Salud


Reinfecciones: ómicron evade fácilmente la inmunidad

La variante ómicron ha disparado las reinfecciones en el mundo por tener más facilidad para escapar a la inmunidad.

EFE

17 de enero de 2022 03:36 PM

Las reinfecciones por coronavirus desde que ha llegado ómicron se han disparado en esta sexta ola de la pandemia comparadas con las que producían variantes predominantes en las oleadas previas.

La razón radica en que ómicron tiene más facilidad para eludir la inmunidad que proporcionan tanto los anticuerpos que se generan al infectarnos de forma natural como las defensas aportadas por la vacuna.

También, en ambos casos, después de unos seis meses estas defensas van desapareciendo, de ahí la política de revacunar con dosis de refuerzo.

Pero también aquellos que se infectaron en olas anteriores con otras variantes como alfa (la original de Wuhan) o delta (la última) se están reinfectando con ómicron.

Las reinfecciones se quintuplican desde la llegada de esta variante. (Lea aquí: Es pronto para saber la eficacia de vacunas chinas frente a ómicron)

¿Por qué ómicron ha elevado las reinfecciones?

Ómicron entró en escena cuando en España casi el 90% de la población mayor de 12 años tenía la pauta completa de vacunación y más del 55% de los mayores de 70 años ya tenía su dosis de refuerzo.

Por eso, cuando en diciembre y, sobre todo, tras las fiestas navideñas, la incidencia de casos se dispara a cotas nunca antes alcanzadas nos preguntamos por qué esa capacidad de ómicron por infectar y reinfectar mucho más que las variantes anteriores.

Y la explicación está en que ómicron presenta diferentes mutaciones en la espícula o proteína S, la llave que utiliza el SARS-CoV-2 para entrar en las células humanas, lo que provoca que, tanto a los anticuerpos naturales de la enfermedad como a los generados por la vacuna, les sea más difícil reconocerla y consiga así “escapar a la inmunidad”.

El presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), Marcos López, explica que la función de los anticuerpos es neutralizar al virus y proteger frente al contagio al reconocer la espícula del coronavirus, pero con ómicron ya no es así porque “el ovillo de la espícula” tiene diferentes mutaciones.

Pero lo que no deja de ser efectiva es la inmunidad celular, la memoria inmunitaria, que sigue reconociendo partes de ese ovillo de la espícula.

“Los linfocitos T son efectivos para evitar enfermedad pero no participan en evitar la reinfección, por esa razón aunque tengamos más infecciones no estamos teniendo tanta enfermedad grave”, puntualiza el también director científico del Instituto de Investigación Marqués de Valdecilla de Santander (Idival).

Ómicron está contagiando por primera vez a más personas que en olas anteriores.

Más casos pero leves

Eso es lo que le ha podido pasar a la doctora Gema T. A pesar de tener la inmunidad reforzada por la vacuna no ha sido suficiente para que se vuelva a infectar.

Esta sanitaria se ha contagiado pero apenas ha tenido síntomas, no ha desarrollado la enfermedad en sus fases más intensas, ha sido como un simple resfriado.

Y es el ejemplo de otros miles de casos en España reinfectados por ómicron.

“La gran mayoría de las reinfecciones acostumbran a ser menos o igual de leves que la infección primaria. Incluso si la primera ha sido más grave, la segunda es más leve”, explica el doctor Benito Almirante, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

Y no es solo porque esas personas estén vacunadas, “también porque la inmunidad celular recuerda y tiene mayor capacidad defensiva si se ha pasado una infección previa”.

“La mayoría de los pacientes que ingresan ahora en el hospital no han sido diagnosticados previamente de covid, la mayoría son infecciones primarias”, explica el también jefe de Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Puntualiza, no obstante, que durante la primera ola de la pandemia, en marzo de 2020, hubo muchas personas que pasaron la enfermedad leve en casa y sin diagnóstico puesto que en plena irrupción del SARS-CoV-2 solo se confirmaba la infección a los que ingresaban. (Le puede interesar: La COVID será endémica a finales de año, según un científico alemán)

Reinfecciones con otras variantes

Aunque también ha habido reinfecciones con variantes anteriores, el número de las que se reportaban es muy inferior a las que se están notificando con ómicron.

Como ejemplo, en España, hasta el 6 de octubre de 2021, se habían comunicado 11.612 frente a las casi 65.000 que se comunican tres meses después, según los datos del ISCIII.

De las personas que habían sufrido ya una infección, relativamente pocas se reinfectaban porque los anticuerpos generados les seguían protegiendo de las variantes anteriores (alfa, beta, delta...) al ser efectivos frente a la espícula del coronavirus que, en esos casos, no presentaban mutaciones significativas.

Los ya infectados se sentían más protegidos con sus anticuerpos naturales, efectivos por un periodo de unos seis meses, que aquellos que no habían pasado la enfermedad y hasta que empezó la campaña de vacunación cuando ya nos hemos ido progresivamente protegiendo frente a las formas graves de la enfermedad. (Lea también: OMS: no se debe subestimar el daño que causa ómicron)

La compañía farmacéutica Pfizer, que trabaja con las vacunas de ARN-mensajero, ya ha anunciado que en marzo podría tener disponible una nueva versión que sea capaz de reconocer a ómicron y neutralizarla.

En el aire todavía preguntas por responder: ¿Habrá revacunación este año con las nuevas vacunas para contrarrestar tanto la infección primaria como la reinfección por ómicron?

Para el infectólogo Benito Almirante, esas nuevas vacunas no serán para administrar a toda la población, igual que no se administra la de la gripe. Una vacunación universal, indica, solo se produce ante una situación catastrófica como la que generó la irrupción del coronavirus.

Para el inmunólogo Marcos López el panorama es incierto: “Puede que con ómicron nos infectemos la mayoría y tengamos un cuadro catarral o poco sintomático o que aparezca una nueva variante con formas menos agresivas, que es la manera que tiene el virus de persistir entre nosotros, que estaremos protegidos frente a la gravedad con las vacunas”.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
  NOTICIAS RECOMENDADAS