Carta abierta de la hija de uno de los ganaderos asesinados en San Cayetano

12 de junio de 2019 04:21 PM
Carta abierta de la hija de uno de los ganaderos asesinados en San Cayetano
Dairo Alfonso Rivera Rodríguez. // Cortesía.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

El 14 de mayo de 2019, exactamente dos meses después de haber sido secuestrados, la familia Rivera Rodríguez recibió la noticia que nunca hubiesen deseado escuchar: los hermanos Dairo y Wilmar fueron asesinados en el corregimiento de San Cayetano, en los Montes de María. Las esperanzas acabaron y solo quedaron las dudas que las autoridades aún intentan resolver.

Lea aquí: Luto en San Cayetano: Dos homicidios y una desaparición forzada.

Hoy, casi un mes después, hay seis capturados por el secuestro y homicidio de estos dos campesinos, y entre ellos está Nelly Yepes Posso quien fue la esposa de Wilmar durante 29 años, y según las hipótesis de la Fiscalía, habría hecho parte del atroz asesinato con el fin de quedarse con los con los bienes del matrimonio, como inmuebles, reses y un terreno en San Cayetano.

Lea aquí: El motivo que habría llevado a la muerte a dos hermanos.

En medio del dolor de saber que ese sufrimiento pudo ser desatado por un pariente, Zuleima Rivera Mendoza, hija de Dairo Alfonso, escribió una carta dirigida a su padre para recordar, con amor y tenacidad, el tipo de hombre que el país perdió.

“Hoy quiero escribir acerca de un héroe, pero no los que acostumbramos a ver en las películas de Hollywood, sino de los que día a día trabajan en el campo colombiano, de uno al que recordaremos con su mejor atuendo: sombrero, camisa manga larga, botas y pantalón, para salir cada día a trabajar montado sobre el mulo que lo acompañaba en el recorrido donde lo esperaban animales con bramidos de bienvenida, para luego volver a casa con un cansancio con sabor a satisfacción.

Mi padre un hombre campesino orgulloso de serlo, con una humildad característica de su persona, amante hasta su último aliento del campo que lo vio crecer, reírse en su máximo esplendor, refugiarse en sus días más oscuros, sin importar los más fuertes aguaceros o el incesante sol porque este hombre tenía la mejor herramienta su valentía, y el más fuerte motor, sacar a sus hijos adelante. Y es que además de tener un valiente corazón de hombre provinciano, fue un padre amoroso con el cual construimos los mejores momentos de una historia que permanece unida a nuestra humanidad porque de eso está llena la vida, momentos en los cuales acariciamos su corazón desnudo del cual emanaba ternura y mucho amor.

Él se convirtió en nuestro lugar de refugio, no fue una casa construida a base de concreto, fue él mismo quien se constituyó en nuestra casa, en el hogar al cual podíamos volver y encontrar refugio y tranquilidad en medio de un mundo hostil, porque esa era su esencia, la tranquilidad que lo embargaba le permitía sobreponerse a las más duras batallas con el argumento que se convertía en enseñanza ‘el verdadero hombre se forma en los tiempos difíciles’. Su paternidad fue amorosa, cómplice, compañera, amiga, consejera y sobre todo libre, porque así fue mi padre, un hombre que nos educó desde la libertad de decisión que implica recibir y aceptar sus consecuencias.

Su historia no está plasmada en un libro escrito por un autor reconocido pero seguramente que si uno de ellos lo hubiese conocido no dudaría en escribir acerca de su vida, merece que estas líneas sean hechas porque un hombre que vivió para servir merece ser recordado, el próximo 15 de junio celebramos su vida como lo hacíamos cada año con la diferencia que no está presente, celebramos el haber tenido la dicha de que fuera nuestro padre, aunque su ausencia hoy nos oprime su presencia sigue vigente porque su transparencia, enseñanzas, formación y sabiduría es la mejor herencia que nos acompaña, aunque él no esté, su luz sigue brillando porque en cada uno de nosotros la dejó encendida”.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Regional

DE INTERÉS