Colombia


Vives solo pagará 7 años de casa por cárcel tras matar a 6 personas

El empresario firmó preacuerdo con la Fiscalía. El hecho se registró en Santa Marta y también dejó un menor herido.

COLPRENSA

17 de mayo de 2022 07:15 PM

Por cuenta del preacuerdo que se firmó este martes entre la Fiscalía y Enrique Vives Caballero, el empresario pagará 7,6 años de cárcel luego de atropellar a 7 personas, 6 de las cuales fallecieron. Lea: [Video] Víctimas de la tragedia en Gaira antes del accidente

Los hechos se registraron el pasado 13 de septiembre y se corroboró que Vives estaba manejando su camioneta en estado de alicoramiento en las goteras de Santa Marta.

Este preacuerdo, que incluso le permitió a Vives asegurar el pago de la condena bajo la figura de casa por cárcel, también incluye que el compromiso de no volver a manejar ningún vehículo luego de beber bebidas embriagantes.

Los hechos se registraron el pasado 13 de septiembre y se corroboró que Vives estaba manejando su camioneta en estado de alicoramiento en las goteras de Santa Marta.

Además, de acuerdo con información de medios locales, en la noche de este martes fue traslado de inmediato a su vivienda, ubicada en el exclusivo sector de Pozos Colorados. Todo esto, en plata blanca, se traduce en que el proceso penal queda cerrado y no se requiere ir a la etapa de juicio.

A esto se le debe sumar que la aseguradora del carro de Vives ya logró el pago de indemnizaciones a las familias de 5 de las 6 víctimas mortales, y se encuentra en negociaciones con los allegados de esta última. De hecho, se está en un proceso similar con los representantes de la persona que sobrevivió, un menor de 14 años.

En septiembre pasado, la defensa de Vives ofreció una indemnización de 4.000 millones de pesos a las familias de las víctimas, la cual sería pagada a través del seguro todo riesgo del carro.

Esto, según información dada a conocer en el momento, se realizó a cambio de retirar los cargos que pesaban contra el empresario.

Uno de los elementos más polémicos de este expediente judicial, que causó revuelo en todo el país, es que la defensa del empresario logró que le avalaran la tesis de que no se le hizo prueba de alcoholemia a través de Medicina Legal –jurídicamente conocida como clínico-forense– al momento del accidente.

Lo que dijo es que sí se le hizo una prueba que arrojó grado 3 de ebriedad en ese momento, pero no a través del conducto regular que vendría siendo la mencionada entidad. Y, por el contrario, sí se les practicó a las víctimas mortales en exámenes posteriores, encontrando que habían bebido al momento de caminar por la orilla de la carretera cuando se registró el accidente.

  NOTICIAS RECOMENDADAS