Salud


Evite que se contaminen sus alimentos

Entre los patógenos más comunes que afectan al ser humano a través de los alimentos están las bacterias, virus, parásitos y toxinas, ¡evítelos!

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

12 de mayo de 2021 12:00 AM

Seguridad, inocuidad y calidad es lo primero que debemos saber sobre la correcta manipulación de los alimentos.

“La seguridad se refiere a tener productos que no causen daño en el organismo; la inocuidad, a que no tengan ningún microorganismo patógeno que pueda causar enfermedades y la calidad, a que presente todas las características que un consumidor busca en un producto: incluyen precio, presentación y que sea fácil de adquirir. Tomar en cuenta estos factores es reconocer la responsabilidad del manejo adecuado de los alimentos desde su fabricación, por ello es muy importante adquirirlos en lugares seguros o certificados y que sean de marcas confiables, para evitar consumir productos adulterados o copias elaboradas con prácticas inadecuadas, que puedan poner en riesgo la salud por contaminación”, explica Leidy Barajas, microbióloga, directora de Calidad del Laboratorio de Farmacología Vegetal Labfarve.

La contaminación de los alimentos puede darse por causas biológicas, químicas y físicas que pueden surgir por mala manipulación en su proceso de fabricación, distribución, almacenamiento o por parte del consumidor. Si las caracterizamos, tendríamos que hacerlo de la siguiente manera:

Biológicas:

Pueden ser bacterias, virus, parásitos, toxinas microbianas o micotoxinas como, por ejemplo, sustancias venenosas de los hongos.

Químicas: se refieren a contaminación con sustancias como cloro, detergentes y demás productos que hacen daño a la salud.

Físicas: están relacionadas con elementos contaminantes como plásticos, metales o incluso las telas, que bien podrían ser accesorios que use la persona que cocine y que por accidente caigan en la comida, por ejemplo.

Control de tiempo y temperatura. Los tiempos de cocción y de consumo después de la preparación, al igual que conservar la temperatura correcta en el almacenamiento de la comida, son fundamentales para evitar enfermedades por la contaminación de los alimentos.

Prevenir contaminación cruzada. Hay que tener en cuenta la compatibilidad de los alimentos al almacenarlos y prepararlos para su consumo. Usar los mismos utensilios para picar, por ejemplo, la carne que va a ser cocinada y la ensalada (que se comerá cruda) puede hacer que estemos sirviendo a la mesa comida contaminada. Por otro lado, almacenar detergentes junto con alimentos es inapropiado, por eso es importante que la organización de los productos se haga pensando en su naturaleza.

Buenos hábitos de higiene personal. Este punto es fundamental, pues de no cumplirse puede contaminarse la comida y quien la prepara puede transferir enfermedades a los demás.

Como hemos visto, hay muchos factores para tener cuenta a la hora de manipular correctamente los alimentos y, aunque los entes reguladores toman muchas medidas al respecto, la principal protección siempre será el autocuidado.

“Hay microorganismos que son benéficos y otros que causan enfermedades, el micromundo es un espacio de infinitas posibilidades, aunque esté compuesto por sustancias que no podemos ver, estas, sin duda alguna, son muy poderosas; si no tomamos las medidas pertinentes, pueden llegar a transmitir enfermedades y causar la muerte de muchas personas a nivel mundial”, concluye Barajas.