Construcción


Comprar casa en pandemia: la importancia de las zonas comunes

La emergencia mundial resaltó el valor de la zonas comunes, también conocidas como amenidades, en el bienestar de todos los miembros de la familia.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

20 de agosto de 2021 12:00 AM

La cuarentena y demás restricciones que impuso la pandemia del COVID-19 remarcaron la importancia de la vivienda como espacio vital para la familia, valor que se había trastocado en años anteriores en los que primaban los hogares de metros cuadrados reducidos y que, en muchos casos, eran destinados solo para el descanso tras las jornadas de trabajo o estudio.

Trasladar a casa las clases, las asignaciones laborales y las actividades recreativas de todos los miembros de la familia hizo necesario contar con viviendas amplias, frescas y versátiles, o en su defecto, con conjuntos residenciales o urbanizaciones que ofrecieran zonas comunes para cubrir esas necesidades y así evitar exponerse en lugares concurridos.

Lo anterior favoreció el posicionamiento de los proyectos de vivienda all in one (todo en uno), club house y resort, entre otros, que ya tenían varios años en el mercado inmobiliario colombiano, y que se caracterizan por la premisa de brindar espacios de esparcimiento a solo pasos de la puerta del hogar, prácticamente sin salir de casa.

Así, las zonas comunes también conocidas como amenidades se convirtieron en el gancho de venta de los complejos de apartamentos, que cada vez ofrecen más opciones a sus compradores: desde piscinas, parques infantiles y terrazas hasta zonas pet friendly, coworking y sauna.

Condiciones que por supuesto aumentan en valor de la vivienda a cambio de ofrecer seguridad, recreación y comodidad a sus habitantes. Le puede interesar: Las nuevas dinámicas en la compra de vivienda en medio de la pandemia.

Las zonas comunes o amenidades se convirtieron en el gancho de venta de los complejos de apartamentos.

Recomendaciones antes de mudarse

Pero antes de decidirse a comprar vivienda en un complejo de apartamento, debe tener otros puntos en cuenta, además del precio de la vivienda, pues se trata de una copropiedad que implica pagar por la exclusividad y ciertas restricciones. Aquí le explicamos:

- Tiene que asumir una cuota de administración para el mantenimiento de esas zonas comunes. Esto es importante porque en el canon mensual del arriendo no se suele incluir este concepto y mucho menos en la cuota del crédito hipotecario. Antes de firmar, averigüe cuánto es el monto y si se ajusta a su presupuesto, pues de no cumplir con esta obligación seguramente se le restringirá el acceso a las zonas comunes de su edificio.

- Debe cumplir con normas para el disfrute de los espacios comunes: si bien es copropietario de esas zonas, hay reglas como horarios, condiciones en el uso y restricciones para familiares que no vivan en ese lugar. Tener claro lo que puede o no hacer le evitará falsas expectativas.

- Pregunte por la junta de copropietarios: consulte cómo se toman las decisiones en el edificio y si incluso puede formar parte del comité designado para ello, con el fin de tomar iniciativa y manifestar aquello que a su juicio debe mejorar.

Los puntos anteriores le permitirán tener un panorama más claro sobre su inversión en conjuntos residenciales y así podrá tomar una decisión acertada. Puede leer: Cartagena, el destino ideal para comprar una segunda vivienda.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

  NOTICIAS RECOMENDADAS