Política


Polémica tras recibimiento de Pedro Sánchez a Gustavo Petro en España

La gira “presidencial” ibérica del precandidato de izquierda ha causado un gran revuelo. Pero, la reunión con un empresario provocará más polémica.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

10 de enero de 2022 02:56 PM

“Nadie es profeta en su tierra”, refrán bíblico que puede definir la actualidad de la campaña presidencial de Gustavo Petro, precandidato del Pacto Histórico. En Colombia, su coalición de izquierda no pasa por el mejor momento en medio de tensiones internas; además, el fuego cruzado con sus opositores se ha avivado luego de discusiones con empresarios como Mario Hernández.

(Lea: “Es hora de que Cartagena deje de ser la ciudad del hambre”: Gustavo Petro)

Sin embargo, a 8 mil kilómetros de Bogotá, el senador Petro está llevando una gira en España con encuentros tan importantes que, para muchos analistas, son dignos del presidente de Colombia. El pasado viernes lanzó su campaña internacional en Barcelona, con la impronta de que su “candidatura trascienda el territorio colombiano”.

Polémica tras recibimiento de Pedro Sánchez a Gustavo Petro en España

Que Petro haga mítines políticos fuera de Colombia no es lo que atiza la polémica en aquellos contrarios a su persona, ya que no es el primer contendiente por la Casa de Nariño que lo hace, sino que es algo inédito: es el único candidato presidencial que se ha reunido con un primer mandatario extranjero, en este caso, el presidente español Pedro Sánchez.

La gira ibérica

El senador Gustavo Petro en medio de su recorrido por tierras catalanas sostuvo una reunión con Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. En ese desayuno se trataron temas de fortalecimiento gubernamental y transparencia de la diplomacia colombiana en ese país. El líder de izquierda aprovechó la ocasión para lanzar un dardo: En caso de ganar la presidencia, el servicio diplomático de Colombia no tendrá embajadores que tienen laboratorios en sus fincas o de los que exportan bananos mientras masacran a sus trabajadores en la plantación”.

Durante su conversación con la alcaldesa Colau, Petro trató sobre los cambios políticos que se presentan en Latinoamérica en torno al fortalecimiento de la izquierda y de propuestas presidenciales alternativas lo que, para él, “propiciaría los lazos de amistad para cuando nos toque gobernar”.

Posteriormente, lanzó su campaña internacional en un evento realizado en el Centro Cívico Cocheras de Sants con actos musicales y culturales. Allí, se proyectaron discursos pregrabados de los principales líderes del Pacto Histórico. A la ceremonia asistieron varios actores políticos de su coalición y dirigentes de izquierda españoles.

A su turno al micrófono, expresó: “tengo el pálpito de que ganaremos en las elecciones presidenciales de mayo y así liderar la lucha mundial contra el cambio climático, seremos Potencia de la vida”.

(¿Cómo le fue a Rodolfo Hernández y a Gustavo Petro en reciente encuesta?)

La polémica madrileña

Hoy lunes, Gustavo Petro presidió un masivo evento con adeptos de su proyecto político en la capital de España. Y así, como estuvo previsto, sostuvo reuniones tan importantes que tienen a muchos aplaudiendo y a otros elevando críticas.

El primero de estos encuentros lo tuvo con Yolanda Díaz, ministra de Trabajo y Economía Social, vicepresidenta segunda del Gobierno y miembro del Partido Comunista de España. Una las mujeres más poderosas de la coalición de Gobierno. Posteriormente, tuvo una cita con Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales, secretaria de Estado de Agenda 2030 y secretaria general del partido Podemos. Los dos encuentros se dieron en las sedes ministeriales.

Si la agenda política de Petro cesara con esos dos encuentros, no se levantaría mucha arena, ya que son dos líderes de la izquierda española afines a su ideología; sin embargo, por primera vez, un candidato presidencial colombiano se encontró con un presidente español. El encuentro se dio hoy en la sede del Partido Socialista Español (PSOE), donde Pedro Sánchez lo recibió como secretario general de esa colectividad y no como jefe de Estado, lo que busca desestimar las críticas de lo inconveniente o de una presunta injerencia electoral transatlántica.

No obstante, los opositores españoles y colombianos de este encuentro no les basta con este matiz logístico y denuncian que: “se está poniendo la institución al servicio electoral de un foráneo”.

Mientras muchos hacen la siesta, en horas de la tarde se encontraría con Felipe González, expresidente español, como otro encuentro estratégico que busca alinear las redes y consolidar la izquierda internacional.

Petro y el empresariado

El encuentro con el presidente Sánchez no es el más relevante, según analistas, ya que en su agenda española está la reunión que Petro sostendrá con Antonio Garamendi, jefe de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), luego de varios actos relacionados con las causas sindicales de trabajadores y de miembros de la sucursal ibérica de la Colombia Humana.

Muchas voces consideran el encuentro con el llamado “jefe de los empresarios españoles” como sumamente importante, ya que el candidato estaría alineando las relaciones comerciales bilaterales que siempre han sido vitales entre Colombia y España. El encuentro será en la sede de la Unión General de Trabajadores. Un encuentro propiciado por el PSOE y por Podemos.

El precandidato Petro buscará en la reunión con el importante líder gremial disipar los miedos de los empresarios españoles, una concepción derivada del polarizado debate político en Colombia y de los argumentos de los partidos de derecha en Colombia sobre una posible expropiación y nacionalización industrial, en caso de quedar presidente.

Si el encuentro con el mandatario Sánchez está provocando escozor en la arena política, la indignación seguirá multiplicándose en empresarios como Mario Hernández y José Félix Lafaurie, rivales del exalcalde de Bogotá, si de la reunión con Garamendi sale humo blanco.

“Lo que refleja la agenda es la importancia del candidato para diversos sectores en España. Una agenda, prácticamente de presidente, no porque él la quiera, sino porque ellos se lo permiten como el gran favorito a ganar las elecciones presidenciales. Este tipo de actos no están al alcance de cualquiera, aunque no se esté pidiendo votos, sí se está fortaleciendo su campaña a pocos meses de las elecciones con un enorme valor simbólico”, señaló el periodista español Enrique Rodríguez.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
  NOTICIAS RECOMENDADAS