Deportes


Revelan detalles de la salud de Schumacher: “Se comunica con los ojos”

Una modelo, exmujer de uno de los directores que tuvo el piloto en la Fórmula 1, contó el estado actual del alemán, casi siete años después de su accidente.

EL UNIVERSAL

28 de septiembre de 2020 03:37 PM

Casi siete años han pasado desde que el excampeón de la Fórmula 1 Michael Schumacher sufrió un terrible accidente mientras esquiaba.

Desde entonces, el piloto no ha dejado de luchar por su vida, aunque poca información sobre su estado de salud se ha filtrado a la opinión pública.

La última de esas filtraciones sostiene que el alemán no puede hablar y solo se comunica por medio de sus ojos.

El dato lo entregó la modelo italiana Elisabetta Gregoraci, ex mujer de Flavio Briatore, quien dirigió a Schumacher durante sus primeros títulos de Fórmula 1, en 1994 y 1995, con el equipo Benetton.

Gregoraci participa en el reality ‘Grande Fratello Vip’ en su país, en el que convive con otras personalidades reconocidas, y fue allí donde uno de sus compañeros le preguntó por Schumacher.

La modelo respondió: “No habla. Se comunica con los ojos”.”Sólo tres personas pueden ir a verlo”.

Además de esta información, la semana pasada en un documental sobre el estado de salud del piloto, el neurólogo suizo Erich Riederer comentaba que es posible que el alemán pudiera sentarse y dar pequeños pasos, pero no más; y también que, tras el largo coma, pudo quedar en un estado vegetativo.

Sin embargo, es poco lo que se sabe con certeza sobre la salud del kaiser, pues su familia ha querido sobrellevar la situación en la intimidad. Durante este 2020, su ex jefe en Ferrari, Jean Todt, ha reiterado que Schumacher y su familia continúan peleando por su recuperación y que espera que el mundo pueda volver a verlo pronto.

Durante el reality, Elisabetta Gregoraci le dijo también a su compañero que Schumacher y su familia se mudaron de país. “Se mudaron a España y su esposa montó un hospital en la propia casa”, aseguró.

Según medios españoles, la residencia estaría en Mallorca, en una lujosa casa que la esposa del piloto compró en 2017 y que antes pertenecía a Florentino Pérez, presidente de Real Madrid.