El estrés y otros 5 factores que lo exponen ante las cardiopatías

Además de la alimentación inadecuada y el sedentarismo, hay otros asuntos a considerar para prevenir enfermedades cardiovasculares.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

29 de septiembre de 2022 12:00 AM

La campaña mundial que han emprendido organizaciones internacionales en torno al cuidado de la salud cardiovascular tiene su fundamento en que la mayoría de las cardiopatías son prevenibles o su pronóstico, cuando ya están diagnosticadas, es susceptible de mejorar.

Ante este panorama, lo que resta es que la población tome consciencia sobre su responsabilidad en la prevención y el control de las enfermedades cardiovasculares, que son la principal causa de muerte a nivel global, provocan el 80 % de las muertes prematuras y tienen un costo de más de 30 mil millones de dólares en los sistemas de salud de América Latina. Le puede interesar: La trombosis causa más muertes que el cáncer y el SIDA.

La alimentación adecuada, el ejercicio físico y los controles médicos oportunos están entre las acciones generales para tener en cuenta, pero hay ciertos factores con más detalles, que debe tener en cuenta:

Ojo con el azúcar

La mayoría de las muertes por enfermedades cardiovasculares (ECV) son en pacientes con diabetes. Cuidar los niveles del azúcar en sangre, con chequeos médicos periódicos, ayuda a la prevención o diagnóstico temprano, para evitar afecciones como el infarto cerebrovascular.

Cuídese de la ‘asesina silenciosa’

Conocida como la ‘asesina silenciosa’, la hipertensión es uno de los factores de riesgo con más alta incidencia en las ECV y su peligro radica en que, por lo general, no presenta síntomas o estos pasan inadvertidos, acrecentando el riesgo de padecer cardiopatías.

“Más de una cuarta parte de las mujeres y cuatro de cada diez hombres en las Américas tienen hipertensión. Desafortunadamente, el diagnóstico, tratamiento y control son subóptimos”, señala la Organización Panamericana de Salud.

Ataque cardíaco por estrés

Las alteraciones sicológicas sí tienen consecuencias en la salud física y de acuerdo con las autoridades de salud, condiciones como el estrés duplican el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Por ello, implementar hábitos como la meditación, dormir ocho horas y hacer ejercicio fortalecen la salud cardíaca y son útiles, especialmente para quienes tienen enfermedades de base, como la diabetes e hipertensión.

80 %
de las muertes prematuras son causadas por enfermedades cardiovasculares.

El peso y el colesterol

De acuerdo con la Federación Mundial del Corazón, es necesario que los pacientes chequeen con su médico de confianza tanto el peso como el índice de masa corporal (IMC) y los niveles de colesterol, ya que estos indicadores están asociados con alrededor de 4 millones de muertes al año. Puede leer: Cambios de peso afectarían a personas con males cardíacos.

Cuidar del medioambiente para ciudadanos más sanos

La contaminación del aire es uno de los factores de riesgo de las ECV menos controlables, al menos de manera individual. La contaminación atmosférica es responsable del 25% de todas las muertes por ECV, lo que se traduce en 7 millones de pacientes fallecidos. Reducir la huella personal de carbono y apoyar iniciativas que reduzcan las emisiones a nivel global son acciones que resultarían convenientes para la salud de todos, a largo plazo.

Apnea del sueño

Los ronquidos fuertes, la fatiga durante el día e irritabilidad son algunos de los síntomas de la apnea del sueño, un trastorno en el que la respiración se suspende y se reinicia repetidamente, durante la noche, ocasionando un menor nivel de oxígeno en la sangre, lo que impacta todo el sistema cardiovascular.

Según datos de la Sociedad Española de Cardiología, el 80% de quienes padecen apnea del sueño no están diagnosticados y por lo tanto, no tienen tratamiento, por lo que estrés que sufre el corazón durante la etapa del sueño los hace más propensos a padecer enfermedades como cardiopatía isquémica, accidentes cerebrovasculares o arritmias.