Puro Parampampán II

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Casi me da un patatús o un soponcio al ver el pocotón de comentarios que me escribieron por la columna que publiqué el domingo pasado (https://bit.ly/2Xd1JYh). Me sorprendió este de Alba Andrade Herrera: “Tanto embeleco por leer esto y salió fue con un chicotico ahí. Procura que el otro sea más mamonúo. Ahora tampoco es que resulte con su jarria de cagarrutia, porque esto de hoy fue apenas la embocá del tema” (sic). Me di cuenta en el acto que me metí en cipote lío porque la mayoría de los críticos lectores pedían que esta fuera una columna con más palabrejas de esas.

La gente dejó un rato el chus chus por las redes sociales para sacar los dichos del baúl de los recuerdos, o del viejo escaparate, y colgarlos en el tenderete virtual. Mostraron la palangana arrinconada en el patio y se tomaron hasta una selfie con uno que otro cosiampirejo, como aquel antiguo cutarro, por ejemplo. Algunos hablaron del chis chis que cayó el fin de semana, pese a que las nubes amenazaban con palo e’ aguacero. Otros, como Henry Rivera, me cayeron con toda en Facebook: “Parapeto de pasquín este”. Manda cáscara, pero le regalé un Me Divierte. Había de todo, comentarios muy bacanos y uno que otro peye, fulero, sin son ni ton.

Pero entonces recuerdo que me quedo sin espacio y debo escribir sobre “parampampán” como lo prometí. Me dice don Juan Gossain que esa palabra es de origen caribe. “Se trata de una imitación del sonido estrepitoso que hacen los tambores. Pero ya la usan también en España, sobre todo en la zona del Mediterráneo, donde significa enredo descomunal, gritería, pelotera. Una trifulca, en fin. Aquí, en su Caribe original, es sinónimo de tumulto, tropelín, aglomeración ruidosa: ‘Se formó un parampampán en la Boca del Puente porque estaban regalando libros’”.

Agrega que en Venezuela es una expresión muy popular que se usa para describir amoríos ocultos, travesuras sexuales, aventuras secretas de una persona casada: “Lucho tiene un parampampán con la vecina”. El pueblo venezolano también la usa para describir una confusión causada ex profeso con el ánimo de enredar las cosas. Por ejemplo: “Los políticos están armando un parampampán con las próximas elecciones”.

Según el estupendo Diccionario de colombianismos, del Instituto Caro y Cuervo, en nuestro Caribe colombiano también se usa “parampampán”, de modo coloquial, para describir un simulacro o engaño.

Yo estaba buscando la palabra precisa para describir lo que hace la Oficina de Espacio Público del Distrito y creo que la encontré. Eso de llegar al mercado de Bazurto con varios brigadistas y decir a viva voz en los medios de comunicación que se recuperaron varios metros que estaban invadidos, para que en menos de lo que canta un gallo el desorden y el caos vuelvan a tomarse el espacio público no es más que eso, puro parampampán.

Periodista. Magíster en Comunicación. Twitter: @javieramoz

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Columna

DE INTERÉS