Cartagena


Taxistas vs. plataformas digitales: una lucha que sigue latente

Los taxistas se movilizarán este miércoles en todo el país, para rechazar el proyecto de Ley 003 que busca regular las plataformas digitales para la prestación del servicio en vehículos particulares.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

26 de abril de 2021 10:30 AM

La virtualidad ha permitido diversificar las opciones que una persona tiene a la hora de comprar un producto o escoger un servicio, eso claramente ha beneficiado a unos y afectado a otros.

Uno de los sectores que más han puesto resistencia a esto es el de transporte, específicamente el de taxis, ya que a través de las plataformas digitales se ha creado todo un sistema de prestación de servicio de transporte ilegal que día a día le roba cientos de clientes a los conductores regulados.

Para cambiar las reglas del juego, los representantes a la Cámara, Ruby Chagui, Horacio José Serpa, Andrés García Zuccardi, Amanda González, Carlos Andrés Trujillo, Edwin Gilberto Ballesteros, Emeterio José Montes, Milton Angulo, Esteban Quintero y Aquileo Medina radicaron en la Comisión Sexta de la Cámara de Representantes el proyecto de ley 003 “por medio de la cual se crea la categoría del servicio público de transporte terrestre automotor individual de pasajeros en vehículo particular intermediado por plataformas tecnológicas, y se dictan otras disposiciones”.

Si bien no es la primera vez que se toca este tema y dicha regulación ha sido un proceso de largo aliento, todo parece indicar que esta vez tendría mayores oportunidades de ser aprobado por el Congreso de la República.

“Una desventaja total”

De acuerdo con Felix Barrios, presidente del Sindicato de Conductores de Taxis de Cartagena, Sincontaxcar, el gremio de la ciudad (desde conductores hasta empresarios) tienen una postura clara frente al proyecto: debe hundirse.

“Hemos hecho un análisis minucioso de este proyecto de ley y mostramos nuestro rechazo rotundo a todas esas iniciativas que están incluidas, porque es un proyecto lesivo y tiende a desaparecer nuestra industria, que durante 90 años ha venido prestándole el servicio a todo el país, en especial a Cartagena”.

Para Barrios no se trata de oponerse al avance de las grandes plataformas tecnológicas pero estas deben estar enmarcadas en las normas que los regulan.

“Este proyecto tiene varios articulados donde legalizan lo ilegal, en este caso, vehículos particulares que prestarían un servicio público en las mismas condiciones que hoy en día prestamos nosotros como sector taxi reglamentados en el Decreto 172 del 2001”.

Añadió que en el documento que se estudia en la Cámara también se contempla desaparecer la condición de que para que un taxi nuevo pueda trabajar debe salir otro, lo que se conoce popularmente como “el cupo”.

“Ese proyecto desaparece ese derecho que tiene la persona con el vehículo para hacer la reposición y las empresas también tenderían a desaparecer porque todo se haría principalmente por las mismas plataformas que estarían diseñadas por el mismo Gobierno nacional”.

Golpeados por la pandemia

Para los taxistas este proyecto no solo es inviable por sus planteamientos sino porque se está estudiando en medio de una crisis financiera, sanitaria y social, de la cual han salido afectados. Según el presidente de Sincontaxcar, antes de la pandemia había un aproximado de 4.500 taxistas laborando y ahora hay cerca de 3.000, pues muchos deben permanecer en casa.

“La recuperación ha sido muy lenta porque Cartagena vive del turismo y por la pandemia no ha habido un flujo total sino que sube y baja; es bastante complicado y hay una crisis económica tanto para los conductores como para los mismos propietarios”.

Más allá de los ingresos, la pandemia también le puso freno a algunos proyectos del gremio para modernizar el parque automotor y prestar un mejor servicio, de tal manera que el usuario no contemple la opción de las plataformas digitales ilegales.

