Salud


Depresión y ansiedad: existe una psicosis posterior al COVID-19

Al menos dos de cada 10 personas que sobreviven al COVID-19 tienen como secuelas síntomas depresivos. Es necesario que los pacientes no subestimen sus problemas mentales.

EFE

05 de abril de 2021 01:10 PM

Al menos dos de cada 10 personas que sobreviven al COVID-19 tienen como secuelas síntomas depresivos, por lo que son necesarias estrategias para atender esta situación. “Sobrevivir al COVID-19 es traumático”, señala el psiquiatra mexicano Alejandro Nenclares. (Lea aquí: Problemas de salud mental pueden ser otra pandemia tras el COVID-19)

Renata Sosa es una mujer que padeció el coronavirus SARS-CoV-2 en junio del año pasado y reconoce que todavía tiene secuelas de salud mental por la enfermedad. “Me cuesta mucho salir, incluso a hacer mis compras. Salgo a caminar, pero trato de que nadie se me acerque. Es horrible porque tienes miedo de todo y piensas que te puedes volver a contagiar”, explica.

Nenclares asegura que, aunque es pronto para detectar todas las secuelas mentales que deja el COVID- 19, se ha podido demostrar que el virus se mete al sistema nervioso central y eso merma la salud mental.

“Existe una psicosis posterior. La gente que lo padece queda con síntomas psicóticos y eso es algo que empieza a preocupar a los especialistas”, afirma. Jaime Ramírez también padeció COVID-19 en diciembre, y aunque fue intubado, pudo sobrevivir. Afirma que lo más complicado hasta ahora ha sido rehabilitar la mente. “Lo mental es lo que cuesta más trabajo, porque te das cuenta de la gravedad en la que estuviste y que, incluso, pudiste morir”, comenta.

MÁS DEPRESIÓN
Y ANSIEDAD

Nenclares dice que la pandemia ha elevado hasta dos veces el riesgo de que las personas sufran depresión y ansiedad, debido principalmente al encierro y la falta de interacción social. “Hemos detectado que las personas tienen hasta dos veces más riesgo de desarrollar depresión y hasta 1,7 veces más de desarrollar ansiedad, la pandemia nos ha afectado a todos”, señala.

Roberto asegura que en este año de confinamiento, muchas veces no le dan ganas de levantarse ni hacer nada. “Hay días en que me siento angustiado y deprimido. El aislamiento social me ha deprimido demasiado, anímicamente me siento sin fuerza”, asegura.

Para Nenclares situaciones como esta se han multiplicado en cientos de pacientes, lo que ha llevado al aumento de problemas de salud mental.

“Además se han incrementado conductas como atracones de televisión, maratones enteros de series, para olvidarse un poco de la realidad, se están disparando las tasas de apuestas, casinos en línea, redes, compras de pánico”, sostiene.

Una encuesta realizada por la Universidad Iberoamericana reveló que, en los primeros meses de la pandemia en México, el 27 % de las personas mayores de 18 años presentó síntomas de depresión y 32 % manifestó síntomas severos de ansiedad.

Para Nenclares esto se debe a que el cerebro del ser humano no está diseñado para asimilar el encierro y todo lo que conlleva la pandemia ha llevado a que las enfermedades mentales se exacerben.

“Hay personas que perdieron sus negocios y vivían de eso, entonces el cerebro de esas personas dice qué voy a hacer. Otros padecen el contagio de familiares, no tienen dinero y el cerebro registra que hay amenazas por todos lados”, explica. (También le puede interesar: Vacunados contra el COVID no propagan “células reprogramadas”)

El especialista destaca que el organismo presenta aumento en las cantidades de cortisol y eso conlleva un estrés constante, la gente duerme menos, padece insomnio y esto deriva en un riesgo de depresión.

Hay que pedir ayuda
El especialista señala que una de las ventajas que ha tenido la pandemia es que se han visibilizado las enfermedades mentales. “Hoy la gente se ha dado cuenta que estas enfermedades existen”, afirma. Expresa que en los últimos meses, los especialistas han visto un alza en la demanda de consultas de psicología y psiquiatría. “Algunas líneas de ayuda han duplicado y en algunos casos, triplicado sus consultas”, destaca. El especialista señala que es necesario que los pacientes no subestimen sus problemas mentales y pide tratar de ver el lado bueno a la pandemia, como aprovechar para mejorar las relaciones familiares o aprender algo nuevo. Del mismo modo, es necesario cuidar los hábitos, establecer horarios para las actividades porque “el cerebro necesita una estructura”. “Hay que dársela para ayudarle a sobrellevar lo que nos resta de la pandemia”, concluye.