Mundo


Canadá: bosques se han convertido en un “infierno” por cambios climáticos

La temporada de incendios en Canadá ha dejado un sin número de perdidas y el fuego parece no cesar.

EFE

28 de agosto de 2023 08:15 AM

Nunca Canadá había vivido una temporada de incendios forestales tan destructiva como la de este verano, con cerca de 6.000 fuegos que, alimentados por la crisis climática, han quemado un área equivalente a la suma de Guatemala y Costa Rica. Los expertos dicen que es solo el comienzo. Lea aquí: Declaran estado de emergencia ante el crecimiento de los incendios en Canadá

Las imágenes que se repiten desde mayo de los bosques canadienses son apocalípticas.

Vehículos cargados con familias, circulando por carreteras asediadas por árboles en llamas. Ciudades cercadas por incendios. Tornados de llamas generados por las intensas temperaturas. Cielos anaranjados por los fuegos y cubiertos con gruesas capas de humo. Casas y vehículos convertidos en cenizas.

Desde hace semanas, cada día los incendios forestales rompen récords en Canadá. Nunca antes en toda su historia el país norteamericano se había tenido que enfrentar a una situación similar.

“La situación es extraordinaria”, declaró David Martell, profesor emérito en sistemas de gestión de incendios forestales de la Facultad John H. Daniels de Arquitectura, Paisajes y Diseño de la Universidad de Toronto.

Fotografía cedida de un incendio en el Lago Adams, ubicado en Columbia Británica (Canadá). //EFE
Fotografía cedida de un incendio en el Lago Adams, ubicado en Columbia Británica (Canadá). //EFE

“Es la peor temporada de incendios forestales nunca registrada en el país. Se ha quemado alrededor del 6 % del bosque boreal de Canadá. Es una cantidad bastante enorme. Normalmente sería un 1 %”, añadió Martell.

El área quemada desde que empezó el año es ya 150.000 kilómetros cuadrados, 10 veces más que la superficie consumida por las llamas en todo el año pasado, seis veces más que la media anual de la última década, equivalente a la masa terrestre de Bangladés o la suma de Guatemala y Costa Rica.

Canadá es el tercer país con más bosques del mundo, unos 3,5 millones de kilómetros cuadrados, algo menos de la superficie de todos los países que conforman la Unión Europea (UE). Y de esta cantidad, unos 2,7 millones de kilómetros cuadrados es bosque boreal.

“A pesar de que Canadá tiene una extensa área forestal, un 6 % es mucho”, explicó Martell, que destacó que la mayoría de los incendios de este año han quemado bosque boreal.

CRISIS CLIMÁTICA

Un estudio dado a conocer hace escasos días por un equipo internacional de científicos concluyó que la crisis climática, con el aumento de las temperaturas, ha duplicado las posibilidades de que Canadá sufra condiciones meteorológicas que faciliten la aparición de incendios extremos.

Los científicos de Canadá, el Reino Unido y Países Bajos señalaron que de mayo a julio, el país norteamericano experimentó temperaturas 0,8 grados centígrados por encima del anterior récord establecido en 1998, un aumento que calificaron como “enorme margen”.

Y advirtieron de un aumento de la probabilidad e intensidad de grandes incendios, como los vividos este año, en un mundo en el que las temperaturas subirán 2 grados centígrados, como está previsto que ocurra a consecuencia de las emisiones de gases con efecto invernadero.

Todo el mundo sabe que este tipo de veranos se han hecho más comunes y serán mucho más normales por el cambio climático”

David Martell

Lo que es casi peor, los incendios están creando un ciclo que se retroalimenta.

Según el Servicio Copérnico de Monitoreo de la Atmósfera de la Unión Europea, del 1 de enero al 31 de julio, los incendios forestales canadienses emitieron el equivalente a 1.000 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que agravará la crisis climática.

IMPACTO HUMANO

Aunque la mayoría de los casi 6.000 incendios forestales sufridos este año en Canadá se han producido en áreas remotas (Canadá es el cuarto país del mundo con más masa terrestre), alejados de grandes áreas urbanas, Martell lamentó que el impacto humano y económico está siendo dramático.

Los 20.000 habitantes de la ciudad de Yellowknife, la capital de los Territorios del Noroeste a unos 5.000 kilómetros al noroeste de Toronto, han sido evacuados por la amenaza de las llamas que están a 15 kilómetros del centro urbano.

En la provincia de Columbia Británica, en el oeste de Canadá, más de 35.000 personas tuvieron que ser evacuadas de las localidades de Kelowna West y Kelowna, que tienen una población combinada de unas 160.000 personas. Lea aquí: En fotos: Grecia lucha contra el fuego por sexto día consecutivo

Fuerzas Armadas Canadienses trabajando en la construcción de cortafuegos. //EFE
Fuerzas Armadas Canadienses trabajando en la construcción de cortafuegos. //EFE

También en Quebec, en el este del país, decenas de miles de personas huyeron de las llamas y abandonaron sus hogares en julio y agosto.

En total se estima que un cuarto de millón de personas han sido evacuadas este año en Canadá a consecuencia de los incendios forestales.

El coste económico todavía no ha sido medido, pero se teme que será con mucho el desastre natural más caro en la historia del país.

Y el impacto de los incendios forestales no se ha limitado a las fronteras del país. El peligroso humo de los fuegos, cargados con partículas dañinas para la salud, ha provocado graves problemas en ciudades estadounidenses como Nueva York o Washington e incluso ha llegado a Europa.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS