Energía y gas


¿Facturas costosas? Consejos para reducir el pago de energía

Implementar acciones de eficiencia energética favorecerá su economía familiar y aportará a reducir los índices de desperdicio de energía en el país.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

20 de septiembre de 2020 12:00 AM

Pagar altas mensualidades por el servicio de energía es una obligación a la que la mayoría de las familias colombianas rehuirían, si pudieran. De hecho, no son pocos los usuarios que alteran los contadores para registrar un menor consumo y ahorrar hasta la mitad del pago.

Fuera de la discusión sobre las altas tarifas de este servicio público, más que cometer fraudes con robo de energía o conexiones ilegales, los usuarios tienen la posibilidad de implementar estrategias para que su hogar sea eficiente energéticamente y reducir costos.

Poner en práctica el ahorro de energía en casa, además es una obligación de los ciudadanos con la reducción de los índices de malgasto energético, que a Colombia le ha costado hasta 4 billones de pesos al año, según cifras de los operadores de energía eléctrica.

El Universal le entrega una serie de recomendaciones para que revise si malgasta energía en su casa y corrija errores.

Revise el sistema eléctrico

Instalaciones en mal estado pueden ocasionar pérdidas de energía. Para verificar si esto ocurre en su hogar, apague las luces y desconecte los electrodomésticos; si el contador sigue marcando consumo, tiene una “fuga” de electricidad que debe corregir con un profesional.

Escoja bien el aire acondicionado

Las empresas de energía recomienda escogerlos de tipo split antes que los de ventana o centrales; evite comprar uno más grande del que necesita y elija aquellos con la tecnología inverter, que es la más eficiente.

¡Ojo con la nevera!

Después del aire acondicionado, es el electrodoméstico que más consume energía; representa hasta el 50 % del consumo de los hogares de ciudades con clima cálido como Cartagena. Para que no gaste energía de más, evite situarla cerca a fuentes directas de calor como estufas u hornos, sobrecargarla con productos de consumo y no deje abiertas las puertas por mucho tiempo.

Prefiera los ventiladores

Es el sistema de ventilación más económico, la instalación es sencilla y pueden bajar la sensación térmica entre 4 y 8 grados centígrados. Los de techo climatizan el área de manera más homogénea, en menor tiempo y son un excelente complemento si es que también cuenta con aire acondicionado, pues le ayuda a mantener la temperatura luego de que esté último esté apagado.

Use menos luz artificial

Además de reemplazar los bombillos incandescentes por los ahorradores, otros trucos le permitirán gastar menos energía en iluminación: pintar las paredes de colores claros, tener entradas de luz por toda la casa, como ventanas o tragaluces, y mantener limpias las lámparas son algunos de ellos.

Cuidado con las sobrecargas

Estar atento a cuántos aparatos tiene conectados al tiempo en los tomacorrientes le evitará sobrecostos y accidentes. Compartir la televisión y cargar por turnos celulares y computadores impedirán estas situaciones.

Acondicione su hogar

Existen múltiples estrategias que puede aplicar para que su casa sea más fresca y disminuya el uso de los aparatos de refrigeración: siembre árboles en el frente o en el patio para bajar la incidencia del sol en su hogar; abra ventanas y puertas para que el aire natural circule por todo el lugar; instale extractores eólicos en el techo para fomentar la circulación del aire o instale aislante térmico en la fachada. Estos dos últimos requieren asesoría especializada.

No juegue al electricista

Si los cables o alguna otra pieza de sus electrodomésticos se averían, no los “repare” usted mismo. Empatar cables y manipular los sistemas electrónicos pueden ocasionar desperfectos en el aparato, provocando que consuma más energía y también es muy peligroso hacerlo. Lo mejor es buscar ayuda de un verdadero electricista.

¿No baja el valor a pagar?

Si aunque pone en práctica estas recomendaciones su factura mensual no disminuye, revise los conceptos del pago, pues algunas compañías incluyen el cobro de seguros de vida y de asistencia que pueden sumar hasta $ 30 mil pesos mensuales.

De ser así y no necesitar estos servicios, comuníquese con la entidad para cancelarlos.