Política


Siguen dudas por proyecto de alumbrado público en el Concejo Distrital

En un nuevo debate, los cabildantes reiteraron sus preocupaciones sobre el proyecto de acuerdo presentado por el Distrito.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

24 de noviembre de 2020 12:00 AM

Una nueva sesión se cumplió en el Concejo Distrital para debatir el proyecto de acuerdo presentado por el Distrito de Cartagena para la prestación del servicio de alumbrado público del año 2021 en adelante. (Lea: Comienza discusión por el proyecto de alumbrado público en Cartagena)

Cabe recordar que el proyecto consiste en la solicitud al Concejo de otorgar facultades al alcalde para que use vigencias futuras y así celebrar el contrato que daría la garantía del servicio. Para ello, el monto solicitado fue de $464 mil millones que incluyen costos de administración, operación y mantenimiento (AOM); interventoría; y suministro de energía en un período de diez años.

Myrna Martínez, secretaria general (e) del Distrito, explicó que para establecer estos montos se tomó como base el estudio de Findeter que definió los topes que se aplicarían a cada uno de los componentes necesarios para prestar el servicio de alumbrado. El mismo estudio definió que de 51 mil luminarias que ostenta Cartagena, solo el 8% está en tecnología LED, por lo que el objetivo del proyecto presentado es contratar una propuesta que permita modernizar por lo menos el 92% del total de luminarias, lo que permitirá un ahorro de energía valioso para la ciudad.

A su vez, se estima que se dé un recaudo de $570 mil millones por impuesto de alumbrado público por 10 años cuyos excedentes son susceptibles de ser invertidos en obras de expansión.

Ante ello, algunos concejales, como Javier Julio Bejarano, siguieron cuestionando algunos aspectos del proyecto como el hecho de que la modalidad de contratación escogida por el Distrito haya sido el contrato administrativo y no una licitación pública, ya que insisten en que esto implica el riesgo de que un servicio tan importante para la ciudad como el alumbrado público sea adjudicado a dedo.

Al respecto lo que argumentó Martínez fue que los tiempos no dieron teniendo en cuenta que el contrato con Findeter, que contempló siete entregables en diciembre, enero y febrero tuvieron que ser socializados primero y analizados a la luz de un trabajo de campo y verificación en sitio que llevó tiempo.

A su vez, el concejal Carlos Barrios manifestó preocupación por las tres opciones que tiene el Distrito para contratar: EPM, Enel Codensa y Alumbrado Público de Barranquilla, ya que afirma que, por el lado de Enel Codensa hay quejas de mal servicio en el departamento de Cundinamarca y por parte de EPM, al ser comercializadora, puede que no sea idónea para prestar el servicio de alumbrado público.

“A ellos les conviene no modernizar el sistema y que consuman más energía para seguir con su negocio”, dijo. Añadió que lo ideal sería que Cartagena tuviera su propia empresa de alumbrado público para que también esta sea una generadora de empleo en la ciudad.

A esto se adhirió el concejal Javier Julio al decir que también se debe tener en cuenta que actualmente cursan unas demandas contra EPM por el caso de Hidroituango por lo que cree pertinente que desde el Distrito se haga un análisis de riesgo para poder evaluar todas las posibilidades y las consecuencias que tendría contratar con cierto operador.

La discusión sobre el alumbrado público continuará este miércoles con la mesa técnica para seguir evaluando el proyecto.