Salud


¿Por qué no auto medicarse antibióticos?

Los antibióticos para una bacteria gran negativa, no funcionarán para otra persona con otro tipo de bacteria, así tenga los mismos síntomas.

REDACCIÓN SALUD

14 de mayo de 2021 03:50 PM

La Flora Bacteriana Intestinal está compuesta de millones de bacterias sanas que habitan a lo largo de todo el tracto gastrointestinal, permitiendo la disolución y absorción adecuada de los alimentos. Al consumir antibióticos sin prescripción médica, estos matan e interrumpen la multiplicación de las bacterias intestinales, provocando una mala salud intestinal.

¿Cómo prevenirlo? Luis Guillermo Jiménez, médico y epidemiólogo del laboratorio de Suplementos Probióticos y Alimentos Funcionales, Bionutrec, puntualiza algunas recomendaciones.

Cada vez que decidimos ir directamente a la farmacia a comprar un antibiótico para tratar una enfermedad, en lugar de buscar un profesional para tratar dicho padecimiento, estamos auto medicándonos irresponsablemente y, además, estamos promoviendo una crisis mundial de salud. Contrario a lo que se cree comúnmente, los antibióticos no son medicamentos de venta libre, y los únicos autorizados en formular, según la legislación colombiana, son los médicos, veterinarios y odontólogos.

Los antibióticos son medicamentos específicos para matar bacterias y estas vienen en muchas variedades. Algunos antibióticos están diseñados para actuar sobre una bacteria específica. El doctor Jiménez explica que existe una clasificación de bacterias que se da por cargas, algunas son gram positivas y otras son gram negativas, por lo que, si a una persona se le da un orden médica con antibióticos para una bacteria gran negativa, esta no funcionará para otra persona con otro tipo de bacteria, así tenga los mismos síntomas.

Además, está provocando en su organismo algo que se conoce como resistencia bacteriana transmisible. Es decir, “las bacterias que no son lesionadas, aprenden a conocer el antibiótico y empiezan a formar resistencia contra ese medicamento”, afirma Jiménez. En el futuro entonces, si esa persona vuelve a ser infectada por esa misma bacteria, no le van a funcionar los antibióticos, arriesgando su salud y la de otros “porque son bacterias que, de ahí en adelante, van a tener una división celular con un gen, que va a encontrar una forma de luchar contra los antibióticos” concluye.

Independientemente del antibiótico que se consuma, este tendrá efectos adversos en la flora intestinal, pues ataca a las bacterias sanas que habitan en el intestino. Cuando se consumen probióticos, es decir una gran cantidad de bacterias vivas sanas, exactamente iguales a las intestinales, el organismo recupera la flora bacteriana ubicando estas nuevas bacterias en los espacios donde la flora se lesionó previamente.

  NOTICIAS RECOMENDADAS