Salud


Cáncer de cuello uterino: tratable

Hay un mito sobre el cáncer de cuello uterino y es que no se puede prevenir, lo cual es falso; con revisiones anuales se puede identificar y tratar definitivamente.

REDACCIÓN SALUD

15 de julio de 2020 03:00 PM

Según cifras del Ministerio de Salud y la Protección Social, el cáncer de cuello uterino es la primera causa de muerte por cáncer entre mujeres de 30 a 59 años en el país.

Además, agrega que este cáncer cuenta con un agente causal en la mayoría de los casos: el virus del papiloma humano (VPH). Sonia Rozo, de Emermédica, agregó que en las etapas iniciales el cáncer de cuello uterino es asintomático.

“Al ser asintomático, la forma más segura de hacer una detección temprana es por medio de la citología cérvico vaginal con prueba para VPH. Uno de los factores de riesgo es por causas hereditarias, aunque no es totalmente determinante, por eso cuando hay madres que lo padecieron lo recomendable es que las hijas sean muy estrictas con los exámenes enviados por sus médicos”, recalcó la doctora Rozo.

Realidades más comunes de esta enfermedad:

- Uno de los datos más importantes que se debe conocer es que los tipos más comunes de este cáncer son el escamo celular que se origina en las células del exocérvix y tiene un aspecto escamoso. El otro es el adenocarcinoma, que se genera en las células glandulares.

- Antes de gestarse el cáncer, se presentan cambios celulares que son detectables por medio de la citología, la cual hace prevenible la generación de la enfermedad.

- Hay un mito que circula respecto al cáncer de cuello uterino y es que no se puede prevenir, lo cual es falso. Con las revisiones anuales y la tipificación temprana de VPH se pueden identificar anticipadamente los cambios celulares que pueden generar cáncer y tratarlos de manera definitiva.

- Otro de los mitos encasilla la enfermedad únicamente para mujeres mayores, pero no es así. Todo depende de la exposición a factores de riesgo y puede verse en edades tempranas. Hay mujeres que también piensan que si no tienen relaciones sexuales no padecerán el mal, lo que tampoco es cierto.

Asimismo, es relevante aclarar que, si la citología cérvico vaginal reportó cambios, no necesariamente significa la detección de cáncer. Lo que sí se debe hacer, es la citología y la prueba de VPH de manera anual para una adecuada detección.

“Muchas veces no hay conciencia de la importancia de realizar anualmente las visitas al ginecólogo con reportes de citología cérvico vaginal, siempre hay que remarcarlo. Por otra parte, hábitos como el ejercicio de manera regular; evitar la promiscuidad; usar preservativo en las relaciones sexuales sostenidas; ingerir alimentos ricos en frutas y verduras; así como evitar el tabaquismo, son métodos que ayudarán a reducir el riesgo”, indicó la doctora.

La doctora Rozo, mencionó que el tratamiento de recuperación depende del estado en el que se encuentre la enfermedad. En etapas tempranas la alternativa es quirúrgica -cauterización de lesiones VPH, conización e histerectomía-. Si la enfermedad ya se encuentra avanzada, puede sumarse la radioterapia o quimioterapia.

  NOTICIAS RECOMENDADAS