Política


Un encapuchado: nuevo protagonista de controversia en torno a Gustavo Petro

En un evento de campaña del Pacto Histórico, con líderes de esa facción y personas en condición de discapacidad, una irrupción en la tarima provocó incomodidad.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

07 de diciembre de 2021 11:38 AM

“Hay que hacer un pacto interétnico en Colombia”, es una máxima reiterativa cuando el precandidato presidencial de izquierda, Gustavo Petro, tiene el micrófono en la mano. La tesis la relaciona más con la diversidad racial, religiosa, étnica y de género que debe acompañar a todo proyecto político; sin embargo, para analistas y críticos es una especie de: sí a todo.

(Lea: Encuesta: ¿quién acompañará a Gustavo Petro en segunda vuelta?)

Las puertas giratorias que muchos critican, incluso en el interior de la coalición, hay en el Pacto Histórico para distintos personajes de la política, diferentes ideologías y pluralidad de orígenes partidistas, han provocado tensiones y polémicas entre sus miembros; y hoy no es tan claro afirmar que el movimiento que busca llegar a la presidencia se mantenga con firmeza hasta las consultas en marzo.

La última polémica se dio ayer cuando en un evento con personas en condición de discapacidad, algunos de ellos candidatos al Congreso por el Pacto Histórico, tomó la palabra un candidato sin rostro ni identidad: un encapuchado de la “primera línea” subió al estrado y se presentó como candidato al Congreso.

Un encapuchado: nuevo protagonista de controversia en torno a Gustavo Petro

Su presencia en el orden del día, por consiguiente, se relacionó con que el Pacto Histórico de Gustavo Petro aceptó la candidatura del curioso personaje, perteneciente al Portal de la Resistencia, uno de los últimos bastiones activos de los grupos que protagonizaron violentas protestas en el pasado paro nacional, y que se encuentra en Bogotá, entre las localidades de Bosa y Kennedy.

Un encapuchado: nuevo protagonista de controversia en torno a Gustavo Petro

La motivación, según afirman algunos seguidores del petrismo en redes, está relacionada con darle representación al clamor de los jóvenes, sus propuestas de transformación social y el camino a una mejor Colombia que, según aducen, es bombardeado con gases lacrimógenos.

Aunque el ímpetu juvenil, sus críticas al sistema y proyección política se haya denotado con furor en las protestas, en un espacio como el del pasado domingo, las elecciones a los Consejos Municipales y Locales de Juventudes, brilló por su ausencia, en un abstencionismo que alcanzó el 90% en el país. (Lea: Elecciones de Consejos de Juventud: mesas vacías en gran parte de Colombia)

El encapuchado, protagonista de la discordia

“En las primeras líneas también se han optado por hacer parte de este proceso político. Yo como tal me lancé como candidato al Senado, por Fuerza Ciudadana”, expresó el incógnito en la tarima, miembro del movimiento político que lidera el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo; sin embargo, en redes sociales cuestionaron que alguien que aspira a representar a los colombianos en el Congreso haya intervenido con capucha y sin identificarse.

“Entonces, pues creemos que la lucha ya la dimos en las calles. Tenemos que ir avanzando y generar esos espacios políticos. La paz es la solución, el amor es la solución. Y necesitamos tener esa representación que se hizo en las calles y el porqué estuvimos ahí”, indicó el joven mirando al senador Gustavo Petro y a la representante a la Cámara por Bogotá, María José Pizarro, otra de las líderes del Pacto Histórico.

El joven afirmó que sus padres eran personas en condición de discapacidad y que él mismo, por cuenta de un supuesto exceso policial, había sido víctima de una lesión ocular en medio del paro.

La congresista Pizarro señaló a El Universal que sintió sorpresa y que no conoce al joven. “A Petro también lo tomó fuera de base la participación del joven, pero aunque no esté de acuerdo con su manera de hacer política, no se le puede censurar ni mucho menos impedirle en ese momento su intervención como ciudadano, joven, colombiano”.

Pizarro recalcó que el evento no fue organizado por el Pacto Histórico sino por el Frente Amplio, conformado por la Colombia Humana y el Polo Democrático o MAIS, en la que la coalición política recibió el mandato de varias organizaciones representantes de personas en situación de discapacidad.

“Si uno está asumiendo un rol político y público de cara a la ciudadanía lo mínimo es dar a conocer el rostro y las propuestas. He sido defensora de los jóvenes en las movilizaciones, pero ello no implica que sea defensora a ultranza de todas las primeras líneas”, precisó Pizarro.

Pizarro resaltó que la incomodidad y la controversia sobre lo ocurrido no se relaciona tanto con la capucha o la acción realizada, sino que candidatos de Fuerza Ciudadana, un movimiento de izquierda y que su líder es cercano a Petro, estén haciendo política en sus espacios, ya que esa facción no hace parte del Pacto Histórico. “Es el colmo que estén enviando sus candidatos a nuestros eventos. No deberían a hacerlo o que los convoquen a sus propios eventos”, indicó.

Críticas en redes sociales

Muchos internautas expresaron su rechazo al acontecimiento. El periodista de Caracol Radio, Juan Fraile, tuiteó que: “es inconcebible que el Pacto Histórico acepta que alguien lance una candidatura y hable de propuestas políticas con capucha y mascara. El mensaje de lejos es perverso. Puede que sea un gran candidato pero si no muestra su cara no puede hacer ese ejercicio público”.

El periodista recordó un principio elemental de la democracia moderna: “Para esos ejercicios públicos es necesario dar la cara”, concluyó Fraile.

“Si es tan loable su causa no debía taparse la cara, no debía pertenecer a un grupo destructor y no debía escudar su inconformismo en la violencia. Empiece bien.”,

Laura Medina Ruiz, politóloga.

“Cuantos jóvenes no tienen discapacidad o familiares con discapacidad? Yo tengo 5 tías en esta condición, no me da a mi ni a nadie derecho a reclamar por medio de la violencia y la destrucción, ese no es el comienzo correcto en la política. Recapaciten”, reafirmó Medina.

La congresista María José Pizarro, por su parte, le extrañó el despliegue mediático a lo ocurrido con el misterioso joven y no con la solemne adhesión de movimientos de personas en situación de discapacidad al Pacto Histórico.

La polémica sigue avivándose en redes sociales, pero en el interior del Pacto Histórico prefieren la diplomacia y seguir fortaleciendo las bases, según afirman, antes de seguir fomentando las tensiones que, con cada día que pasa, surgen desde múltiples ámbitos.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
¿Qué dicen los académicos?

Orlando Higuera Torres, politólogo y docente de la Universidad Tecnológica de Bolívar considera que: “la política debe hacerse de frente y cuando hablo de política no me refiero únicamente a las elecciones sino a todos los procesos políticos en los que podemos participar como ciudadanos. Por muy disruptivo que parezca hacer campaña con capucha por ser miembro de la primera línea, el joven candidato debe tener en cuenta que se está enlistando en un ejercicio diferente al de la resistencia y de la manifestación. Donde debe construir una plataforma programática que va más allá de “yo soy de la primera linea” y en parte eso también implica que tarde o temprano debe mostrar su rostro”.

“La participación de un encapuchado en un evento político público es muy inconveniente en la medida que refuerza el estereotipo de izquierda legal como sinónimo de clandestinidad y puede deslegitimar a los jóvenes que se movilizaron durante el paro nacional ya que puede generarse la percepción de que son o fueron utilizados por un candidato o movimiento particular”, afirma Luis Trejos, docente de Ciencia Política en la Universidad del Norte.

  NOTICIAS RECOMENDADAS