Cartagena


Sigue inconformidad por zarpes detrás del Hospital de Bocagrande

Comunidad de Bocala señala que el número de embarcaciones ha aumentado considerablemente e indica que en ocasiones llegan a las playas de Castillogrande a recoger o dejar pasajeros.

WENDY CHIMÁ P.

25 de noviembre de 2020 12:00 AM

Históricamente la zona de playas ubicada detrás del Hospital de Bocagrande ha sido utilizada para el embarque y desembarque de nativos de Tierrabomba y Punta Arena, sin embargo, desde finales de septiembre, época en que habilitaron prácticamente todos los sectores económicos de la ciudad, este punto se ha vuelto un caos total.

Esto, debido a que el número de embarcaciones que naturalmente llegaban a esta zona ha aumentado hasta el triple, algo que ha generado inconformidad no solo en los habitantes de la zona de Bocagrande, Castillogrande y El Laguito (Bocala), sino también entre los empleados y enfermos del hospital, quienes prácticamente no pueden descansar, según se conoció, por los desórdenes y los ruidos que se generan en este punto de la ciudad.

A mediados del mes de octubre, El Universal conoció que la Secretaría del Interior inició unas reuniones con los habitantes de Bocala, Capitanía de Puerto y los nativos de las islas para llegar a un control, pero al parecer esto no se ha cumplido.

Más desorden

“Hay un incremento en el número de lanchas, ya están subiendo a las playas de Castillogrande y esto ha generado más inconformidad, por eso hemos estamos pidiendo más control y nos hemos apoyado con la Policía y Capitanía de Puerto”, dijo Jesús Puello Chamié, presidente de JAC de Castillogrande.

Puello asegura que en la zona de playas, a cualquier hora, se ven diferentes embarcaciones recogiendo o dejando a sus pasajeros sin control alguno.

“Los hemos visto en la carrera 10 y 13, donde al parecer, citan a sus clientes, por lo general turistas, y los recogen en esos puntos donde no están autorizados, mientras que allá detrás del hospital se ponen muchas más lanchas. Si no se tiene un control ahora, más adelante es peor”, indica.

Al parecer, el número de lanchas que se están ubicando en estos puntos es mayor al que por lo general llegaban a recoger a los nativos, pues era un sitio exclusivo para ellos, pero con el paso de los días se ha convertido en un embarcadero de turistas.

“La Alcaldía, desde la Secretaría del Interior, no ha hecho nada. Ni siquiera nos han respondido los requerimientos que les hemos hecho, los que han venido con nuestro llamado han sido la Policía y Capitanía de Puerto, que han tratado de mantener el control, pero igual esto debe ser algo más drástico”, aseguró el presidente de JAC.

Habitantes de Tierrabomba aseguran que “estamos cumpliendo protocolos y tratamos de no incomodar, pero debemos trabajar”.

Hablan autoridades

La Capitanía de Puerto señaló que “a diario se están haciendo los controles en los muelles y las marinas autorizadas y no autorizadas, para poder verificar que las lanchas tengan la autorización y cumplan con todos los protocolos. Los fines de semana se intensifican mucho más”.

Con relación a las reuniones que han estado realizando, David Múnera, secretario del Interior, señaló que “se venían realizando para poder llegar a una pronta solución, pues lo que se quiere es evitar más desórdenes en esta zona, pero ahora con lo que pasó en la ciudad tuvimos que suspenderlas, pero la idea es poder retomarlas y así ver cuál sería la solución más próxima”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS