Regional


Pastor de iglesia Berea se voló con el dinero de los feligreses

Gabriel Alberto Ferrer hizo que los fieles vendieran sus pertenencias y el dinero se lo entregaran a él antes de esperar la segunda llegada de Jesús.

JUAN MANUEL CANTILLO ARRIETA

01 de febrero de 2021 03:57 PM

Después que formó el revuelo con la segunda llegad de Jesús y de conminar a sus feligreses para que vendieran sus cosas materiales porque para donde iban no lo necesitaban, el Pastor de la Iglesia Berea en el Atlántico, Gabriel Alberto Ferrer, se voló con el dinero que recaudó. (Lea aquí: Se pronuncia pastor de la iglesia Cristiana que espera a Jesús)

Así lo denunciaron los familiares de los feligreses que ayunaron durante varios días a la espera de que presentara el rapto por parte del Señor y darles una vida eterna.

Uno de los denunciantes fue el esposo de una de la mujeres que estuvo ayunando y quien a espaldas suyas vendió todas las cosas dejando al resto de la familia en la calle.

“Yo no estaba aquí, y cuando regreso me encuentro que mi mujer vendió todo porque iba a ser raptada por el Señor y eso nunca se presentó. Ahora estamos en la ruina, en la quiebra, sin nada. Estamos en la calle”, relató el hombre natural del corregimiento de Isabel López, jurisdicción de Sabanalarga.

“La verdad es que el pastor Gabriel nos engañó, nos hizo vender todo porque nos íbamos a ir con el Señor, pero eso nunca pasó y ahora hemos quedado en la calle”, denunció una de las mujeres que hace parte de la congregación en el corregimiento de Isabel López.

Así cómo estás dos personas, otros familiares de los feligreses que vendieron sus pertenencias, han llegado hasta la casa del pastor Gabriel Ferrer en Barranquilla para que les devuelva el dinero, pero ahora no aparece. Todo parece indicar que se voló con la plata que recaudó.

“El pastor de la iglesia no aparece. Su contacto con los feligreses era de manera virtual y por eso no se tiene conocimiento de su paradero”, dijo el Alcalde de Sabanalarga, Jorge Luis Manotas.

TEMAS

  NOTICIAS RECOMENDADAS