Majida Issa, en los zapatos de ‘La Guzmán’

23 de abril de 2019 12:05 PM
Majida Issa, en los zapatos de ‘La Guzmán’
Majida Issa se quedó con el protagónico de ‘La Guzmán’, la serie sobre la vida de la cantante, que en el Canal RCN será el reemplazo de la segunda temporada de ‘La ley del corazón’, y se empezará a emitir este martes a las diez de la noche.//COLPRENSA

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

No fue sencillo para Majida Issa asumir el papel protagónico en la serie mexicana ‘La Guzmán’. Luchó contra la incredulidad y la tensión de las primeras semanas de grabación dentro del equipo de producción que dudaba que una colombiana pudiera interpretar a un verdadero ídolo del rock mexicano como lo es Alejandra Guzmán. (Lea aquí: Estrenan tráiler de película que Will Smith grabó en Cartagena)

Luego, cuando se estrenó en la televisión mexicana, la lucha se trasladó a los medios de comunicación, donde no cuestionaban el talento de la colombiana, reconocida en México por su papel de ‘La diabla’ en ‘Sin senos no hay paraíso’, pero sabían bien que interpretar a ‘La Guzmán’ no sería sencillo.

Pero bastaron algunos capítulos al aire para que las dudas terminaran y los elogios llegaran por su trabajo, que ahora puede verse desde esta semana a las diez de la noche por el canal RCN.

EN LOS ZAPATOS DE LA GUZMÁN

-¿Cómo llegó a protagonizar esta serie?

Un día me llamó mi mánager y me dijo que tenía que hacer un casting urgente, que sólo teníamos 24 horas para enviarlo a México y al final me dijo que era para interpretar a Alejandra Guzmán, lo que casi me da un infarto.

Corrimos, grabamos en vivo y esperamos más o menos un mes para que nos dieran la respuesta. De ahí en adelante todo fue a marcha forzada, porque los tiempos en la televisión son muy exigentes y todo fue como una montaña rusa como la vida misma de Alejandra Guzmán.

Estudiamos mucho, conocimos el personaje en tiempo récord, grabando de manera intensa. Una verdadera travesía.

-¿Cómo se trabaja un personaje inspirado en un artista real?

En 60 capítulos es imposible contar la vida de Alejandra Guzmán con tantos éxitos y cosas importantes en su carrera. Tenía que guiarme mucho por el guión y la historia que estábamos contando que es una historia resumida con momentos muy específicos de su vida que ella misma contó, porque no es una historia inventada por un libretista, ella misma lo contó y se buscó la mejor manera de contarla, por lo que se dejaron muchos detalles por fuera.

Para poder enlazar esos momentos y personajes reales si hay momentos de ficción, para hacerla más ágil, pero en esencia está ella, porque ella contó la historia, con sus éxitos, glorias y caídas, su salud y vida personal. Hay de todo.

-¿Cómo es la Alejandra Guzmán de la serie?

Alejandra no tuvo problema alguno en contar las cosas como fueron, no se justificó o intentó dar explicaciones, simplemente trató de contar como sucedieron y uno lo puede percibir desde el momento mismo en que se lee el libreto. No es una historia de hadas, es una serie muy sincera y muy valiente, porque quién estando en la cima de su carrera, como lo está ella, se atreve a contar su propia historia como lo hizo, tan sincera y directa.

-¿Cambió la percepción que tenía sobre Alejandra Guzmán?

En mi percepción, ella es una Pinal muy Guzmán (risas) Ella es hija de Silvia Pinal pero me atrevería a decir es muy parecida a su papá Enrique Guzmán, pero ella siempre dice lo que quiera, hace lo que quiere como si fuera una niña, no piensa en el ‘qué dirán’ o hace en la música lo que está de moda. Ella no tiene prejuicios, no le hace caso a nadie y hace lo que siente, lo cual me parece muy bonito, más en estas épocas en que la gente que quiere tener éxito en la música sigue ciertos patrones a seguir. Eso la hizo una estrella, porque ella no se parece como artista, no como Enrique Guzmán, ni como Silvia Pinal.

Hay una escena en la serie donde un productor le dice: cómo quiere ser, como Pinal o como Guzmán, y ella directamente le dice, Alejandra Guzmán, lo cual ha mantenido toda la vida.

-¿Adelantada a su tiempo?

Muy irreverente para su época, para la sociedad mexicana, generaba polémica por su forma de vestir, en una sociedad machista y en un medio artístico muy cuadriculado, entre fórmulas para triunfar en la música, donde ella no debería cantar rock sino pop, pero ella no era así y no cuadraba en ningún lado, lo cual fue su sello y ella nunca ha dejado de ser la misma. Eso hace que las nuevas generaciones sepan bien quién es Alejandra Guzmán.

