Carreras técnicas: menos tiempo estudiando y más oportunidades de empleo

27 de enero de 2019 12:00 AM
Carreras técnicas: menos tiempo estudiando y más oportunidades de empleo
La ventaja de programas técnicos es la capacidad de atender necesidades específicas con soluciones prácticas y rápidas en el sector productivo. //123RF.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Cada región del país demanda labores y competencias específicas, de acuerdo con sus sectores productivos. Son estos los que promueven el desarrollo económico y cada vez son más las áreas específicas que requieren las empresas, a las que se les da respuesta gracias a la formación en carreras técnicas.

Cartagena y Bolívar se enfocan, principalmente, en sectores como el turismo, puertos y logística portuaria, petroquímico, agropecuario y minería. Programas como cocina, mesa y bar, servicio y alojamiento; elaboración de productos plásticos, automatización de procesos y marineros de cubierta son algunas de las tendencias de la ciudad. Pero también lo son los sistemas de gestión, la soldadura naval, el manejo ambiental y la producción agropecuaria.

Además de responder a la necesidades del sector productivo, la oferta de la formación técnica permite a los bachilleres del país reconocer las actividades en las que se pueden emplear rápidamente.

Las mesas de concertación

¿Cómo se establece la demanda productiva del país, de la ciudad y cómo se ofertan los programas? Mediante las mesas sectoriales de cada área productiva. “Esta es una estrategia para cerrar brechas del talento humano y cualificar a las personas. Con base en la información de cada empresa, se hacen normas y se ofertan los programas”, explicó Luz Irene Alean Izquierdo, de la mesa sectorial petroquímica de Colombia.

Desde las mesas sectoriales, donde se confrontan representantes de cada uno de los 85 sectores productivos del país, para definir las demandas del mercado, se crean normas de competencias laborales para desarrollar en cada área. Estas son tenidas en cuenta para la oferta de programas técnicos en las distintas instituciones de educación superior.

Dos de las mesas sectoriales se realizan en Bolívar: industria petroquímica y de transporte marítimo. El Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) es una de las instituciones que participa de estas y se encarga de la secretaría técnica y de realizar las normas.

“El Sena tiene un catálogo de programas técnicos diverso para atender cerca de 85 sectores productivos en el país, clasificados en diferentes actividades económicos en estos sectores. Cada sector tiene una mesa sectorial, escenario de concertación, conformado por empresarios del mismo, la academia y se define cuáles son las tendencias del sector en cuanto a la demanda de ocupaciones”, explicó Jaime Torrado Casadiegos, director regional Bolívar del Sena.

Se tienen en cuenta nuevas tecnologías, nuevos métodos de producción, nuevos productos demandando en el mundo y en el mercado del sector. Los empresarios se reúnen en la mesa y definen, por ejemplo, si es el sector de confección necesitan especializados en la costura. Si es así, se crean las competencias.

“Las normas de competencia laboral, que salen de las concertaciones, se ofrecen a los empresarios para que cualquier institución autorizada evalúe los conocimientos, talentos o la experiencia de cualquier persona en cierto oficio, a través del proceso de certificación y el Sena valida los conocimientos, experiencia y talento, emitiendo esas certificaciones. Este es un primer proceso. Cuando las normas están hechas, cualquier institución de educación superior establece los programas de formación técnica y tecnológica que correspondan”, detalló Torrado Casadiegos.

Es decir, un programa de formación técnica es la integración de varias normas de competencia laboral, que apunten al oficio de nivel técnico que se quiera formar el talento humano requerido por el sector.

Las normas que regulan las competencias laborales son revisadas cada tres años, en el caso de encontrar alguna modificación, se actualiza. Pero para el sector eléctrico y de gas, los cuales tienen leyes reguladas por el Gobierno, cada vez que este emita una resolución, se modifica la norma de competencia laboral.

En la región Caribe ya se prepara una agenda integrada de ciencia y tecnología, teniendo en cuenta la economía naranja e industrias creativas, así como la llamada ‘cuarta revolución industrial’ que incluye la inteligencia artificial, realidad virtual, internet de las cosas, robótica y automatización.

Por eso los jóvenes le apuestan a estas profesiones pues, además de ser cortas (dos años y medio aproximadamente), se vinculan rápidamente al mercado laboral por estar en sintonía con el sector productivo de cada región.

En Bolívar

Las carreras técnicas ofertadas por las instituciones autorizadas corresponden al desarrollo de las actividades económicas del departamento. En Bolívar, dentro de los sectores mencionados al principio de este artículo, destacan el mantenimiento eléctrico y electrónico, la asistencia de administración en el sector logístico y portuario; la soldadura naval para astilleros, relevante por el desarrollo marítimo de Cartagena.

También la transformación minera y el diseño y producción de joyas, teniendo en cuenta la minería en el norte y sur del departamento.

“Por la mina de oro de la Serranía de San Lucas se apostó a la minería en Bolívar. Técnicos en cocina, mesa y bar, servicio de alojamiento y sistemas son los más demandados en la actividad turística, mientras que en el petroquímico plástico es la elaboración de productos plásticos por inyección y soplado, la electricidad industrial y residencial, mantenimiento eléctrico y electrónico del sector de la industria”, resaltó Torrado Casadiegos. Salud ocupacional, contabilidad y finanzas, gestión portuaria y mantenimiento de equipo biomédico son algunas de las carreras técnicas con mayor índice empleabilidad del país.

De acuerdo con el Sena, el éxito de la empleabilidad de los egresados depende, en gran medida, de la pertinencia en cada mercado laboral.

En cifras

Hasta el primer trimestre de 2018, el Sistema Nacional de Información de Educación Superior (SNIES) mostró que de acuerdo con la información reportada por las mismas instituciones, 2.193 programas de educación superior están vigentes. De estos, el 33 % equivale a programas de nivel universitario, 31 % a especializaciones, 14 % a maestrías, 13 % a programas tecnológicos, 7 % a programas técnico profesionales y 2 % a doctorados.

Pese a que las carreras enfocadas a las nuevas tecnologías son tendencia, predominan las tradicionales. En lo que respecta a las técnicas, con información hasta 2016, gastronomía matriculó 3.016 estudiantes, siendo primera la técnica en procesos administrativos (5.876), en segundo lugar, la preparación para ser policía (4.256); tercero, procesos contables (3.154) y cuarto, procesos empresariales. La cobertura de la educación superior en Colombia en los últimos diez años pasó de 31,6 % en el 2007 a 51,5 % en el 2016.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Educación

DE INTERÉS