Colombia


Antioquia pone primera piedra de su puerto de Urabá

Será en el corregimiento Nueva Colonia de Turbo. La terminal tendría inversiones por US$400 millones. El relato de cómo se desatrancó el proyecto estrella de la región.

COLPRENSA

23 de abril de 2022 08:12 AM

A la altura de lo que en su momento significaron para el departamento el puente de Occidente, el túnel de la Quiebra, la carretera al Mar o el mismo metro de Medellín estará Puerto Antioquia, la terminal marítima en el Golfo de Urabá, cuya construcción comenzará hoy con la puesta de la primera piedra y concluiría antes de 2025.

El puerto tiene proyectado un plan de inversiones de cerca de US$400 millones para la construcción de un muelle de cinco posiciones de atraque y un viaducto de doble calzada para el tránsito de tractocamiones entre la plataforma y el puerto en tierra, que permita la fluidez de hasta ocho tractomulas.

La concesión tendrá una duración de 30 años y el terminal portuario estará diseñado para atender buques portacontenedores de hasta 366 metros de eslora y 14.000 contenedores de carga, con una profundidad de 14,5 metros. Se especializará en carga general y de contenedores, y manejará vehículos y productos como cereales, plátano y banano entre otros.

La terminal será la joya de la corona en Urabá, impulsada por la operación de dos autopistas 4G que se construyen (Mar 1 y Mar 2), además del túnel del Toyo. Se sumará a las terminales portuarias del Caribe colombiano y se convertirá en la más cercana a los departamentos de Antioquia, Cundinamarca y el Eje Cafetero, los cuales unidos generan el 70% del PIB del país.

Tan solo en comparación con Cartagena, la habilitación de Turbo como una gran terminal pondría más cerca a las principales ciudades del país con el mar. En el caso de Bogotá, separado por 1.136 kilómetros de Cartagena, la conexión con el puerto representaría una reducción de 398 kilómetros de trayecto, equivalente a un 35% menos.

Asimismo, en el caso de ciudades como Manizales, Pereira y Armenia, representaría una reducción del 29%, 27% y 12% respectivamente.

“Misión cumplida, promesa cumplida”, dijo ayer el presidente Iván Duque Márquez, al referirse a la colocación de la primera piedra.

Para el gobernador Aníbal Gaviria, este es un hito de progreso para Antioquia y Colombia. Aprovechó para agradecer a Guillermo y Jaime Henríquez Gallo, quienes aportaron y jalonaron esta obra desde su estructuración.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Una piedra en el camino

El proyecto, que estuvo frenado más de dos años por las reclamaciones de comunidades de Turbo ante la Unidad de Restitución de Tierras, se resolvió luego de meses de negociación entre el Consejo Comunitario de Puerto Girón y la sociedad promotora de la futura terminal.

El punto clave se produjo a mediados del año pasado, cuando el consejo comunitario le pidió al juez regular unas medidas cautelares que se habían emitido sobre un área de más de 11.000 hectáreas y que desde diciembre de 2019 habían detenido la obra.

El pasado 5 de agosto el juez de restitución liberó los 11 predios de la zona de influencia del proyecto de las medidas cautelares y le dio luz verde a Corpourabá y a la Anla para continuar con el trámite de las licencias.

Despejado el camino, en enero pasado el gerente de Puerto Antioquia, Andrés Bustos, confirmó el cierre financiero con dos créditos firmados con el BID y la FND, completando así una bolsa de US$393,7 millones.

¿En caso de que haya una decisión de restitución se afectará el proyecto? El gobernador ad hoc para los puertos, el también ministro del Interior, Daniel Palacios, respondió que los predios están saneados, con giros y depósitos de la banca ya depositados. “Además, están las garantías de que se le daría la indemnización a las personas que deban ser restituidas, como se da normalmente en este tipo de procesos”, añadió.

Así se terminó de destrabar uno de los proyectos más esperados en Urabá, que permitirá ampliar las capacidades de la región en materia de exportación, aumentar la productividad del sector bananero y disparar la economía.

Otro puerto que espera su momento es la terminal de Pisisí, ubicada al sur de Puerto Antioquia, en la vereda Casanova del municipio de Turbo, cuya inversión se calcula aproximadamente en US$ 133 millones.

Un proceso de reclamación de tierras también frenó el desarrollo de este puerto. Y es que pese a obtener en 2018 una concesión por parte de la ANI, esa entidad se ha abstenido desde 2019 de otorgar una nueva argumentando que aún no está clara la situación jurídica de unos predios adyacentes. Aunque el año pasado la sociedad promotora también llegó a un acuerdo con los reclamantes de tierra, la obra continúa a la espera de una decisión por parte de la ANI para reactivarse. El ministro Palacios dijo que se espera tener solucionada la licencia antes de que termine este gobierno el 7 de agosto.

Con dos puertos y una conexión de autopistas de cuarta generación, al fin esta será la prometida mejor esquina de América.

  NOTICIAS RECOMENDADAS