Mundo


Escalofriante: el jardinero que ‘sembraba’ a sus víctimas en macetas

El asesino en serie tenía como víctimas a homosexuales que citaba por aplicaciones de encuentros sexuales.

EL UNIVERSAL

23 de junio de 2022 01:06 PM

¿Quién imaginaría que un reconocido jardinero en Toronto tuviera tales alcances? Nada lo ponía en la lista de sospechosos, sin embargo, había sido entrevistado por la policía debido a denuncias por agresiones a hombres de la comunidad LGBTIQ+

El misterio fue creciendo como una bola de nieve que cada vez se hacía más visible. Según el reporte de las autoridades, McArthur ya había tenido señalamientos por otras personas como una alguien violento. Tenía antecedentes por haber golpeado a su expareja en la cabeza en 2003, en 2013 fue entrevistado por indagaciones policiales sobre la desaparición de tres de sus víctimas, pero no logró ser acusado por estos casos.

Asesinaba a homosexuales

Al parecer, el hombre de 67 años tenía establecidas e identificadas a sus víctimas. La técnica que usaba para localizarlos era por medio de una aplicación para citas y encuentros gay. Ahí hablaban y acordaban una cita presencial que no tenía reversa, ya que este era el momento para asesinarlos.

Entre las víctimas identificadas se encuentra Majeed Kayhan, de 58 años; Soroush Mahmudi, de 50; Skandaraj Navaratnam, de 40; Andrew Kinsman, de 49; Dean Lisowick, de 47; Abdulbasir Faizi, de 42 años y Kirushnakumar Kanagaratnam, de 37. Todos hacían parte de la comunidad LGBTIQ+

Y esos son por ahora los nombres que se lograron identificar, la Policía estima que pueden llegar a existir muchas más personas en esta lista.

¿Cómo lo descubrieron?

McArthur solamente tenía antecedentes , pero estos no confirmaban con claridad si era él el responsable o no de estos crímenes, hasta que apareció una pista que lo llevó a ser el principal sospechoso, una que no provenía de un descuido suyo, sino de una agenda en la que no sabía que estaba escrito su nombre.

Andrew Kinsman, una de sus víctimas, tenía el nombre “Bruce” escrito en su agenda precisamente en la fecha en que desapareció. La investigación se redujo cuando algunas cámaras de seguridad corroboraron que Kinsman se subió a un carro Dodge Caravan rojo, el modelo de este auto correspondía la adquisición de solo cuatro personas, entre estas Bruce McArthur.

Cuando el vehículo fue rastreado se confirmó la presencia de Kinsman antes de ser asesinado, y habían restos de sangre y semen del hombre.

La policía no lo alarmó, simplemente dejaron que actuara nuevamente, y tal cual ocurrió. Se reunió con un hombre identificado como ‘John’, con quien se dirigió a su casa para un nuevo encuentro, acto seguido lo esposó en la cama y procedió a ponerle una bolsa de plástico en la cabeza.

Afortunadamente las autoridades tocaron a su puerta y salvaron a ‘John’ de ser la siguiente víctima mortal.

Imágenes aterradoras

Durante el juicio que se realizó en enero del 2019, las pruebas fueron entregadas como evidencia. El fiscal advirtió a la corte que las imágenes eran tan delicadas que podrían afectar la “salud mental” de quienes pudieran observarlas.

Las imágenes fueron extraídas de la computadora del asesino, donde las guardaba en carpetas con los nombres de cada una de sus víctimas, a quienes luego de asesinar, las acomodaba en poses específicas para fotografiarlas, además de haber afeitado la cabeza de la mayoría para guardar luego su cabello en bolsas Ziploc donde guardaba sus herramientas de jardinería.

Lo más sorprendente fue descubrir que tras descuartizar a las víctimas, el asesino dejaba sus restos en macetas de las casas donde ofrecía sus servicios como jardinero.

Bruce McArthur fue condenado en 2019 a cadena perpetua. Sin embargo, el juez informó que existe la posibilidad de que solicite la libertad condicional cuando cumpla los 25 años tras las rejas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS