Salud


Síndrome de Down, la importancia de la prevención en los más pequeños

¿Cuáles son los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los niños con síndrome de Down?

EFE

03 de mayo de 2020 12:00 AM

El doctor Enrique Villalobos, pediatra del hospital Niño Jesús de Madrid, explica cuáles son los problemas más frecuentes a los que se enfrentan los niños con sindrome de Down y cómo prevenir desde la infancia.

“Nosotros estamos ya muy familiarizados con esta enfermedad; afortunadamente cada vez están más integrados en nuestra sociedad y hemos de conocer qué problemas fundamentales pueden tener los niños con síndrome de Down”, asegura el doctor Villalobos.

Entre las dificultades, explica que prácticamente el 100 % de los niños con síndrome de Down tienen un retraso del crecimiento, de manera que hay que usar con ellos unas tablas de peso y talla diferentes a las que se manejan en la población general.

“Tienen también un menor tono muscular, lo que denominamos hipotonía; en torno al 97 %, tienen un cierto grado de retraso mental; un 50 % tienen problemas oculares de refracción u otros como estrabismo, y un 55 por ciento puede tener cataratas”, continúa.

“Otra dificultad que presentan son las alteraciones de la función tiroidea, que afectan a un 50 % aproximadamente, y muchos de ellos tienen también sobrepeso y problemas del corazón, ciertos grados de cardiopatías que pueden presentar y hemos de estar vigilantes”, expone el doctor Villalobos.

También explica que pueden tener problemas en el desarrollo sexual, apnea obstructiva del sueño, problemas de conducta o para relacionarse, e incluso problemas en los dientes como enfermedad periodontal o alteraciones de la dentición y en el desarrollo de los dientes.

“Tienen además más riesgo de presentar enfermedades como la celiaquía y otras autoinmunes“, añade el doctor.

Medidas de prevención

En cuanto al desarrollo del peso y la talla, asegura que debemos estar muy vigilantes de que tengan un aporte nutricional equilibrado y no entren en obesidad.

Y con respecto al desarrollo de alteraciones oculares, asegura que deben tener revisiones periódicas con el oftalmólogo, pero también con el otorrino, ya que “en ocasiones desarrollan ciertos tipos de sordera”.

“También se han de realizar periódicamente ecografías cardíacas para descartar que no tengan problemas de este tipo, e implementar visitas periódicas al dentista para revisar la dentadura”, añade el especialista.

Por último, recuerda que el abordaje en estos casos es multidisciplinar y, aunque hay muchos especialistas que forman parte de la evaluación de estos niños, el pediatra debe coordinar y supervisar que todos estos aspectos estén cubiertos.