Política


“Estamos defraudando a los jóvenes y así destruyendo el futuro”: Echeverry

El precandidato presidencial de la Coalición de la Experiencia habla de su proyecto de país, en el que lo medible prima sobre los discursos agitadores de masas.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

26 de noviembre de 2021 12:00 AM

¿Quién es Juan Carlos Echeverry? Le pregunté a varios mototaxistas agolpados en una esquina cualquiera en Cartagena. Ninguno conocía a uno de los economistas más prestigiosos del país, exministro de Hacienda y Crédito Público, exdirector de Ecopetrol y líder de la, cada vez más popular, “Coalición de la Experiencia”.

(Lea: De esta manera una aplicación fomenta la justicia y la paz en Colombia)

Echeverry nació en Bogotá, y su infancia estuvo repartida entre Cundinamarca, Tolima y los Llanos Orientales, lo que “le dio una visión política en donde las regiones son motores de desarrollo y no llevan ese rol secundario en un Estado profundamente centralista”, según afirma.

Hasta hace poco hacía parte de la baraja de precandidatos presidenciales del Partido Conservador, quienes terminaron decantándose por el senador David Barguil para llegar a la Casa de Nariño. Sin embargo, ímpetu, rebeldía o la voluntad del que considera tener un proyecto concreto de país, distante de discursos ideológicos y utopías, persistió y ahora es precandidato por medio de recolección de firmas.

“No estamos pendientes de la ideología sino de los resultados, los problemas no son de derecha ni de izquierda y las soluciones no son de derecha ni de izquierda. Las soluciones son buenas o malas son efectivas y eficaces”, explica Echeverry, quien con esa impronta lidera la “Coalición de la Experiencia”, la última facción política en aterrizar a las elecciones presidenciales.

“La idea es juntar gente que haya estado involucrado a fondo en el servicio público y que haya resuelto problemas, manejando bien los recursos del Estado, con ética, gente que respete el buen manejo de la economía, gente que maneje la democracia con sus normas, reglas, leyes”, precisa.

¿Quiénes la conforman?

Enrique Peñalosa, Dilian Francisca Toro, David Barguil, Alex Char y Federico Gutiérrez. Todos con una hoja de vida pública comprobable y de gestión exitosa en sus cargos. Una alianza estratégica para construir un mejor país desde las regiones. El centralismo no puede seguir dominando, mientras los territorios pierden potencialidad y empoderamiento en resolver sus propios problemas. Con esa máxima vamos a ganar la Presidencia de la República.

“Estamos defraudando a los jóvenes y así destruyendo el futuro”: Echeverry

¿Qué propone para impulsar la economía, empleo y la reactivación?

Primero descentralizar este país, buscar la centralidad de Bolívar, y la centralidad de las provincias y regiones. Proyectos como el tren del caribe me gustan mucho, mirar lo que se puede hacer por todas nuestros departamentos y regiones como, por ejemplo, una red muy fuerte de vías terciarias.

Buscar aquellos milagros económicos que se deben producir para una región que hoy tiene un ingreso por habitante de $500.000 - $600.000 pesos mensuales como son muchos de los municipios de Bolívar, montos que se pueden duplicar. Eso no es difícil. Se necesita crédito, tecnología, pioneros que entren empresarialmente a tecnificar el agro, por supuesto, se necesita seguridad y justicia, sin esto sería imposible, yo creo que son cosas que son fáciles de decir para agitar plazas públicas, pero difíciles de hacer, lo que requiere compromiso y hojas de ruta concretas.

Pero para eso hay que transformar a fondo la forma como el Estado está, como hoy funciona es muy ineficaz, hay que buscar empoderar las regiones, combatir con todo a la informalidad, como por ejemplo el caso de Cartagena, con tanta riqueza y hay tanta informalidad, nosotros tenemos que poner a la formalidad como una obsesión, acabar la informalidad y eso se hace con una mezcla de apoyo social y de creación de empleo y empresas, ponerle plata a la gente en los bolsillos.

Ese es el fin único de cualquier cosa que uno haga que la gente pueda dignamente pagar sus costos, mandar a sus hijos al colegio y tener una vida digna.

Se pone plata en los bolsillos de las personas pero se sienten inseguros caminando por las calles.

La seguridad tiene dos elementos que están muy relacionados: Uno, lo que pasa en nuestras calles y parques, ahogados por crimen y el microtráfico y esto hace que los padres no tengan la seguridad de mandar a sus hijos a hacer recados, comprar víveres, o ir a jugar fútbol a un parque cercano. Ese es un frente de batalla y otro frente sucede en los campos de Colombia donde hay 140 mil familias cultivando coca y muchas de ellas obligadas.

Hoy, después de 40 años de lucha, tenemos un récord de producción de cocaína en Colombia. Algo estamos haciendo mal. Falta estrategia en las calles y en los campos de Colombia, entonces, yo no veo otra forma que tener más presencia policial en sinergia con una comunidad que confíe en ellos y los respalde como vigías de la seguridad.

En su campaña usted ha compartido mucha imágenes con su familia, con los niños, sus hijos, en materia de educación, ¿qué propone para el futuro?

Como padre de familia a mi lo que más me preocupa y lo que le digo a mis hijos es que lean y aprendan un instrumento, analicen textos, sepan escribir.

Yo he sido profesor por 40 años y es una obsesión que la educación que tenemos la tenemos que cambiar. Reformar el sistema educativo para que le dé a los niños lo que necesita y no frustración, y esta frustración hace que pierdan confianza en todo el sistema educativo, político, económico del país.

Es muy grave defraudar a los jóvenes y es lo que estamos haciendo”

Juan Carlos Echeverry, precandidato presidencial.

¿Cómo intervenir el ámbito universitario?, hay muchos analistas que dicen que las carreras en Colombia son muy largas y no se potencia el estudio técnico.

En el fondo es un tema de respeto y dignidad. Si tú quieres ser manicurista o peluquero o quieres producir pasteles en una pastelería, los alemanes te dan un sistema de aprendiz, asociado y maestro y tú tienes la forma de avanzar en la vida y te ganas el respeto de tu comunidad, barrio y municipio, siendo el mejor pastelero de tu municipio.

Nosotros nos hemos vuelto un país con profesionales con profesiones que no les retribuyen y le han quitado la dignidad y respeto a todas las prácticas, artesanías y carreras técnicas. ¿Qué mejor que un buen soldador, carpintero que se pueda ganar con un talento y vocación. Hay que devolverle a los oficios un estatus y una dignidad y eso se hace reformando la educación; algunos querrán mantenerse con el título universitario lo que está muy bien en lo cual también hay que promover, pero lo que produce más al éxito económico del país es potenciar las matemáticas, más profesiones técnicas, más profesiones como ingeniería, ciencias, etc.

Si las tardes de los niños y jóvenes de Colombia las ocupan en practicar deportes, estudiar la cultura y oficios, y el Estado ofrece y promueve eso, los niños se animan. Así configuramos un mejor futuro para el país, para la vida de los niños y jóvenes, siempre expuestos al flagelo de la droga.

Pero como le digo, cualquier debate con relación a la inseguridad, a fomentar el empleo, a fortalecer la educación, incluso, a ver cómo empoderamos a nuestros deportistas, artistas y emprendedores... se debe dar con propuestas concretas, coherentes con el contexto, medibles y comprobadas.

Los populismos y el miedo como recurso electoral no son más que mentiras.
  NOTICIAS RECOMENDADAS