Béisbol


Tayron Guerrero: “Quiero ser el cerrador de los Marlins”

El relevista de la novena de Miami trabaja intensamente para consolidarse con esta divisa en el béisbol de las Grandes Ligas. Lanza a la derecha y tiene en su recta su mejor arma.

CARLOS CABALLERO VILLA

26 de septiembre de 2019 12:00 AM

Es flaco, desgarbado, pero tiene una gran fuerza en su brazo y eso, en parte, es gracias al buen pescado que comió de niño en Bocachica, corregimiento de Cartagena en el que nació y luego se abrió paso en el béisbol.

Mide 2 metros con 7 centímetros, luce imponente en el montículo, cuando lanza pone la bola ‘chiquitica’, la mayoría de las veces en zona de strike.

Es Tayron Guerrero, el relevista de los Marlins de Miami en las Grandes Ligas, ese mismo que se siente feliz e ilusionado porque sabe que está en el mejor béisbol del mundo.

Su talento lo descubrió Betsatel Jaraba en los Juegos Corregimentales que organiza el Ider. Ahí se dio a conocer el espigado pelotero, que logró la firma al béisbol organizado gracias a Marcial Del Valle, quien ha sido como un padre para él.

En sus inicios fue primera base, pero cuenta don Betsatel “que por esas manos grandotas que le vi decidí utilizarlo como lanzador. Siempre supe que llegaría lejos”, dijo Jaraba, uno de los entrenadores de béisbol del corregimiento de Bocachica.

Su debut

Es derecho, maneja bien la recta y los cambios de velocidad. Debutó el 16 de mayo de 2016 con los Padres de San Diego. Ese día perdieron 5-1 ante Gigantes de San Francisco.

104 millas

En las Grandes Ligas ya ha dado qué hablar. Guerrero fue noticia el 15 de agosto de 2018 cuando todos los periódicos y portales de Estados Unidos hablaron de la potente recta del colombiano Tayron Guerrero, quien lanzó 104 millas por hora con los Marlins y se convirtió en el tercer pelotero de todos los tiempos en registrar un lanzamiento con esa velocidad, según reportó en ese momento la web oficial de las Grandes Ligas.

Según el portal web de la MLB, Guerrero igualó la velocidad fantasmagórica de los lanzadores Jordan Hicks, de los Cardenales, y del cerrador cubano Aroldis Chapman, de los Yanquis de Nueva York.

En el estadio Marlins Park de Miami, Guerrero atendió a El Universal y relató los pormenores de su vida en las Grandes Ligas.

¿Qué balance saca de la temporada que está a punto de finalizar?

- Empecé la temporada bien, he tenido altas y bajas, pero siempre con ganas de seguir trabajando para dar más de mí.

¿Esperaba el número de innings lanzados que lleva hasta el momento?

- Quería un poco más, estuve un mes afuera debido a una lesión, eso me cortó posibilidades de tener más chance para lanzar, pero ahora estamos saludables y eso es lo más importante.

¿Dónde mejorar para estar más sólido en el montículo?

- Sigo trabajando mi lanzamiento rompiente y pequeños detalles en la mecánica, lo cual me ha desbalanceado mucho, he estado mejor en los últimos juegos.

¿Con qué lanzamientos se siente más cómodo en la ‘lomita de los sustos’?

- Obviamente con la recta, ese es mi mejor lanzamiento. Sigo trabajando en el slider, que es otro de mis fuertes.

¿Qué otros lanzamientos a utilizar para tener variedad de pitcheo?

- Hasta el momento solo quiero enfocarme en la recta y el slider. Hay que trabajar uno a uno al tiempo y después sí podría pensar en ampliar mi repertorio.

¿Su objetivo en las Grandes Ligas?

- Quiero ser el cerrador de los Marlins de Miami, sé que tengo las condiciones y sigo trabajando duro para lograrlo, con la ayuda de Dios se dará pronto.

¿Qué concepto le merece las actuaciones de sus compañeros colombianos en los Marlins?

- Jorge Alfaro y Harold Ramírez han estado fabulosos en la temporada, han ayudado mucho a esta divisa, me siento orgulloso de ellos.

¿De los lanzadores de los Marlins quién es el que más le habla y aconseja?

- Cuando llegué hablaba mucho con Sergio Romo, hoy en Mellizos de Minnesota. Me ayudó muchísimo en los campos de entrenamientos, diciéndome los pitcheos que debía lanzar y en qué momento, pienso que fue importante y le capté muchísimo.

¿Cómo lo ha acogido la fanaticada de los Marlins?

- Bien, me han mostrado su cariño gracias a Dios, he sentido de verdad su acompañamiento.

¿Qué consejo le daría a un niño que sea lanzador y sueñe con llegar a las Grandes Ligas?

- Hay que soñar, si tú lo sueñas lo puedes hacer. Yo también de niño tuve este sueño, trabajé para eso y hoy estoy aquí.

La tiene clara

Sabe que las oportunidades hay que aprovecharlas al máximo, por eso cuando le dan la bola para lanzar se acuerda de su niñez y de todas las dificultades que tuvo que pasar en Bocachica para poder salir adelante.

Ese recuerdo lo motiva a ser mejor cada día. Tayron está puliendo su pitcheo y sabe que en la perseverancia está la clave del éxito. “Te repito: quiero ser el cerrador de los Marlins, esa es mi principal meta en el 2020”, remata.