¿Qué comer después de una gastroenteritis?

15 de julio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Elegir los alimentos y los líquidos correctos pueden ayudar a calmar las molestias estomacales y acelerar la recuperación después de sufrir gastroenteritis. Náuseas, cólicos, vómitos y diarrea son algunos de los síntomas más comunes de esta inflamación del estómago y de los intestinos, usualmente causada por diferentes virus. El doctor Óscar Quintero, director médico de Abbott, aclara:

Cuando hay náuseas, vómito y diarrea, la gastroenteritis puede provocar que pierdas muchos nutrientes y líquidos rápidamente. Esto puede causar deshidratación, haciéndote sentir adormecido o generarte dolores de cabeza que te hagan sentir aún peor. Por eso, elegir los líquidos correctos y los mejores alimentos te ayudará para recuperarte más rápido.

Los cuerpos de los adultos están compuestos de 60 a 65 por ciento de agua, por lo que la deshidratación es un problema para cualquier persona con gastroenteritis. Sin embargo, es una preocupación cuando les ocurre a los bebés y a los niños pequeños porque sus cuerpos contienen un mayor porcentaje de agua que los adultos —alrededor del 70 al 75 por ciento— y ellos no siempre pueden explicar si se sienten sedientos o deshidratados. Los adultos mayores también son más propensos a la deshidratación, ya que pueden estar tomando medicamentos que la provocan, pueden olvidarse de beber los suficientes líquidos o pueden limitar su consumo de líquidos para reducir los viajes al baño.

Comienza con pequeños sorbos de líquidos como agua, té caliente o helado sin azúcar, agua de coco o una solución de rehidratación oral, cuando escojas esta última considera que contenga sodio, potasio y cloruro, que son los electrolitos que perdemos cuando tenemos vómito o diarrea, y es que éstos ayudan al cerebro a enviar señales a los músculos y nervios, por lo que reponerlos junto con los líquidos perdidos puede ayudarte a sentirte mejor.

Los más adecuados en un episodio de gastroenteritis son aquellos que pueden proporcionar los nutrientes que hacen falta, y que sean fáciles de digerir. Algunos ejemplos:

• Galletas saladas: La sal te ayuda a reponer el sodio y el cloruro perdido, además ayudan a controlar las náuseas.

• Sopas a base de caldo: La sal también es útil en este caso, el consomé es una excelente alternativa.

• Arroz: Los alimentos blandos como el arroz, las tostadas, los cereales secos y las pastas aportan carbohidratos para obtener energía, y son fáciles de digerir.

• Huevos: Esta proteína proporciona una nutrición importante para el cuerpo y puede ser más fácil para el estómago que la carne roja.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS