Talentos artísticos, oportunidad para salir de la pobreza

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hasta el viernes 29 de marzo está abierta la convocatoria ‘Talento De Barrio, para la superación de la pobreza’ del Plan de Emergencia Social Pedro Romero (PES), un concurso que busca resaltar y apoyar el talento de jóvenes de comunidades vulnerables con talento para la música.

Javier Posada Meola, director del PES, explica que la iniciativa hace parte de la ejecución de los planes comunitarios de superación de pobreza (aprobados a finales de 2018) que adoptaron de común acuerdo con las comunidades en la ciénaga de la Virgen, Cerros de Albornoz y en las faldas de La Popa, sectores más pobres de la ciudad según un estudio publicado en 2017 por el Banco de la República.

“A través de estos planes comunitarios se definieron cuáles eran las intervenciones más importantes que requerían estas comunidades. Una de estas fue resaltar, apoyar y rescatar el talento innato que tenían muchos de estos jóvenes en diferentes actividades, como la música o el deporte. Es así como nace Talento de Barrio para la superación de la pobreza”, indicó el funcionario.

Con ‘Talento de Barrio’ la administración Distrital convoca a los jóvenes entre 10 y 25 años que residan en estas comunidades para que se presenten a las audiciones y participen por becas educativas, tabletas y demás premios sorpresas entregados por patrocinadores del concurso.

“La idea es identificar a esos muchachos con mayor talento para luego llevarlos a otra fase que consiste en capacitación a través de talleres en los que participan profesores de música, cantantes de la ciudad, y los últimos 15 finalistas tendrán derecho a premios, entre los que se destaca la oportunidad de poder grabar sus canciones en un estudio”, expone Posada.

Un personal del PES es el encargado de visitar cada barrio de las zonas priorizadas y actuar como ‘caza talentos’ a través de audiciones.

“Estamos visitando las comunidades con el apoyo de la emisora Colectiva y con los miembros del jurado invitando a los jóvenes a que se inscriban y decidan participar en el proyecto que hasta el momento ha tenido una respuesta satisfactoria pues no fue una cosa que nos inventamos sino que fue aprobado por la misma comunidad”.

No obstante, la convocatoria del Distrito ha recibido voces en contra que manifiestan que un concurso de canto no responde a contrarrestar el flagelo de la pobreza en los sectores más vulnerables. Para la activista y líder social, Paola Pianeta, el Plan de Emergencia Social Pedro Romero no ha ejecutado en ninguna de las últimas administraciones una política estructural de superación de la pobreza.

“Diseñar programas asistencialistas que no van encaminados a una real estrategia de superación de la pobreza extrema es el gran pecado del PES. Iniciando con los presupuestos, que han sido desde siempre insuficientes. En Cartagena hay 55 mil personas en condición de pobreza extrema (según Cedetrabajo) y los 13 mil millones de pesos que se han destinado para la vigencia de 2019, aun priorizando zonas, resultan siendo inútiles ante lo que se requiere”, sustenta.

Para Pianeta, el concurso ‘Talento de Barrio’ no resuelven la situación de empleabilidad y falta de acceso a la educación de los sectores más vulnerables de la ciudad.

“Creo que se debe hacer el análisis en conjunto con otras actividades desarrolladas por el PES: ¿han logrado salir de los círculos de pobreza aquellas personas que han sido cobijadas con estos “programas”? Tan solo dar una vuelta por las faldas de La Popa para darse cuenta que no es así”, expone.

El director del PES se defiende de las críticas manifestando que estas iniciativas responden a diálogos con vecinos de estas poblaciones.

“La erradicación de la pobreza estructural vale 640 millones de dólares, eso supera absolutamente las capacidades del PES, pero como no podemos esperar a que aparezcan esos 640 millones, lo que tenemos es que contribuir, a pesar de las dificultades, en ofrecer algunas salidas a la gente y si esta excusa de talento de barrio se convierte en una oportunidad para que la gente reflexione, se estimule...es un paso para que la gente se autoestimule y genere así una nueva actitud de vida”.

Y agregó que “la pobreza tiene muchas caras y debe atacarse multidimensionalmente. Cuando nosotros llegamos a estos barrios con jornadas financieras y a las personas les conseguimos microcréditos para que desarrollen una actividad comercial, es posible que no superen la pobreza de un día para otro, pero sí se traza un camino de superación a través de su propio negocio”.

Experiencia en Bogotá

El Instituto Distrital para la Protección De La Niñez Y Juventud (Idipron) en Bogotá, es una entidad que trabaja desde hace 50 años en la protección de niños, niñas, adolescentes y jóvenes que habitan la calle, están en riesgo de habitarla o en condiciones de fragilidad social.

En diálogo con El Universal, Walter Barboza, director de comunicaciones de Idipron, explica que a través de un modelo pedagógico que prioriza el desarrollo de sus capacidades han beneficiado y rescatado a más de 12 mil jóvenes.

“Partimos de la premisa SE3 que se traduce en un modelo de atención en salud, psicosocial, sociolegal, escuela, emprender y espiritualidad, este último no se trabaja desde lo religioso sino desde el arte, de la música, de componer, de su actitud artística, de pintar. Por eso para nosotros es importante este aspecto. Nos hemos encontrado con miles de historias de pelaos que por diferentes situaciones llegaron a consumir drogas y son artistas perdidos. Lo que hacemos es buscarles ese chip artístico y potenciarlo”, anota.

El Idipron cuenta con una escuela de música propia. Hoy trabajan en localidades como Bosa, Usaquén y Ciudad Bolívar con 250 jóvenes entre los 18 y 24 años que han demostrado sus actitudes artísticas en diferentes escenarios y viven de forma digna.

Por su parte, el Instituto Distrital de las Artes - Idartes Bogotá tiene como línea estratégica el arte para la transformación social por lo que apoya y propicia iniciativas culturales y artísticas que generen impacto social en las comunidades.

Experto opina

Julio Amezquita, director del Instituto de Políticas Públicas de la Universidad de Cartagena, explica que para evaluar el diseño de un programa público se hace necesario revisar los criterios de coherencia y pertinencia frente a la problemática social que se espera solucionar.

“Debe existir la linea base, es decir, por barrios o sectores ¿cuántos jóvenes o familias se van a intervenir?, en este caso ¿promueve efectivamente la inserción o la inclusión productiva de cuántos jóvenes cartageneros beneficiarios del programa?, o es complementario a otros programas públicos ¿está reforzando alguna estrategia de promoción turística u otra apuesta de inclusión productiva?”.

El experto señala que es clave evaluar la proporción entre la inversión realizada (presupuesto) y sus efectos en el tiempo.

“En este caso la inversión en promoción de talentos artísticos u otro tipo de actividad cultural debe evaluarse frente a los efectos esperados de corto plazo (resultados medibles), como el ingreso que genera a las familias, o los efectos a largo plazo (impactos), cómo los empleos generados sostenidos después de dos o tres años”.

De acuerdo con Javier Posada, la Alcaldía de Cartagena no contempla una contratación especial para el desarrollo del concurso y, hasta la fecha, no ha querido un gasto del presupuesto.

“La inversión en Talento de Barrio hasta ahora es exclusivamente el aporte de personas y empresas que apoyan el evento”, dijo Posada

Así mimo, resaltó que el evento ‘Talento de Barrio’ podría costar unos $10.000.000 repartidos en gastos de papelería, pendones, refrigerios, jurados, y costos de salones para el taller integral a los finalistas, adicional a los premios ya gestionados.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS