Mundo


¿Cómo se recopilan las cifras sobre infectados por el coronavirus?

El tratamiento de los datos varía mucho de un país a otro y no siempre hay un protocolo de actuación establecido.

DEUTSCHE WELLE

20 de marzo de 2020 05:44 PM

Aparte de la dificultad de estimar el número de afectados por COVID-19 no atendidos en los hospitales, el tratamiento de los datos varía mucho de un país a otro y no siempre hay un protocolo de actuación establecido.

En México, cuando llega estos días a un hospital un paciente que puede haber contraído el coronavirus, se rellena un completo cuestionario de dos páginas en el que se registran minuciosamente los síntomas, además de muchos otros datos (se pregunta incluso si se ha tenido contacto con “heces”). El impreso “Estudio epidemiológico de caso sospechoso de COVID-19” se envía entonces, junto a otro de seguimiento de los contactos que ha tenido el paciente, a la Unidad de Inteligencia Epidemiológica y Sanitaria de la Dirección General de Epidemiología, que reúne y analiza los datos.

Estos “estudios de caso” los establecen las autoridades federales de vigilancia epidemiológica, dependientes de la Secretaría de Salud, y es obligatorio cumplimentarlos en todo el país. Hay uno general, pero para casos de alertas concretas se define un formulario específico. En el caso del coronavirus está disponible desde el 27 de febrero, antes siquiera de que hubiera un solo caso de paciente infectado confirmado en el país, aunque los primeros fueron anunciados solo un día después.

Pero no siempre está tan bien especificado el procedimiento a seguir. En España, por ejemplo, los médicos se quejan de que no hay un criterio unificado. En cada región, que son las que tienen cedidas las competencias en Sanidad, e incluso en cada hospital, se recogen los datos de una forma distinta. El diagnóstico se codifica en la historia clínica de atención primaria u hospitalaria del paciente y así se puede recopilar el número de casos. El responsable de Medicina Preventiva de cada centro hospitalario reúne los datos y los envía a la respectiva Consejería de Sanidad regional.

Estimación de infectados no registrados

En Madrid, la región con más casos de coronavirus en España, que es ya el tercer país con más casos confirmados de COVID-19 en todo el mundo, los médicos estiman que el número total de afectados es cuatro o cinco veces superior a los registrados. Las autoridades sanitarias han lanzado este viernes (20.03.2020) una aplicación para teléfonos celulares que permite hacer un autodiagnóstico a personas que muestren síntomas. De esta forma, además, se consigue hacer un seguimiento de los casos no atendidos en centros sanitarios.

En Alemania, el centro de referencia en epidemiología es el Instituto Robert Koch (RKI) de Berlín, que recopila los datos oficiales de cada estado federado. Sin embargo, al igual que en otros sitios, los funcionarios están sobrecargados de trabajo y se están dando retrasos en la actualización de las cifras. Incluso los datos para Alemania de contagios y fallecidos están más actualizadas en la página de la Universidad Johns Hopkins que en la del RKI, como el propio instituto ha tenido que reconocer a la prensa local.

Agregación internacional de las cifras

En la Unión Europea, la información la proporciona cada país miembro a una base de datos conjunta gestionada por el Centro Europeo para Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), con sede en Solna, al norte de la capital sueca, Estocolmo. A esta base de datos, del Sistema de Vigilancia Europeo (TESSy), tienen acceso distintos organismos públicos, organizaciones internacionales e investigadores externos.

Ahí están centralizados los datos oficiales para Europa. Si bien estos datos que maneja el ECDC son proporcionados por los sistemas de salud de cada país europeo directamente, advierte que los datos globales los obtiene “de múltiples fuentes, tales como páginas web de ministerios o institutos de salud pública”.

En América Latina es la Organización Panamericana de la Salud, con sede en Washington y perteneciente a la OEA pero que actúa también como delegación regional de la Organización Mundial de la Salud, la encargada de recopilar los datos de cada país. Incluso esta semana ha mediado para el intercambio de información sanitaria entre Colombia y Venezuela, dos países con las relaciones diplomáticas congeladas desde hace poco más de un año y con la frontera cerrada a causa del coronavirus. (dzc)