confinamiento obligatorio en Cartagena, las ayudas humanitarias empezaron a llegar a las familias más humildes de la ciudad, procedentes de particulares de buen corazón, ONG, fundaciones, Alcaldía y demás donantes que gozan de bonanza financiera.

Pero también se ha escuchado de ayudas de personas humildes que, pese a no contar con suficientes recursos, se las ingenian para auxiliar a otros más necesitados. Es el caso de algunos líderes comunales de los sectores vulnerables, el ejemplo más reciente fue en Villas de Aranjuez, una zona deprimida en donde realizaron una actividad denominada ‘Sancochatón’, con la que dieron sopas y arroz a cerca de 100 familias. (Lea: En Bocachica protestaron contra sus propios líderes).

Yasmín Molina, líder cívica del barrio, fue una de las gestoras de la iniciativa. “Junto con otros compañeros salimos de tienda en tienda a pedirle a los comerciantes ayudas para hacer el sancocho comunitario. Gracias a Dios todo fue un éxito, repartimos muchísimas raciones de comida”, señaló la mujer.

Con mucha organización

Los comunales explicaron que hicieron cuatro ollas de sopas y dos calderos grandes de arroz. “Un tendero nos regaló 100 guineos (bananos), nos sentimos muy contentos por llevar a cabo esta idea. Es una gran satisfacción contar con el respaldo de los comerciantes y poder ayudar a los habitantes del barrio. Queremos que más líderes en otros sectores se unan y realicen actos tan bonitos como este. Es muy gratificante ver la alegría de una madre cabeza de familia o de unos abuelitos cuando ven la comida que les preparamos y regalamos”, sentenció Yasmín.

El ‘Sancochatón’ fue una actividad en conjunto, en la que participaron varias personas, desde las que buscaron los alimentos, las que cocinaron, quienes llevaron la leña, entre otros.

Los beneficiados fueron llegando por turnos, y en orden con suficiente distancia, para recibir los almuerzos.