Edición verde


Economía sostenible en Colombia, ¿cuáles son las 9R?

Colombia adopta prácticas de la economía circular, implementándolas en su modelo de desarrollo económico.

MANUEL FERNANDO HERRERA FIGUEROA

03 de marzo de 2021 12:00 AM

Una economía productiva, preparada para competir, que busca reducir la brecha social con la generación de empleos, al tiempo que promueve un uso racional de los recursos naturales y el cuidado del ambiente, es la definición de un modelo de economía sostenible.

En Colombia, varias organizaciones empresariales han sido incluidas en el índice de Sostenibilidad Dow Jones, un reconocimiento que obtienen las empresas presentes en la bolsa que han implementado en sus procesos de producción un equilibrio entre lo económico, lo social y lo ambiental.

A Nutresa, Argos, ISA, Sura, entre otras, se han venido sumando otras compañías que han tomado el modelo de la economía circular como su estrategia de negocio, lo que ha dejado experiencias altamente positivas y productivas, no solo desde el punto de vista monetario, muy exitoso por cierto, sino especialmente desde la perspectiva del impacto social y ambiental que estas empresas ejercen en sus zonas de influencia.

La importancia de las 9R

Estos son los pilares de la economía sostenible, los cuales se enmarcan dentro de una estrategia del Gobierno nacional que promueve el emprendimiento, la generación de valor agregado y la atracción de la inversión como resultado de nuevas formas de producción, consumo y aprovechamiento de desechos.

“Este pacto que acompaña la Estrategia Nacional de Economía Circular se enmarca en el Plan de Desarrollo “Pacto por Colombia. Pacto Por la Equidad”, del presidente Iván Duque, particularmente, en el capítulo de sostenibilidad. Allí definimos el objetivo de fomentar la reducción, el reciclaje y la reutilización de los residuos y materiales”, señaló la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez, quien también resaltó que “con este pacto por una estrategia de economía circular le decimos a los colombianos que vamos a ir más allá de las normas, que produciremos conservando y conservaremos produciendo”.

En este escenario aparecen las 9R, que se convierten en la columna vertebral de este modelo. Repensar, Reutilizar, Reparar, Restaurar, Remanufacturar, Reducir, Reproponer, Reciclar y Recuperar. Por medio de estos pasos, el Gobierno promueve la innovación y la generación de valor en sistemas de producción y consumo por medio de la optimización, intercambio, reciclaje y regeneración de materiales, agua y energía (Le puede interesar: Obsolescencia programada y su afectación al medio ambiente).

Beneficios ambientales, sociales y económicos

Los beneficios para el medio ambiente se traducen en un uso eficiente y conservación del agua, el fomento de fuentes de energía renovables, reducción en extracción de materias primas, residuos y emisiones.

Por su parte, el impacto social que genera permite fortalecer los lazos con la comunidad y les brinda a sus miembros oportunidades de empleo de calidad y promoción de capacidades y talentos, lo que genera un desarrollo equitativo y armónico entre la empresa y su grupo humano circundante.

En el aspecto económico, las ganancias también son notorias gracias a factores decisivos como la reducción de costos por materia prima, el mejor aprovechamiento de los recursos, el incremento en la productividad y competitividad, así como la apertura a nuevos mercados y nuevas fuentes de financiación (También puede leer: Estrategias para garantizar una construcción más limpia).

Estrategia de la economía circular

Un plan con seis líneas de acción dispuestas en seis ciclos:

● Materiales y productos industriales

● Materiales de envases y empaques

● Optimización y aprovechamiento de biomasa

● Ciclo del agua

● Fuentes y aprovechamiento de energía

● Gestión de materiales en centros urbanos

● Comunicación y cultura ciudadana

Por cada una de estas líneas de acción, la estrategia establece metas de corto y largo plazo, convocando a los actores del sector industrial hacia la innovación de sus modelos tradicionales para transformarlos en circulares.

Son múltiples los beneficios de la economía circular, tanto para las empresas, como para las comunidades que se localizan en la zona de influencia de estas, ya que por medio de sus modelos de operación sostenibles protegen los recursos naturales y mejoran la calidad de vida de las personas, al tiempo que incrementan sus oportunidades de negocios y ahorran dinero en sus procesos de producción. Un negocio redondo.