SU ENERGÍA

-¿Se acercó a Alejandra Guzmán?

Me acerqué a ella para mirarla a los ojos para decirle que lo que yo hacía era con todo respeto y admiración, para sentir su energía y ver como hacía las cosas. No me parecía prudente preguntarle sobre su vida o acontecimientos, porque debe ser muy difícil que alguien haga tu vida en la televisión y venga a preguntarte por las cosas que te duelen o de tu pasado.

Nunca le pregunté sobre su vida para construir el personaje pero si le pregunté a personas cercanas a ella.

-¿Qué fue lo que más le interesó al conocerla?

Lo que más me interesó fue entender su energía, porque es evidente que Alejandra Guzmán tiene una energía única y especial, tanto para vivir como para el escenario, porque siempre es arrolladora. Verla, ver como se mueve, como respira, como trata a la gente, como se relaciona, me ayudó mucho a construir el personaje de la serie.

-Una colombiana interpretando a un ícono de la música en México...

Fue incomodo al principio y no fue fácil. Creo que tuvieron toda la razón y no lo juzgo, porque tenían razón en tener dudas porque Alejandra Guzmán es un personaje muy mexicano. Lo que me correspondía a mí era trabajar para que ellos empezaran a sentir seguridad y tranquilidad con lo que yo estaba haciendo. Después todo cambió y nos concentramos en la producción de la serie.

-¿Y los medios de comunicación?

La prensa tenía sus dudas durante la producción, el estreno y los primeros capítulos. Estaban un poco prevenida y no entendían cómo una colombiana haría el papel, aquella actriz que conocimos como ‘La Diabla’, no se parece. Siempre hay un montón de especulaciones, curiosidad y comentarios duros que no tomo de una manera negativa, porque todos llegaron sin haber visto mi trabajo.

Yo también tuve miedo porque es un personaje muy mexicano. Dios mío, cómo voy hacer esto, cuando supe que había quedado y que tenía mucho trabajo por delante, pero también creo que el trabajo habla por sí solo, así que lo mejor es dedicarse a él, que así las cosas tomen su lugar.

-La gente suele encasillar a los actores en cierto tipo de personajes...

Siempre hablan del peligro de encasillarse como actriz, pero a mí nunca me ha pasado. Cuando hice ‘La Ronca de Oro’ me pasó, cuando hicimos Lady también, porque son personajes de carácter muy fuerte o tienen una recordación específica dentro de la gente.

Yo nunca he sentido que me pueden encasillar en un tipo de personaje, y si me dejo encasillar será mi total culpa.

-Para personajes musicales, ¿Ayuda su experiencia en escenarios y conciertos?

Ayuda porque el escenario es muy poderoso y mientras que uno esté entrenado, logra llegar más rápido al resultado. Este proyecto de Alejandro Guzmán llegó justo al terminar una gira de conciertos con ‘Planchando el despecho’ y mi proyecto de mariachi, que tiene mucho de la música de los años noventa, donde cantaba canciones de Alejandra, aunque sin tratar de imitarla.

-¿Cómo fue cantar las canciones interpretando a Alejandra Guzmán?

Un color muy especial. Además, la forma de cantar de Alejandra cuando tenía 20 años, a los 30 y a los 40 años, son colores muy diferentes, se ha ido transformando, así que debía ser muy consciente de la edad en la que la estaba interpretando para manejar su color al hablar y cantar. Son cambios muy sutiles pero muy importantes.

-¿Y la historia de Majida Issa en la música?

Terminamos hace poco un mes de temporada de ‘Planchando el despecho’ en Bogotá con muy buenos resultados y vamos a comenzar la gira nacional por todo el país. Llevamos tres años con tres repertorios diferentes, y para el segundo semestre de este año tendremos nuevos conciertos con nuevo repertorio.

-¿Seguirá con la música ranchera?

Justo antes de irme a México, estaba trabajando con Ricardo Torres y su mariachi, mi segundo trabajo que lo dejamos a la mitad. Ahora, lo estamos retomando con las canciones elegidas, entre inéditas y grandes clásicos.

-¿Y el cine?

En enero hice una película colombiana ‘Libertad’ que seguramente se estrenará este año. También estoy muy ilusionada porque a finales del año vamos a rodar ‘El bolero de Rubén’, que es cine independiente musical dirigido por Juan Carlos Mazo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Farándula

DE INTERÉS