“Antes de la pandemia se iba a automatizar el parque automotor, se hicieron grandes inversiones en los vehículos y por eso casi que un 90% de los carros están en optimas condiciones, climatizados, y fuera de eso hay unas regulaciones del Ministerio de Transporte para hacer revisiones tecnomecánicas cada 2 meses, de tal manera que el vehículo constantemente esté en buenas condiciones para prestar un servicio público, eso le da garantías al usuario, se cumplen con todas las normas en materia de mantenimiento preventivo”.

Piden más controles

Teniendo en cuenta que la prestación del servicio de transporte en vehículos particulares es ilegal, el gremio de taxistas sigue exigiéndoles a las autoridades que realicen los controles necesarios para frenar este flagelo.

“Como consecuencia de las plataformas ilegales ha mermado el servicio como en un 50%, además de este mecanismo de transporte que no es legal se le suma el que trabaja en su vehículo, sin plataforma, pero que también presta el servicio ilegal, entonces no existe ningún tipo de control en estos momentos hacia ese tipo de transporte”, señaló Felix Barrios.

En esa misma línea, otra de las preocupaciones del gremio de taxistas es que el proyecto de ley 003 tiene un articulado donde “le quitan las facultades al Ministerio del Transporte y se las entregan a los alcaldes, como primeras autoridades, para que sean ellos quienes dispongan del ingreso de vehículos”.

“Esto conlleva a un caos porque son los mismos alcaldes quienes no controlan. Cartagena está dentro de las ciudades que en los próximos meses va a ser sancionada por la superintendencia por la proliferación del transporte ilegal”, sostuvo el líder sindical.

Agregó que la administración actual no ha tenido ningún tipo de políticas con los taxistas.

“Los avances que hemos tenido han sido por iniciativa de las asociaciones, de la organización sindical, nos hemos capacitado en materia de prevenciones, pero que le de prioridad el alcalde es falso, porque es una persona que nunca nos ha concedido una audiencia y esa es una de las políticas que nos conlleva a salir todos estos días por la falta de autoridad”.

Saldrán a protestar

Además del proyecto de ley 003 los taxistas también rechazan la ‘Ley de Solidaridad Sostenible’ o reforma tributaria que se radicó en el Congreso de la República, por eso, se unirán al paro nacional del 28 de abril. De igual manera, realizarán protestas el 1 y el 3 de mayo, como ya se ha venido haciendo en otras ciudades del país.

De acuerdo con Hugo Ospina, presidente de la Asociación de Propietarios y Conductores de Taxis, Asoprotax, “si este proyecto de ley sigue adelante y son aprobados los vehículos particulares para prestar el servicio público individual, nosotros traeremos todos los taxis del territorio nacional, los vamos a botar por todas las avenidas principales de la capital de la República, nos llevamos las llaves y que la autoridad y los congresistas definan qué van a hacer con los taxis. Si a nosotros nos van a acabar ya que nos acaben de pie, pero que no nos vengan a acabar con un proyecto de ley amañado, con una ley sastre”.

Generalidades del proyecto

Una de las cosas que llama la atención es que en este proyecto se reunieron otros cinco que tenían el mismo objetivo: el 174 de 2020, 185 de 2020, 199 de 2020, 242 de 2020 y 446 de 2020.

El 003 plantea una serie de requisitos tanto para los conductores que deseen operar bajo el modelo de “movilidad colaborativa en vehículo particular” como las plataformas tecnológicas encargadas de hacer la intermediación entre el vehículo y el usuario.

Los conductores deberán estar debidamente registrados en la plataforma e incluir documentos como el certificado de antecedentes penales, paz y salvo del sistema de información sobre multas y sanciones (Simit), y paz y salvo del registro de medidas correctivas de la Policía Nacional.

También se plantea que los automóviles deberán estar registrados en el Runt y cumplir con condiciones de seguridad similares a las establecidas para los vehículos de servicio público, mientras que las plataformas tendrán entre sus responsabilidades pagar los impuestos vigentes “de acuerdo con la naturaleza de su actividad económica” y comprar las pólizas de seguros exigidas.