Regional


Más celeridad para detener la erosión en Cara de Gato

La Alcaldía de San Jacinto del Cauca, sur de Bolívar, pidió a la Unidad Nacional de Gestión de Riegos evitar que la erosión producida por el río Cauca avance y destruya sembrados y carreteras.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

19 de marzo de 2021 12:00 AM

El alcalde de San Jacinto del Cauca, Marcial Chávez Beltrán, pidió a la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos más celeridad en la ejecución de los planes, para detener la erosión que produce el río Cauca en la vereda Cara de Gato, jurisdicción del corregimiento de Bermúdez.

Esta población se localiza entre los municipios de Nechí (Antioquia) y San Jacinto del Cauca, sur de Bolívar.

Se trata de un lugar que lleva varios años sufriendo los embates del río Cauca, lo que obligó a que el año pasado la administración de Chávez Beltrán le hiciera una intervención, con el apoyo de la Unidad Nacional.

“Pero --advirtió el alcalde--, ya se han hecho muchas mitigaciones, y lo que en realidad se necesita es una obra de gran envergadura, pues si no nos gastamos ahora 60 mil millones de pesos, tampoco vamos a tener 300 mil millones cuando las cosas empeoren”.

Prosiguió diciendo que, además de que los agricultores están preocupados porque las aguas podrían arruinar sus sembrados, también hay una carretera que comunica a La Mojana con Guaranda (Sucre), la cual podría quebrarse con la acción de las corrientes y, de paso, se inundarían varias fincas y pueblos vecinos.

“Son localidades de la subregión de La Mojana, que compartimos con los departamentos de Sucre y Córdoba, como Majagual, Achí, San Marcos y Sucre. Es decir, se trata de una extensión de agricultura de más 45 mil hectáreas, donde también se afectaría la ganadería”, explicó.

El mandatario dijo estar enterado de que las autoridades nacionales ya tienen la intervención en su agenda, “pero no podemos dejar que el tiempo corra y no se inicien los trabajos, porque después será más difícil y costoso el problema”.

Informó que, por el momento, la erosión va en 700 metros, pero insistió en que se le debe aplicar una solución contundente y duradera, para que los habitantes de San Jacinto del Cauca y de La Mojana puedan sembrar tranquilos.

“En este momento las tierras ya están preparadas, pero la mayoría de los campesinos no se atreve a sembrar, porque mira como un peligro el progreso de la erosión”, indicó.

José Ricaurte Gómez, director de la Unidad de Gestión de Riesgos de Bolívar, dijo que Cara de Gato ya tiene un muro de contención que, en estos momentos, está presentando puntos críticos de deterioro.

Agregó que lo complicado es que ese muro protege toda la zona de campesinos de La Mojana sucreña y bolivarense, “por lo que se le ha pedido a la Unidad Nacional atender de manera pronta este punto crítico. Pero hay que decir que se trata de un problema que se ha venido presentando en todos los pueblos ribereños, porque cuando los niveles de los afluentes bajan, terminan erosionando la parte baja de los muros de protección y se dan los desmoronamientos”.