A los hermanos Rivera los asesinó la delincuencia común en marzo

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Los asesinatos de los hermanos Dairo y Wilmar Rivera Rodríguez ocurrieron el mismo día que cinco hombres encapuchados los sacaron a la fuerza de su finca, en área rural del corregimiento de San Cayetano -San Juan Nepomuceno-, el pasado 14 de marzo.

La trágica revelación quedó al descubierto ayer en la madrugada con los arrestos de cinco personas que presuntamente estarían involucradas en el secuestro de los ganaderos. Los restos de Dairo y Wilmar, de 49 y 53 años, fueron hallados en fosas que estarían en una finca cercana al predio de las víctimas, en la vereda La Playa.

(Lea aquí: Luto en San Cayetano: Dos homicidios y una desaparición forzada)

Entre los retenidos estaría un vecino de los hermanos Rivera y una de las hipótesis que se investiga es que el hecho habría obedecido a una disputa de tierras.

El general de la Policía, Fernando Murillo, comandante del Gaula Nacional, confirmó ayer en rueda de prensa, en la tarde, que los supuestos implicados en las muertes de los ganaderos, entre ellos una mujer, fueron aprehendidos en allanamientos en los municipios de San Juan Nepomuceno y Marialabaja, en la madrugada. Uno de los retenidos fue quien aseguró que los hermanos habían sido asesinados el mismo día del secuestro.

“Son un grupo de delincuencia común descubierto por interceptaciones telefónicas y un arduo trabajo que se hizo para conservar la vida de los secuestrados”, dice el general Murillo.

Para despistar

El Gaula deja entrever que la llamada que hacen los supuestos secuestradores dos días después del hecho, exigiendo 350 millones de pesos, sería una acción para confundir y evadir los operativos de las autoridades.

Ese organismo revela que el secuestro de los ganaderos se fragua cinco días antes. El plan era ir por los tres hermanos Rivera, que han obtenido la tierra -finca - que tienen por herencia y que junto a sus familias la han trabajado.

El 14 de marzo, a esa propiedad ingresan cinco encapuchados -se cree que son los capturados- y se llevan a Dairo y Wilmar, pues solo ellos están en el lugar. El tercer hermano había salido y se salvó de ser raptado.

Tras el secuestro de los ganaderos, la Gobernación de Bolívar y la Policía ofrecían una recompensa de 50 millones de pesos a quien diera información del paradero de los hermanos y sus verdugos.

En la tarde de ayer, los arrestados son trasladados de zona rural de San Cayetano a Cartagena para ser judicializados. Se espera que las próximas horas, los presuntos responsables manifiesten los móviles del doble crimen.

Repudio

El gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, dijo que “hoy es un día muy triste: nos acabamos de enterar del vil asesinato de los hermanos Rivera en San Cayetano. Quiero expresarle a su familia y a todos los habitantes del corregimiento mis más sinceras condolencias. Mucha fuerza en este momento tan difícil”. El mandatario dice que “esperamos que a los cobardes que cometieron este crimen, los cuales ya fueron capturados por la Policía de Colombia, les caiga todo el peso de la ley”.

La Federación Colombiana de Ganaderos - Fedegán- a través de su vocero en el departamento de Bolívar, Miguel Torres Badín, expresó su total repudio por el secuestro y posterior asesinato de los hermanos Wilmar y Dairo Rivera Rodríguez.

Al rechazar este crimen que enluta al gremio ganadero en la región de Montes de María, el dirigente gremial exhortó a las autoridades para que se haga justicia y todo el peso de la ley caiga sobre los responsables materiales e intelectuales de este execrable hecho que parece ser un caso de secuestro extorsivo, que luego desencadenó en el asesinato de los ganaderos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Sucesos

DE INTERÉS