Política


“El precio por mi cabeza ya fue pagado”: Contralor distrital de Cartagena

Esa fue la denuncia de Rafael Castillo Fortich quien aseguró que un “grupo de reconocidos políticos” de la ciudad habrían acordado algo: su asesinato.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

17 de enero de 2022 11:16 AM

El pasado viernes pasaron muchas cosas. La arena política de Cartagena se agitó con la captura de la concejala Gloria Estrada quien se movilizaba en un vehículo con un kilo de clorhidrato de cocaína, armamento y dinero. En simultáneo, según denuncia Rafael Castillo Fortich, contralor distrital, un grupo de personas se reunió para acordar los términos de su muerte.

(Lea: ¿Qué pasará con la curul de Gloria Estrada tras ser procesada?)

Cuando parecía que a esta ciudad no le cabía otro escándalo político, el contralor denunció la peligrosa situación ante los medios. “Es una responsabilidad mía como servidor público darle a conocer a la ciudad de cosas que están sucediendo alrededor de mi persona”.

Esto dijo Castillo Fortich sobre la degradación de la política en Cartagena: “Mi familia y yo este fin de semana nos sentimos como muchas familias en los años 80, cuando los funcionarios tenían que decidir sí su vida o su trabajo. Decidir sí morir ejerciendo su trabajo o tener que rendirse doblegarse ante la corrupción y la criminalidad”.

La reunión

Según indicó el jefe del ente de control fiscal, el pasado viernes 14 de enero hubo una reunión de personas que el contralor definió como “un grupo de políticos” en una finca en la zona rural de la ciudad. “Así se hacen llamar: un grupo de políticos. Fue una reunión privada donde intervinieron varias personas oriundas de distintas zonas del departamento de Bolívar. El objeto de la reunión era organizar un atentado en contra de mi integridad. Donde se dijo que yo ‘ya estaba pago’ para que esta semana se ejecutara un atentado contra mi vida”.

Y agregó: “Cartagena tiene que saber lo que está sucediendo con la clase política que la controla. Tengo el deber de informarle a la ciudadanía, autoridades y medios de comunicación que estamos en mano de unos criminales que han intervenido la política en la ciudad.

¿Por qué tiene su cabeza un precio?

El contralor indicó que la conspiración en su contra estaría motivada, presuntamente, por sus decisiones como contralor. “Siempre hemos actuado bajo el amparo de la ley y de la constitución. Y bastantes debates constitucionales ante los jueces de tutela han surgido. Y que me diga cualquier contradictor político en cuál o en qué proceso he fallado. ¿Qué tutela me ha hecho revocar alguna medida de las que he tomado desde que tengo el timonel de la Contraloría? Ninguna”, afirmó.

Y añadió: “Varios procesos se han llevado de la Contraloría Distrital, por ejemplo, la Contraloría General de la Nación, en su control excepcional, se llevó la investigación fiscal contra el alcalde William Dau y varios funcionarios del Distrito. Procesos con medidas cautelares como los embargos a sus cuentas que aún persisten luego de meses de investigación por el ente nacional”.

El contralor definió esa decisión de la Contraloría General como un alivio. “Se llevaron ese proceso por petición del alcalde Dau que lo solicitó ante la Contraloría porque adujo que conmigo no tenía las garantías y que su investigación era una irregularidad. Mejor cosa no pudo haber pasado, ya que una institución nacional, un tercer ente más objetivo al tomar ese proceso, calificara nuestra actuación en ese proceso, el cual sigue adelante pese a las múltiples tutelas interpuestas por ellos”.

Y apuntó cuál sería el origen de la bala prometida. “Son esos procesos de lucha contra la corrupción que hacen incomodar a la gente. Son miles y miles de millones que están en riesgo, y que desde que estoy como contralor con nuestras actuaciones legales y constitucionales hemos golpeado a aquellos acostumbrados a jugar con esos recursos”.

Y profundizó: “Son esos los asistentes a la reunión en donde se acordó y se pagó por mi cabeza. No puedo decir la fuente ni el nombre de esas personas porque entonces interferiré en las investigaciones judiciales. Pediré ante la Policía Nacional un respaldo de seguridad con escoltas; e interpondré las denuncias respectivas en la Fiscalía”.

Rafael Castillo Fortich definió la situación como una persecución criminal y política. La amenaza la mandaron con una persona de su absoluta confianza.

¿Parte de una guerra en el Concejo?

A la pregunta de si la amenaza tiene algo que ver con una lidia política entre coaliciones en el Concejo, expuso lo siguiente: “Sé quienes son los que se reunieron, conozco sus nombres y Cartagena los conoce. Son reconocidos en la política y en unas horas, al abrirse sus procesos, se irán difundiendo sus identidades. Lo único que puedo afirmar es que este es el resultado de mi gestión como contralor distrital”.

“El precio por mi cabeza ya fue pagado”: Contralor distrital de Cartagena

Y agregó: “Que haya una guerra en el Concejo entre los que me votaron y los que apoyan a Freddys Quintero solo puedo decir que ese tipo de tensiones son normales en un órgano legislativo con mayorías, minorías, alianzas y varios partidos y decisiones políticas. Pero es un tema en el que no tengo injerencia”.

¿Coletazos de la polémica con Gloria Estrada?

Recientemente, el alcalde William Dau acusó al contralor de ser una ficha política de la concejala Gloria Estrada, hoy procesada por porte y tráfico de estupefacientes. El mandatario incluso afirmó que su esposa trabajaba en el Concejo gracias a la sindicada. “Con relación a la doctora Gloria Estrada solo puedo decir que es una situación penosa para ella, para su familia, para sus allegados, para la ciudad y para el Concejo, donde ella ejerce sus funciones. Yo en ese tema estoy como el resto de la ciudadanía y es a la expectativa del ejercicio de la ley y el resultado del juicio en su contra. Dar conceptos al respecto sería inconveniente. El beneficio de la duda y la presunción de inocencia es un derecho de todos los ciudadanos”.

“Reitero que mi relación con ella solamente es que somos vecinos del mismo edificio. Me encuentro con ella en el ascensor en la mañana, en el mediodía y en la tarde. Ya sí la gente asume que podamos tener una relación más allá de lo circunstancial, ya queda en ellos”.

¿El grupo conspirador tiene alguna cercanía con la Alcaldía de Cartagena y William Dau?

La rivalidad política entre la Contraloría Distrital y la Alcaldía de Cartagena es vox populi en Cartagena, por lo que algunos pensarían que puede tener alguna relación con su amenaza de muerte. “Sí bien es cierto que estamos investigando presuntas irregularidades en entidades distritales como el Dadis, el que tenemos intervenido desde el 13 de diciembre del año pasado, y seguiremos investigando posibles actos de corrupción, yo creería que estos autores intelectuales de un atentado en mi contra no tienen ninguna relación o vínculo con el Distrito, pero serán las autoridades las que esclarezcan todo”, explicó el contralor.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
  NOTICIAS RECOMENDADAS