Bolívar


Galerazamba y Lomita Arena padecen sin agua

La falta de agua tiene desesperados a los habitantes de estas dos poblaciones, por lo que han protestado varias veces buscando una solución del Distrito.

SOFÍA FLÓREZ

02 de marzo de 2020 10:10 AM

La falta de agua potable es quizás uno de los problemas más graves de los municipios de Bolívar, debido a la deficiente calidad de los acueductos o la falta de este, y por estos días de verano la situación suele ponerse más difícil, pues los cuerpos de agua se secan y tampoco hay lluvias, las cuales sirven a las familias para abastecerse del líquido.

Debido a esto, los habitantes solo tienen dos opciones: caminar unos cuantos kilómetros hasta algún humedal, ciénaga o cuerpo de agua para llenar pimpinas, o bloquear vías para que la administración se espabile y les mande un poco de agua en carrotanques, como ocurrió hace unos días en los corregimientos de Galerazamba y Lomita Arena, del municipio de Santa Catalina.

Aseguran algunos residentes de Lomita Arena que en algunos sectores, como La Ceiba, llevan 45 días sin el servicio de agua potable, pese a que cuentan con pozos de agua. Sin embargo, refieren que estos están ubicados en un predio particular y quien los maneja solo les envía el agua cuando la administración le paga.

“Lastimosamente, los pozos los construyeron en un predio particular y cuando al señor no le pagan no hay agua, porque el señor no bombea. Es algo que tiene que cambiar, porque una sola persona no puede jugar con el pueblo entero, por lo menos en mi barrio La Ceiba llevamos más de 45 días sin recibir un poco de agua”, indicó Marelbis Hurtado.

Pero si en Lomita Arena el agua no llega, a 7 kilómetros de ahí, en Galerazamba, mucho menos. Pese a que el año pasado recibieron un sistema de acueducto independiente y nuevo, es más lo que este pasa apagado, que funcionando. Dicen pobladores que llevan tres meses sin recibir una gota por las grifos de sus casas.

Enrique Porras, uno de los afectados, explicó que el problema en este corregimiento es que el sistema de bombeo tiene algunas fallas técnicas y mientras no sean resueltas, nunca podrán tener funcionando el acueducto al 100%.

“Lo que pasa es que hay ciertas fallas técnicas, se necesita un transformador de mayor capacidad para que pueda mover las bombas, la planta no se está prendiendo porque hay fallas del transformador y no alcanza a darle las revoluciones suficientes. Nosotros lo único que pedimos es que el gobierno nos ayude a corregir esas fallas a fin que tenga un normal funcionamiento”, anotó.

En ambas poblaciones precisan que, de igual forma cuando se pone en marcha el sistema, el agua que se bombea solo alcanza para abastecer un 30% de la población, mientras el 70% restante debe comprar tanques de agua por mil pesos o esperar que lleguen los carrotanques a repartir, lo que ocurre pocas veces a la semana y tampoco da abasto para todos, pues en cada corregimiento hay cerca de 4 mil habitantes.

Declararon calamidad

De acuerdo con Miguel Marsiglia, encargado del sistema de acueducto del municipio de Santa Catalina, el problema con el acueducto de la población no es nuevo y hace parte de los acueductos que se construirían con los llamados bonos Carrasquilla, pero a la fecha no está funcionando, por lo cual tienen uno provisional, pero este tampoco sirve del todo.

“Tenemos un acueducto provisional de 15 caballos de fuerza que no abastece a la comunidad, ese faltante se está supliendo con carrotanques del municipio y la Gobernación”, aseguró.

Explicó también que fue declarada la calamidad por falta de agua en varios municipios y que, además, la administración departamental pasada dejó adelantada la gestión para la construcción del nuevo acueducto de Lomita Arena. “Luego de declarar la calamidad, la Gobernación tiene un término para organizar los contratos de los carrotanques para ayudarnos y además el gobernador pasado dejó adelantado el proyecto del acueducto de Lomita Arena”, dijo.