Regional


Bloquean puente Roncador para exigir compensaciones

Los manifestantes son trabajadores informales, quienes conseguían sus ingresos con las embarcaciones que operan en las vías fluviales, antes de que existiera el puente en cuestión.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

04 de septiembre de 2020 12:00 AM

Ayer, desde las 7 de la mañana, un grupo de trabajadores informales del corregimiento de Isla Grande, jurisdicción del municipio de Magangué, bloquearon el puente Roncador, en protesta porque aún no han recibido unas compensaciones que, según ellos, les prometieron el año pasado.

El puente, que une a Magangué con el distrito de Mompox, hace parte de la interconexión vial Yatí-Bodega, en cuya zona laboraban muchas personas como pescadores, reboleadores, ayudantes del ferry, lancheros, mototaxistas, taxistas y vendedores informales, entre otras actividades, las cuales fueron desplazadas por la construcción del puente.

Orlando Molina Torres, uno de los manifestantes, explicó que los trabajadores están organizados en seis asociaciones que el año pasado se reunieron con funcionarios del Fondo Adaptación, y estos les anunciaron que, en cuanto se terminara la construcción del puente Roncador, todos serían compensados.

“El Fondo Adaptación --anotó-- se comprometió con nosotros a fortalecer nuestras unidades sociales por medio de proyectos productivos sostenibles, para que pudiéramos seguir sosteniendo a nuestras familias”.

Según Molina Torres, estas consideraciones se hicieron en junio del año pasado durante una de varias reuniones en Bogotá con representantes de cada unidad social, el Fondo Adaptación, Invías, el Consorcio Nacional Yatí y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA).

“Ese día, las directivas del Fondo Adaptación anunciaron que conseguirían los recursos para empezar a ejecutar los proyectos que nosotros habíamos escogido, dependiendo de lo que cada uno venía desempeñando. El compromiso era que entrando en funcionamiento el puente, ya nosotros debíamos estar compensados”, manifestó Molina.

De acuerdo con el vocero, en cuanto los trabajadores informales recibieron ese anuncio desmantelaron sus modos de producción y se pusieron a la espera de la compensación, además de que se presentó la emergencia sanitaria y las posibilidades de ingreso se redujeron.

“Somos --precisó Molina--, aproximadamente, 772 trabajadores informales, pertenecientes a localidades como Magangué, Yatí, Santa Fe y Cicuco. El ingreso diario estaba entre los 50 y 100 mil pesos. Estamos ahora deseando reunirnos con los alcaldes de cada municipio y el Fondo Adaptación, para pactar nuevos acuerdos”.

El Universal intentó conseguir las declaraciones del Fondo Adaptación, pero no fue posible.

  NOTICIAS RECOMENDADAS