Bolívar


Turbana, la tierra de los deslizamientos y el olvido

Deslizamientos de tierras, problemas con el agua potable y la inseguridad son algunas de las problemáticas que afectan a los moradores de este municipio de Bolívar. Piden atención.

WENDY CHIMÁ P.

03 de septiembre de 2021 10:00 AM

Barro, aguas sucias, casas con tejas corridas, deslizamientos de tierra y mucha humedad. Eso es lo que se ve en los sectores barrio Abajo, Villa Guadalupe y Aires Libres en Tubana, Bolívar.

“Por fin se preocupan por nosotros. ¿Vienen ayudas?”, es lo primero que dicen al vernos. “No. Somos de El Universal y venimos a ver cómo les fue con las lluvias”, les decimos.

“Uff, aquí vivimos con zozobra. No podemos dormir cuando llueve, porque solo pensamos en todo el agua que se nos mete a la casa cuando crece el arroyo, o en la tierra que viene de allá arriba”, dice con tristeza María Quintana, de 78 años.

Le puede interesar: ¿Por qué la SAE debe ‘recuperar’ Cachenche?

La señora María vive sola. Su casa queda frente al arroyo Obispo y cuenta que siempre se ha visto afectada por las lluvias, pero que nadie va a verlos, a llevarles ayuda o a decirles que los reubicarán. “Cuando llega la hora de dormir, me toca sentada, pendiente a lo que pueda pasar”.

Así han vivido desde hace muchos años, pero insisten en que con las últimas lluvias todo ha sido peor, pues el deslizamiento de tierras cada día es mayor y temen que con un próximo aguacero queden bajo la tierra y pierdan todo.

Lo mismo piensa Maira Luz Polo, quien vive en Aires Libres, barrio que queda en la parte alta del municipio, y quien nos muestra cómo todo su patio “se ha venido abajo”.

“Esta es una zona de alto riesgo, la tierra es movediza y cuando nos vinimos a vivir aquí no lo sabíamos, pero con el tiempo y con las lluvias se ha ido abriendo la tierra, y siempre que vienen las lluvias se va deslizando”, comenta con preocupación.

Ella vive con sus tres hijos y, cada vez que llueve, solo piensa en sacarlos de la casa a un lugar más seguro, mientras ella se queda en la vivienda batallando contra la corriente de agua.

“Aquí el agua entra por la puerta principal, se pasea con fuerza hasta salir por el patio. Debido a la fuerza que trae, el patio ya no existe, la tierra se lo ha llevado. Tememos que en algún momento quedemos sin casa”, asegura, y añade que: “Nosotros aquí no tenemos baño, solo una ducha y está justamente en el lugar donde quedaba el patio, así que toca que nos bañemos acá casi dentro de la casa, porque nos da miedo bajar y que la tierra ceda”.

Los residentes de los sectores barrio Abajo, Villa Guadalupe y Aires Libres viven en zozobra por los deslizamientos.

El fuerte aguacero que cayó la noche del lunes en la región hizo que parte del patio de la vivienda de Oscar Valenzuela, otro residente de Turbana, se fuera abajo.

“Eso nunca había pasado. Siempre se había metido el agua, pero no con esa fuerza para tener ese deslizamiento en el patio”, explicó Oscar, y agregó que: “Aquí somos la tierra del olvido, nunca vienen las autoridades cuando resultamos afectados por las lluvias. Solo vienen en épocas de elecciones, del resto no existimos”.

La mayoría de estas viviendas son de madera y techos de zinc, por lo que los habitantes piden a la Alcaldía y el Gobierno nacional que les den una ayuda para poder salir de ahí y evitar que ocurra una tragedia.

¿Y el agua potable?

Pero los deslizamientos de tierra no son la única afectación que tienen los moradores de estas más de 150 viviendas, pues por estar en zona de alto riesgo, no cuentan con el servicio de agua potable, por lo que les toca “arriar” agua de abajo a arriba con tanques para poder consumirla, cocinar y hacer sus necesidades.

Aquí somos la tierra del olvido, nunca vienen las autoridades cuando resultamos afectados por las lluvias”.

Oscar Valenzuela, residente de Turbana

“Aquí tenemos ratos que no vemos salir el agua potable por la llave, por eso nos toca tener todos los tanques llenos, comprar cuando viene el carrotanque e ir almacenando. A veces, con esta lluvia recogemos el agua para lavar la ropa o bañarnos, pues sabemos que para el consumo no es buena”, comenta Estella Ramírez. Lea aquí: Después de 4 años, acueducto de Turbana está funcionando

Pese a que la Alcaldía Municipal había celebrado la llegada del agua potable en algunos barrios como Cerro Norte, San Silvestre, Bellavista, Victoria, Fundación, El Bosque, Alto Bosque, Nuevo Bosque, San Pedro, Cachenche, Aires Libres y El Oasis, barrios ubicados en la parte baja de Turbana, gracias a la conexión que realizaron de Gambote a Mamonal, por Ballestas, donde hay una válvula por donde sube el agua, la comunidad asegura que el servicio solo duró unos meses.

“El agua subió unas semanas y ya, no la hemos vuelto a ver, pero nos dicen que en otros sectores sí llega”, comentaron.

Ante esto, Ana Lucía Julio, alcaldesa de Turbana, aseguró que: “Nosotros estamos comprometidos con optimizar el acueducto para beneficio de la comunidad. Encontramos un acueducto que no funcionaba, con un caudal de 4 litros por segundo, hoy lo tenemos en 8 litros por segundo. Con la entrada de la tubería de aducción de agua cruda de 12 pulgadas llegarán a producir 42 litros por segundo, lo que permitirá prestar el servicio a la comunidad las 24 horas del día. Estamos trabajando para que llegue a todos los sectores, así como se ha venido planteando”. Lea aquí: Instalarán tubería para el acueducto de Turbana

La inseguridad

Otro tema que afecta a los turbaneros es la inseguridad. Este es un problema de nunca acabar en el municipio, pero aseguran que las autoridades deberían tener mayor presencia en la vía principal y barrios ubicados en la parte alta, que es donde “más ocurren estos atracos. En la vía porque queda oscura en las noches y eso es aprovechado por los bandidos”.

Ante esto, desde la Alcaldía Municipal señalaron que trabajan articuladamente con la policía para bajar estos índices de inseguridad, por lo que le piden a la comunidad denunciar estos hechos.

  NOTICIAS RECOMENDADAS