Cartagena


“Venimos a traer diversión”: Looping Park tras polémica por ubicación

En entrevista exclusiva con El Universal, el apoderado del parque de diversiones explicó la gestión y el tema contractual del parque. ¿Va o no va?

GISSEL DÍAZ SÁNCHEZ

05 de octubre de 2021 10:00 AM

Durante 2020 y 2021 el protagonista ha sido el COVID-19, pero con una significativa baja en los contagios en Cartagena, los ciudadanos y empresarios quieren devolver a la ciudad un poco de su alegría y brindar espacios de recreación y de esparcimiento. Bajo esa premisa se pensó traer a la ciudad un parque de diversiones con atracciones mecánicas que se construirá en la Transversal 54, en frente de Napoleón Perea y Plaza Colón, pero también al lado de la urgencia de la Clínica de Blas de Lezo.

Lea: En Cartagena construirán un parque de diversiones junto a una clínica

Tras las quejas ante la Secretaría del Interior por parte de la veeduría Comunitaria en el Consejo Territorial de Seguridad Social de Cartagena sobre la aparente violación del art. 15 del Decreto 948 de 1995, en el que se establece que las áreas urbanas donde estén situados hospitales deben permanecer en silencio, empezó a existir zozobra sobre el futuro del parque.

El Universal habló en exclusiva con César Gómez, apoderado de Looping Park en Colombia, quien explicó ampliando en los detalles todo el proceso legal que se ha surtido en torno a la reglamentación y los permisos para realizar el parque. Asimismo, Gómez aclara que el único permiso que hace falta por parte de la Secretaría del Interior se encuentra en trámite.

Un parque cartagenero

El 13 de septiembre del 2019 nace Looping Park en Cartagena, una empresa que busca traer diversión a los ciudadanos abriendo un espacio de entretenimiento con atracciones mecánicas y un espacio familiar. El lugar en el que debutó este proyecto fue en Chambacú.

Allí duró tres meses, luego de la pandemia el parque abrió sus puertas en Soledad, Atlántico, donde duró seis meses (tres meses más de lo previsto), dando por terminado su ciclo el 26 de septiembre. Pero desde mayo se empezó el proceso para traer este parque a Cartagena.

Aunque se contemplaba que su lugar sería Chambacú, se optó por el predio actual, debido a los altos costos de arrendamiento del primero. La ubicación actual es de categoría 2, es decir que es apta para fines comerciales y residenciales.

“El decreto 1057 de 2015 dice que ese lote es categoría 2, significa que es comercial y residencial, no es industrial y nosotros somos comerciales, no tenemos maquinarias que generen ruidos que afecten la salud pública de personas aledañas (caso hospital) ni a quienes nos visiten”, explica Gómez sentando como precedente que el fin para el cual se utilizará el parque es claramente comercial.

La polémica

En días anteriores se hizo pública la queja con respecto a la ubicación del parque y el Secretario del Interior, David Múnera, dijo a este medio que todavía no se habían dado todos los permisos necesarios para poder dar el visto bueno al parque. Sin embargo, según explica el apoderado, lo que sucede es que el parque debe estar armado para que se haga la prueba de ruido y se pueda determinar si se cumplen con todos los parámetros establecidos y tramitados para así dar el visto bueno. Pero como todavía no se ha armado es imposible que se dé esa última aprobación.

Lea: “No somos ilegales”: gerente de parque de diversiones en El Country

Gómez presentó a El Universal toda la documentación de los procesos legales que se han adelantado para poder dar inicio a este proyecto: permisos otorgados por el Establecimiento Público Ambiental (EPA), al Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), a la Alcaldía de la Localidad Histórica y del Caribe Norte, también al cuerpo de bomberos y uno de los más importantes: el visto bueno de la Secretaría de Planeación, a la cual se le presentaron estudios previos sobre el uso de suelos Estos junto al resto de trámites que se realizan como lo ordenan las dependencias para dar su aprobación como aseo, movilidad, baños, pólizas de seguro, entre otros.

¿Irregularidades?

“Para tener validez, una queja se interpone por escrito y hasta el día de hoy, la queja de la veeduría ante la secretaría del Interior no existe, fue una queja verbal. Además, cuando el secretario del Interior me informa que no me daría el permiso, lo hace a través de una llamada y eso debe hacerse por escrito y debe llegar al correo electrónico. Me citan por Whatsapp, ni siquiera por correo. Me acusan pero de forma informal”, explica Gómez.

Otro aspecto que explica es que no hay fundamentos de tal ruido, porque el parque está desarmado, se está armando apenas. Además, agrega que se reunieron con la gerente de la Clínica de Blas De Lezo. “Nos fuimos para la clínica, nos atendió la Dra. Claudia que es la gerente, con la administradora. Y ella nos dice que ‘ni yo he interpuesto alguna queja, ni tampoco la voy a interponer porque creo que ustedes no nos perjudican a nosotros. Yo conozco el tipo de actividad y estoy segura de que no nos van a perjudicar’. De hecho le pedimos a ella que nos ayudar a conseguir el número del veedor que interpuso la queja y ella nos ayudó, fue así como lo contactamos”.

65
Empleos temporales directos genera el parque.

Teniendo todos los permisos el secretario del Interior siguió insistiendo en que no daría permiso debido a las implicaciones que esto podría tener en el supuesto incumplimiento de la norma sobre el ruido, contó.

“Hoy cambiaron las cosas, hoy el secretario nos dijo: si ustedes me traen el visto bueno de la clínica yo no voy a tener ningún problema y también el visto bueno de la comunidad. Ahí están Colinas del Country y Los Almendros, ya este último lo tenemos y el otro lo socializaremos hoy (lunes)”, explicó Gómez.

Hasta el momento, el apoderado César Gómez, se encuentra finiquitando los últimos trámites para tener los permisos que hacen falta y poder inaugurar el parque el próximo 8 de octubre.

  NOTICIAS RECOMENDADAS