Salud


Toxoplasmosis, el mayor enemigo no es el gato

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en muchas comunidades la mayoría de las personas ha sufrido la infección al comienzo de la edad adulta.

REDACCIÓN SALUD

10 de junio de 2021 12:00 AM

Se estima que un tercio de la población adulta tiene el parásito microscópico Toxoplasma gondii, causante de la toxoplasmosis, una enfermedad transmisible entre animales y humanos.

Los síntomas de la etapa aguda de esta patología se confunden, generalmente, con los de un resfriado común y, debido a esto, casi nunca se realiza una intervención farmacológica o se solicita tratamiento médico, ya que el organismo humano, cuando se encuentra sano, logra combatirlo sin inconvenientes.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en muchas comunidades la mayoría de las personas ha sufrido la infección al comienzo de la edad adulta. Sin embargo, las personas con un buen sistema inmunitario no padecen síntomas graves, en cambio, si este es deficiente, la infección podría tener consecuencias graves como afecciones cerebrales, cardíacas, pulmonares, gastrointestinales y oculares que, incluso, pueden conllevar a desenlaces fatales.

“La toxoplasmosis es diagnosticada a través de una prueba inmunológica que determina si la persona infectada está en una fase aguda o crónica. Especialmente, en el caso de una mujer embarazada, es fundamental determinar esta diferencia, ya que la fase aguda puede generar un riesgo en los primeros meses de gestación”, como bien lo explica el doctor Carlos Álvarez, médico infectólogo, epidemiólogo y Vicepresidente Científico y de Investigaciones de Clínica Colsanitas.

A continuación el doctor Álvarez responde las seis preguntas comunes sobre esta enfermedad:

¿Es transmisible de humano a humano?

-No, la toxoplasmosis solo es trasmitida de madre a hijo durante el período de gestación o a través de un órgano trasplantado.

¿Cómo se contrae la enfermedad?

-Debido a que el parásito se aloja en seres de sangre caliente, como aves, roedores y mamíferos, es posible que los seres humanos resulten infectados por el consumo o manipulación de carnes crudas o mal cocidas; para el caso de la carne de cerdo, su ingesta puede aumentar el riesgo de adquirir el microorganismo, pues su carga parasitaria es mayor. No hay que olvidar que es probable contraerlo por el consumo de agua contaminada, vegetales mal lavados, manipulación de la tierra, arena, heces de gato o de madre a hijo en el embarazo.

¿Los gatos son los principales transmisores?

-No, de hecho las personas más propensas a contraer el parásito son aquellas que consumen carnes rojas crudas o con poca cocción. Aunque es cierto que los gatos pueden llegar a ser portadores de esta enfermedad, ya que en ellos se realizan ciclos reproductivos del parásito, si el animal permanece en casa y se evita la ingesta de carne contaminada de aves o roedores, el riesgo de que los felinos adquieran el microorganismo disminuye.

¿Cómo evitar que mi gato pueda contagiarme?

-Lo fundamental es garantizar que el gato mantenga una dieta a base de concentrado o de comida procesada. Se debe evitar que el gato salga de cacería, para que no tenga acceso a carne cruda contaminada de roedores y aves.

Es importante conocer que los gatos solo pueden transmitir la enfermedad mientras está en la fase aguda de infección (de 15 a 20 días), después de este lapso, los felinos se hacen inmunes por lo que no vuelven a eliminar quistes con el parásito.

¿Cómo afecta la toxoplasmosis el embarazo?

-No siempre que hay infección por este parásito hay contagio del feto. Sin embargo, el contagio puede tener riesgos graves. Si la mujer adquiere el microorganismo durante el primer trimestre de gestación, se puede producir la muerte del feto o el bebé podría nacer con malformaciones. Si la infección ocurre en el segundo trimestre del embarazo, se continúa con el riesgo que el bebé nazca con malformaciones. Y si se presenta durante el tercer trimestre, se podrían generar complicaciones como miocarditis o encefalitis.