Sucesos


A la cárcel por muerte de su mamá al incendiarle la casa

La decisión la tomó un juez de Garantías pese a que Carlos Ardila sigue hospitalizado por la tragedia que ocurrió el pasado 7 de julio en el barrio 7 de Agosto, y que dejó en total cuatro personas quemadas.

EDWIN TORRES PADRÓN

25 de julio de 2020 12:00 AM

Esas discusiones casi que constantes entre Carlos Antonio Ardila Duarte y su mujer, que llegaron al extremo de agresiones físicas contra ella y de amenazas como “si me dejas, te mato”, terminaron en una tragedia que aún estremece a los habitantes de Cartagena, en especial a los residentes en el barrio 7 de Agosto.

La pelea de marido y mujer provocó esa mañana del martes 7 de julio un incendio que acabó con la vida de Zoila Rosa Duarte Torres, la madre de Carlos; y dejó con múltiples quemaduras a él, a un hermano y a su compañera sentimental.

Aunque sigue hospitalizado a causa de las quemaduras que sufrió en más del 90 por ciento de su cuerpo, la Fiscalía Seccional de Bolívar le imputó a Carlos Ardila, de 26 años, los delitos de homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado en concurso homogéneo sucesivo e incendio agravado. En la audiencia, un juez de Control de Garantías lo cobijó con detención intramuros en la Cárcel de Ternera. El detenido no aceptó los cargos.

Al igual que Carlos, aún siguen hospitalizados su mujer Wendy Loraide Torres Cumplido, de 25 años, quien tiene quemaduras en brazos, piernas y abdomen; y su hermano Elvis Antonio Ardila Duarte, de 40, quien sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en las piernas y el abdomen.

La señora Zoila, de 62 años, recibió graves quemaduras en el pecho, el rostro, piernas y la espalda. Murió nueve días después en el Hospital Universitario del Caribe.

Un mes viviendo

Según le contó un familiar de las víctimas a El Universal, Carlos y su mujer no llevaban mucho tiempo viviendo juntos. Las discusiones entre ellos, sin embargo, eran el pan de cada día. Apenas se fueron a casa de su mamá, en 7 de Agosto, los maltratos hacia Wendy aumentaron, por tal motivo ella decidió que lo mejor era abandonarlo.

Carlos le hizo saber que si lo dejaba, la mataba. Ese martes 7 de julio, a las 7 de la mañana, Wendy arregló su maleta y le hizo saber a su pareja que se iba de viaje. Carlos trató de impedir que se fuera y se originó otra discusión que hizo que la matrona de la casa, Zoila, interviniera. Ella le dijo a su hijo que mejor se fuera de la casa.

“Él comenzó a golpearla a ella y mi mamá y mi hermano se metieron. Cuando se llevaron a la muchacha para el cuarto, Carlos tomó un galón de gasolina y se los echó encima. Como la estufa está ahí mismo, y estaban haciendo café, todo eso cogió candela enseguida y todos se prendieron”, le contó a El Universal otro hijo de Zoila.

La versión de la Fiscalía indica que Carlos le lanzó la gasolina a sus familiares cuando estaban en un cuarto y les prendió fuego. Las llamas también lo alcanzaron a él.

Cristóbal Ardila, padre de Carlos y esposo de Zoila, estaba en esos momentos en la puerta de la casa y por eso es el único de la vivienda que salió ileso. Él, con ayuda de vecinos, fue el encargado de trasladar a sus familiares a diferentes centros asistenciales en motos.

Antecedentes
La Policía Metropolitana de Cartagena confirmó que Carlos Ardila tiene registros judiciales por extorsión y por ese delito fue cobijado con medida de detención intramural. Recuperó su libertad hace diez meses y señalan las autoridades que es un consumidor y distribuidor de estupefacientes. El mismo día del hecho, Ardila Duarte fue puesto a disposición de la Fiscalía por cinco comportamientos delictivos: homicidio en grado de tentativa, violencia intrafamiliar, lesiones personales, incendio y daño en bien ajeno.