Regional


“No tenemos garantías para estudiar”: estudiantes de El Salado

Estudiantes de El Salado piden intervención de la Secretaría de Educación en su institución educativa.

Desde el pasado miércoles (24 de enero) los estudiantes de la Institución Educativa Técnica Agropecuaria El Salado tomaron la sede principal como forma de protesta ante la falta de garantías para retomar las clases este nuevo año. Exigen las condiciones necesarias de salubridad ya que aseguran que ni siquiera los baños están en óptimas condiciones y que desde hace aproximadamente 4 años, la institución educativa presenta una problemática con su infraestructura y con un hacinamiento que ha venido creciendo con la llegada de nuevos estudiantes después de la pandemia.

Moisés Martínez, representante estudiantil y delegado ante el consejo directivo, expresó: “Está crisis aumentó debido a la falta de salones y una de las medidas drásticas fue juntar dos cursos en un mismo salón. Tampoco contamos con aseadoras, no hay condiciones sanitarias y los baños no tienen agua. Tenemos que salir del colegio a nuestras casas para poder ir al baño. En ocasiones la dirección del colegio nos ha negado la salida de la institución para usar servicios básicos como el acceso al baño o hidratación”.

En esa mima línea, Levi Jaraba, presidenta de la JAC de El Salado mencionó: “Queremos pedirle a la Gobernación que nos visite. Queremos que nos vengan a solucionar estos problemas, necesitamos que revisen nuestras instituciones. ¿Cómo es posible que los chicos vayan a entrar a clase y que los baños tengan gusanos? La higiene para nuestros niños debe ser primordial porque eso les va a causar enfermedades. Necesitamos aseadoras y vigilantes”.

Los padres de familia y los estudiantes se han quejado por la actual directiva del colegio. Aseguran el rector ha tomado decisiones que perjudican a la comunidad educativa, como lo fue la tala de un árbol que daba sombra en el centro de la institución. Lea también: SOS del INEM al Gobierno y Alcaldía de Cartagena por problemas de infraestructura

“El año pasado hubo un cambio de rector. Desde que el rector llegó comenzó a actuar de una manera autoritaria sin la consulta de los demás miembros de control de la institución. Donó de manera indebida el mobiliario estudiantil. Después comenzó a tomar una actitud arrogante frente al plantel educativo, discriminando a los estudiantes por ser de bajos recursos. Además, dejó por fuera a algunos niños que venían de las veredas por no tener sus zapatos. Tiene un trato muy ofensivo hacia los mismos docentes y estudiantes”, argumentó el representante.

Docentes de la institución también se pronunciaron al respecto, una de ellas comentó: “Nosotros como docentes y padres de familia aseamos las aulas, pero falta el patio y los baños, están llenos de murciélagos y sapos. Encontré una rata muerta en mi salón. Le dijimos al rector, dijo que no tenía plata, pero que iba a solucionar. Le advertimos que necesitábamos que garantizara por lo menos la limpieza de los baños y aseguró que no había solución para eso”.

EL Universal se comunicó con el rector de la institución, Johan Fernando Alfonso Aguirre, quien se pronunció al respecto argumentando lo siguiente: “Un grupo de docentes y el sector de la comunidad decidieron cerrar el colegio e impedir el acceso a los estudiantes. Los problemas de infraestructura y de deterioro de las sedes del colegio en general, no vienen de hace poco. Se han suplido algunas dificultades con el recurso que por gratuidad quedaba en agosto de 2023, lo demás requiere intervención de la Gobernación y el orden nacional. No hay forma de atenderlo institucionalmente, sumado al hecho de que la sede secundaria y la granja escolar aún no han sido legalizadas, por lo que es inviable que desarrollen ahí construcciones”.

Y siguió: “De mi parte, lo que se ha hecho previamente y mediante oficios es remitir todas esas situaciones para que se les dé el trámite correspondiente. La suspensión del servicio fue una medida equivocada que yo no respaldo y menos que se me pretenda responsabilizar por un estado de cosas que se originaron no solo en la inacción del Estado, sino en la falta de compromiso y desinterés de sectores de la población más interesados en desacreditar a quien llega a trabajar en mejorar la calidad de la educación”.

Respecto a las acusaciones que se le hicieron, expresó: “Esas declaraciones son calumnias. Llaman autoritarismo a tratar de dar orden administrativo al colegio. No doné ningún material estudiantil, cuando llegué el aula múltiple estaba saturada de elementos entregados por la Unidad de Víctimas, dañando el lugar y los elementos mismos. Lo que hice fue distribuirlos por el colegio. Una parte de eso que se iba sacando se entregó al jardín y la biblioteca, que son de la comunidad. Solo cometí, según algunos, la terrible falta de enviar unas pocas sillas a una escuela en la que los niños se sentaban en el piso, eso suscitó un escándalo y tuve que regresarlos. De ahí en adelante, del excedente se hizo cargo el llamado comité de impulso”. Le puede interesar: El Salado: un pueblo que encontró en las abejas la fórmula para resistir y sanar

Asimismo, dijo: “No sé a qué llaman actitud arrogante, declaraciones amañadas de los mismos que no quieren que nada funcione. No discrimino a nadie, a no ser que discriminar sea recordar a los estudiantes cómo está estipulado en el manual el uso correcto del uniforme, más cuando son antiguos y pueden llevar zapatillas de marca, pero no los tenis de educación física, por ejemplo. No dejé por fuera a nadie, a los que vivían cerca se les solicitaba cambio, el punto es que estaban acostumbrados a venir como les pereciera y resulta incómodo para muchos seguir pautas de comportamiento. El trato ofensivo se traduce en exigir al personal que cumpla con su responsabilidad, en especial en la atención de los estudiantes en aula. Pareciera que es ofensivo pretender que el docente optimice el tiempo para cumplir lo que es su razón de ser, educar”.

La comunidad estudiantil de El Salado solicita la presencia de la Secretaría de Educación Departamental para encontrar soluciones al problema.

La Secretaría de Educación se pronunció

De acuerdo con la información dada por uno de los estudiantes a la Secretaría de Educación de Bolívar, el plantón se realizó para exigir cambio del rector de la institución educativa y una aseadora para el plantel.

L a Secretaría de Educación insistió en que todas las actuaciones para cambio, traslado, reubicación o retiro de directivos docentes, administrativos y maestros, deben ser consecuencia de investigaciones disciplinarias, fiscales y de seguridad; según corresponda. Así informó la Secretaria de Educación al vocero de los estudiantes, al tiempo que se solicitó la presentación de la queja por los medios establecidos para recepción de las mismas y animó a la comunidad al diálogo antes de tomar vías de hecho.

Por otra parte, sobre el servicio de aseo en las instituciones de Bolívar, se informa que se encuentra en proceso de contratación por parte de la entidad y se asignará de acuerdo a la priorización y recursos destinados por el Ministerio de Educación Nacional.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS