¿Es curable el TOC en la niñez? Esto es lo que explican los expertos

25 de marzo de 2020 12:00 AM
¿Es curable el TOC en la niñez? Esto es lo que explican los expertos
El orden extremo y las obsesiones por los colores pueden ser señales del TOC en los niños. //123RF.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Mantener los juguetes en cierto orden estricto, lavarse constantemente las manos o limpiar los útiles escolares insistentemente son manías curiosas en ciertos niños que en realidad pueden ser síntomas del Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), una condición que puede acarrear graves complicaciones para el desarrollo personal y social.

El TOC es “un trastorno en el que se experimentan pensamientos y comportamientos recurrentes e incontrolables que irrumpen en la función normal de quienes lo padecen y reduce la calidad de vida”, indica la Escuela de Medicina de Harvard.

Según esta misma institución, esta condición lleva ese nombre porque los pensamientos recurrentes, que son obsesiones, llevan a realizar comportamientos repetitivos, llamados compulsiones. Afecta alrededor del 1 % de la población y cerca de la mitad de los casos comienzan durante la niñez o adolescencia.

Este trastorno no tiene una causa conocida, pero hay ciertos factores de riesgo como un antecedente de padres o hermanos con TOC, abusos sicológicos o sexuales, infecciones por estreptococo y ciertas anormalidades en el cerebro que se pueden identificar mediante exámenes de imágenes diagnósticas. (Le puede interesar : 10 señales de abuso en niños )

Terapia más medicamentos

Amaury García Blanco, psiquiatra de la Clínica La Misericordia, explica que los niños y adolescentes con TOC deben recibir una atención multidisciplinaria “con un equipo médico que incluya a un psiquiatra infantil, psicólogo clínico, pediatra, terapeuta ocupacional, psicoeducador y trabajador social”.

El profesional destaca que la combinación de psicofármacos más psicoterapia congnitiva conductual es el tratamiento más efectivo para tratar el TOC en menores. “Los psicofármacos no son dañinos o peligrosos para los niños siempre y cuando sean recetados por un profesional. Tampoco crean adicción ni afectan el desarrollo físico o mental del niño”.

García Blanco añade que “la terapia cognitiva conductual mejora la ansiedad causada por los pensamientos obsesivos”.

Tratamientos en la niñez pueden ser más efectivos

La Escuela de Medicina de Harvard indica que, si bien el TOC puede ser una condición para toda la vida, el pronóstico es mejor cuando se detecta en niños y jóvenes, pues el 40 % de estos logran superarlo en la edad adulta. La mayoría de ellos mejora notablemente con terapia, mientras solo uno de cada cinco tiene mejoría sin tratamiento alguno.

“El TOC puede causar problemas en el desarrollo y en la vida social si comienza en la niñez. Por ejemplo, los jóvenes que padecen este trastorno pueden tener dificultades socializando o haciendo amistades y es probable que tengan inconvenientes en el colegio. Más tarde, pueden tener problemas para conservar un trabajo”, señalan los expertos de la Escuela de Medicina de Harvard. (Lea aquí : Matoneo escolar: entérese cómo detectarlo y qué debe hacer).

Además, el psiquiatra García Blanco señala que los niños con TOC que no reciben tratamiento son más propensos al suicidio, la depresión y a las autolesiones.

¿Cómo saber si su hijo tiene TOC?

Los comportamientos y pensamientos recurrentes, que pueden manifestarse en cualquier individuo, se diagnostican como TOC cuando se vuelven incontrolables, el niño o joven invierte mucho tiempo en ellos y estos afectan su comportamiento normal. Algunas señales son:

- Rituales exagerados de limpieza: lavado de manos, de dientes o baños muy seguidos.

- No pisar el suelo que tenga arena o polvo.

- No tocar objetos que otros hayan tocado.

- Conductas recurrentes sin sentido aparente, por ejemplo, abrir y cerrar puertas varias veces.

- Borrar y reescribir constantemente.

- Pensamientos de agresividad contra otros.

- Asignación de números o colores de la buena o mala suerte.

6 datos sobre el TOC

1. El TOC es una de las cinco enfermedades psiquiátricas más comunes y está entre las 20 más discapacitantes.

2. No se puede prevenir, pero evitar situaciones de mucho estrés disminuye las probabilidades de que se desarrolle el trastorno.

3. Muchos de los pacientes con TOC se dan cuenta de que sus pensamientos son irracionales, pero solo pueden calmar la ansiedad con los comportamientos repetitivos.

4. Algunos tratamientos de autoayuda pueden ser benéficos, sobre todo a la hora identificar y estar atentos a ciertos signos de conductas compulsivas que se pueden evitar o disminuir con técnicas de relajación, yoga y masajes.

5. Los síntomas de TOC son frecuentemente infravalorados por los familiares e incluso por el personal médico que no indaga sobre la salud mental de sus pacientes para remitirlos a un especialista y poder tener un diagnóstico y tratamiento.

6. El TOC es doblemente más común que la esquizofrenia y que el trastorno de pánico. En la población general, es el cuarto trastorno mental más común.

Niñas que trabajan tienen mayor riesgo de padecer TOC

Un estudio sobre el TOC en niños colombianos, publicado por la Revista Colombiana de Psiquiatría, señala que las niñas escolares que además trabajan tienen mayor tendencia a padecer esta condición.

“Sorprendentemente, esta asociación no se había encontrado antes en la población infantil, quizá por la ausencia de este factor de riesgo en países desarrollados. La doble condición de trabajar y estudiar puede ser una de las posibles causas del aumento de la prevalencia de TOC en Colombia, teniendo en cuenta la importancia de las condiciones psicosociales en la etiología de la enfermedad mental”, dice la investigación.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS